Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Élida E. Fernández
  La psicosis no es otro idioma
   
  Por Emilia Cueto
   
 
Emilia Cueto: Vos tenés un vasto recorrido hospitalario. ¿Qué experiencias considerás que han hecho traza en tu formación como analista?
Elida Fernández: Muchísimas marcas. Recuerdo la primera: antes de recibirme quería trabajar en el Borda. Se había abierto un curso para asistentes de psiquiatría, un invento que murió rápidamente. Fui y me anoté porque se daba en el Borda, estaba al lado de la sala 8 –que después fue donde trabajé como residente– la sala de Morgan, que tenía prestigio como una de las salas donde se trabajaba muy bien. Era estudiante de psicología, sabía inglés. Había dos o tres psicóticos que me veían dos o tres veces por semana y les pregunté si querían aprender inglés. Les llevé un cuaderno a cada uno y un diccionario de inglés. A la vez siguiente me estaban esperando los tres en la puerta de la sala, y me direron: “tiene que traer más cuadernos, porque ya no nos alcanzó”. Yo no entendía nada y dicen: “claro, porque empezamos a copiar el diccionario en los cuadernos, entre los tres hicimos la cuarta parte y nos faltan cuadernos para seguir copiando el diccionario”. Ése fue mi encuentro primerísimo con la psicosis, que es como otro idioma.

Una de las cosas que me llamó la atención de tu libro Diagnosticar las psicosis fue el caso de Jaime, el paciente que atendiste recién recibida. ¿Qué te llevó a pedirle al jefe de servicio del Hospital Borda tomar a este paciente en tratamiento, sabiendo que era un paciente peligroso?
Nosotros no teníamos en 1º año autorización para tomar pacientes, por eso pedí una autorización especial para tomar a Jaime.
En una recorrida de sala que hacíamos con el jefe de residentes, cuando le toca el turno a la cama de Jaime –porque era así, “el de la cama tal”– me entero de que lo habían mandado a una colonia donde se mandaba a los crónicos y Jaime se había escapado y había vuelto al Borda. Esto a mí me impactó, había algo en él que no quería o que se resistía a la cronicidad; en un momento él dijo: “me querían tirar por la borda” y yo pensé entonces que si él se había podido escapar, algo era posible. Por eso le pedí –a pesar de que era un paciente peligroso– a Morgan que me dejara atenderlo. Morgan era muy particular, después lo valoré mucho, en ese momento era un jefe terrible. Y me dice: “Bueno, si usted quiere tomarlo como paciente me va a tener que dar pruebas de que tiene alguna teoría para trabajar. Entonces, mañana – me va a leer todo esto de Freud y de Melanie Klein y yo se lo voy a tomar”. Estuve dos días sin dormir leyendo, leyendo y releyendo –algunas cosas las leía por primera vez- y cuando llegué a dar mi examen para que me deje tomar a Jaime me dijo: “¿Leyó todo lo que le dije? Bueno, tómelo.”

¡Eso fue una intervención!
¡Sí! Y realmente me ayudó mucho. Yo a Jaime lo atendí años y Morgan era un tipo muy despótico, a pesar de que sabía muchísimo, era de hacer cosas muy arbitrarias. De pronto uno llegaba y el paciente había sido dado de alta sin que el terapeuta hubiera sido consultado. Eso a mí no me pasó, sí a compañeros míos. En un momento Jaime empezó con una transferencia negativa donde decía cosas horribles, y fui a ver a Morgan para dejar de atenderlo:”Yo no lo puedo atender más. Me insulta desde la puerta, ni entra al consultorio”. Entonces, Morgan, yéndose, con el sobretodo en la mano me dijo: “¡Pero no! ¡Déjese de joder! ¡La está queriendo! ¡Dígaselo!”. Yo pensé, “bueno perdido por perdido...” A la sesión siguiente Jaime se puso en el marco de la puerta , me empezó a insultar. Yo muy tímidamente le digo: “Me está queriendo”. Jaime entró, se sento y me dijo: “¿Quién se lo dijo?” Yo ahí le tendría que haber dicho: “¡Morgan!” Pero no se lo dije y seguimos trabajando.
Jaime finalmente salió de alta. Eso fue después de muchísimos avatares, un intento de suicidio... Pero salió de alta y no reincidió.
Una vez me lo encontré en la calle, él siempre había tenido todo un tema con el fuego, había entrado al Borda por incendiar la casa, después me había regalado un encendedor, después me encendía los cigarrillos. Cuando me lo encuentro, bastante tiempo después, lo saludé en la calle muy contenta y le pregunté: “¿Qué está haciendo?” “Repartiendo carga de encendedores en los quioscos”. Laburaba de eso y no había vuelto al Borda.

Jaime era un paciente considerado peligroso, ¿tenías miedo?
Sí. El agarraba su silla, todo el tiempo giraba en redondo y pasaba arrastrando la silla detrás de mí, yo en ese momento sentía muchísimo miedo, en un momento pensé en tener un sillón giratorio para no tenerlo nunca de espaldas. Cuando él estaba a mis espaldas, yo realmente sentía pavura.
Llevé esa situación a un grupo y se dramatizó. Un compañero hacia toda la escena de girar alrededor mío arrastrando la silla, y ahí el señalamiento, las posibilidades, los recursos, el aporte de los compañeros de qué se podía hacer, qué no se podía hacer, cómo se podía manejar esa situación. Y eso era muy importante, hacía que uno fuera tramitando ese miedo, que después terminó con una situación irónica tan propia del psicótico. En un momento cuando Jaime ya dejó de arrastrar su silla y eran sesiones más cordiales y él ya tenía una buena transferencia conmigo, me hacía regalos, me cuidaba. Yo aprendí muchísimo con Jaime, le estoy totalmente agradecida: En un momento, él tenía 28 años, nunca había tenido relaciones sexuales, salió de permiso y vino contando que había tenido sus primeras relaciones sexuales. Yo estaba muy contenta y entonces me dijo: “bueno, no se ponga tan contenta porque esto no quiere decir que yo no me vuelva a poner loco, que no vuelva a delirar, a alucinar y que no me tengan que volver a medicar”. Y yo ahí me dije, “es cierto tiene razón”, se me borró la sonrisa. Y él agregó: “¿Pero sabe qué? ¿Quién me quita lo bailado?” Fue una enseñanza de vida y de cómo sostener el tratamiento con pacientes psicóticos. Porque es cierto, nada garantiza que no vuelva el derrumbe...

Vos planteás que en las psicosis la palabra del analista opera como acotamiento del delirio, un S2 prestado que opera ortopédicamente estabilizándolo. ¿Esta función que cumple el analista se instala en el psiquismo o requiere de la presencia real del analista?
¡Qué pregunta! Yo creo que se instala con la fragilidad que tiene la psicosis y se desinstala. Lacan decía, “la transferencia en la psicosis es intensa y frágil”. Es intensa y es frágil en el sentido de que ese S2 que pudo haber funcionado acotando en determinado momento, en otro determinado momento puede no funcionar y hay que inventar otro S2, esto es lo que hace tan difícil la tarea. De todas maneras, a pesar de esta fragilidad, hay algo que sigue funcionando: cuando la transferencia se instaló, hay algo del lugar del analista que sigue funcionando para el psicótico en aquellas situaciones en que vuelve a brotarse. Y creo que si el tratamiento se instaló y funciona, los brotes son cada vez más espaciados y son diferentes en cuanto a la destrucción.

Vos decís que no hay cura en la psicosis. En la neurosis, ¿sí?
¡Ah! ¡Cómo lo pienso! Es un tema para hablar horas y horas, si hay o no hay cura en la neurosis. Yo estoy bastante más de acuerdo con el “saber hacer con” que plantea Lacan en los últimos seminarios. Me parece más cercano a lo que realmente pasa en la clínica y en ese punto diría que sí, en tanto pensemos “el saber hacer con” como cura, pero cura entre comillas. Hay una frase freudiana que dice que “el psicoanálisis tiene que liberar al neurótico de las miserias de su neurosis para que pueda transitar por los infortunios de la vida”; me parece maravillosa. La vida tiene infortunios y de esto nadie se puede curar, del dolor por las perdidas, por las desilusiones, los avatares de la vida, del malestar en la cultura. Sí creo que puede saber hacer algo distinto con su miserias neuróticas. Y ahí si hay un cambio de posición –que sí llamamos cura en la neurosis–, diría que sí hay cura.
Pienso que hay un cambio de posición en relación con la neurosis, poder leer la realidad, la misma realidad, de otra manera. Entonces una distinta lectura hace a una distinta respuesta.

Tu planteo es que no se puede pensar la psicosis como defecto o como lo que le falta a la neurosis, sino que hay que pensarla como una estructura distinta. ¿Es posible sostener esta diferencia teórica en la práctica?
Sí. Además hay algo que nos pasa a todos los que trabajamos con psicóticos y es que por momentos es difícil soportar la lógica psicótica. Es muy común escuchar al analista en supervisión diciendo: “bueno, lo que quiso decir…” lo traduce o, “él se refiere a...” y entonces le agrega una lógica neurótica y lo escuchan neuróticamente. A veces lo interpreta neuróticamente. Es muy difícil situarse, uno va y viene con esto. No hay tal sentido, no hay “quiso decir”, es eso que dijo. Y eso que dijo, para el neurótico es inentendible.
A mí muchos psicóticos me han dicho: “yo digo culpa porque usted dice culpa pero ¡yo qué sé qué es la culpa!”. Ahí te das cuenta de que yo le hice una interpretación neurótica que él la repite.
Aquí nos encontramos con la rigurosidad del psicótico y la imposibilidad de mentir.
Uno me dijo una vez: “¿Usted sabe por qué vengo?” y yo siempre me pregunté porqué el psicótico vuelve. No está relanzado por el deseo, pero dice y es una voz alternativa, y en este punto la desilusión narcisista; ¡yo hablaba y él no entendía! Yo no podía creer que le dije una maravilla y ¡él venía por la voz! Como objeto, el objeto voz.

¿No se podría pensar que vuelve, también, porque alguien le hace un lugar, le provee una voz, le da palabra y además escucha sus palabras?
Sí. ¡Totalmente de acuerdo! Bleger decía que los pacientes más graves deben ser atendidos por los analistas más jóvenes que conserven la pasión. Y es tal cual, si no te apasiona un poco, si no te intriga, si no te da un poco de curiosidad, Si no te preguntás ¿qué le pasa?, ¿por qué dice esto?... ¿por qué organizó este sistema delirante en su cabeza? Y en ese sentido lo alojás. A mí me producen una enorme curiosidad, me intrigan muchísimo, entonces cuando me empiezan a contar su sistema de pensamiento me produce un enorme interés saber lo que están pensando, cómo llegaron a armar eso. Sin eso es imposible. Por eso cuando dicen que todos los analistas tienen que atender psicóticos o todos los analistas deberían pasar por la experiencia de atender niños, pienso que si no te dan ganas, no. Se tienen que producir ciertas ganas de develar algo, de entender, el deseo está muy puesto del lado del analista.
________________
La versión completa de esta entrevista puede leerse en el portal elSigma.com (www.elsigma.com).
Élida E. Fernández es autora de Diagnosticar las psicosis (tercera edición en prensa) y Las psicosis y sus exilios, ambos publicados por Letra Viva.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Jornadas 2018 del Ameghino
Cuestionamientos del Psicoanálisis. La diferencia sexual interpelada   26 y 27 de noviembre de 2018
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» Fundación Tiempo
ATENEO CLÍNICO: “¿Dónde está el dolor cuando no habita el cuerpo?”   Viernes 23 de noviembre, 19.30 hs. A cargo de Gustavo Nahmod.
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» LE SEPTIÈME CIEL, de Benoît Jacquot.
CICLOS DE CINE Y PSICOANÁLISIS:  Presenta Eduardo Laso. Sábado 24 de noviembre, 17 hs.
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» La Tercera
Seminarios Octubre y Noviembre  Sábados 10hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com