Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Carlos Brück
  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
   
  Por Emilia Cueto
   
 
Usted enuncia una hipótesis: “El porvenir de la práctica psicoanalítica se juega en la posición que toma en la actualidad del malestar en la cultura”. ¿Cuál es esa actualidad?, ¿cómo se manifiesta?
Se trata de establecer cuáles son precisamente las coordenadas actuales. En ese sentido, creo que hay una fuerte decisión que compartimos muchos analistas para poder hacer un entrecruzamiento de esas coordenadas. Esto está en la línea, a su vez, de lo que es un texto fundante “El malestar en la cultura”. No sólo como texto, sino también como lectura, no en el sentido de un escrito que hay que reverenciar, donde está “la exégesis”, sino para ver cómo en ese texto se establece un modo de lectura. Me parece que es muy importante tomar esto de Freud, no solamente lo que un texto dice, sino cuál es la política que lo sustenta.

De lo contrario se genera una falacia de autoridad.
Exactamente, eso, en realidad, es una cita que falta a la cita. Lacan decía que la interpretación es, a medias un enigma y a medias una cita, pero una cita de los significantes, del analizante, no una cita de las palabras. Pienso que cuando uno se refiere a un texto o a un autor, se refiere al autor, no a la persona. Y ahí está, como usted dice, la cuestión de la autoridad: una cosa es la persona y allí se pone en juego la autoridad, y otra es la condición del autor. En las jornadas que se realizaron en la Fundación Proyecto al Sur, dedicamos la primera, precisamente, a la condición del autor, qué hay de la persona en el autor. Mi trabajo presentado en Boston se llamaba “Escribir la persona”. Entonces, la cita tiene que ser con relación a los significantes del texto, no puede autorizarse en esa contraseña, eso es inherente al sujeto, pero, a su vez, a veces, eso debilita la posibilidad de autorización. No puede autorizarse en la contraseña de “lo dijo x”, porque eso también es una lectura cerrada, la cita es otra cosa. Es esto que plantea Lacan, y no digo: “porque lo dijo Lacan”; digo que esto que plantea él hay que tomarlo, porque ahí se encuentra algo que hace a los significantes de cierta política, y a la interpretación en la cual el analista tiene que elegir eso que se llama el estilo.

¿Elegir o soportar? ¿Qué sucede con el estilo respecto de la escritura?
En la escritura, se soporta.

¿Y en el psicoanálisis?
Yo diría que es inevitable

Se podría hacer un paralelismo entre lo que sucede con el escritor que soporta el estilo y el psicoanalista soportando la transferencia, el objeto.
Lo soporta en su doble acepción: por un lado, tiene que soportarlo, porque es inevitable y por el otro, lo soporta en el sentido de que es el lugar de sostén para que eso se produzca, como en el caso del escritor.

En el sentido de soportar cierta incomodidad, que es lo que sucede con la transferencia.
Si la transferencia no se desliza, en cierto punto, en el argumento de la incomodidad, ahí hay algo que está tramitándose en el orden de la complacencia. Por eso es que nosotros tenemos una publicación que precisamente se llama “Mal-estar” y lo que va como prólogo del primer número es que en el psicoanálisis se trata de saber “mal-estar”, no estar en el buen lugar. Nada tiene que ver esto con ser trasngresor, maldito, esas son imaginerías. Saber “mal-estar” en cuanto a, como decía Freud en “Análisis profano”, escuchar una otra cosa y algo más que eso que solamente se corresponde con el decir bien, no con el bien decir. Entonces, cierta incomodidad es también inevitable. Porque algunas veces se supone que el malestar en la cultura es una consecuencia desdichada y que podría haber otra cosa, algún paraíso perdido. En realidad, si somos sujetos humanos, en tanto nos ubicamos como tales, es porque hay malestar en la cultura. Borges decía: “feliz el caballo que no sabe de la muerte”, yo le agregaba: “pero tampoco sabe que es feliz”. Como sabemos de la muerte, nos suceden cosas que a veces pueden tener que ver con el relámpago de la felicidad, a veces con lo canalla. Esto es lo que dice Freud justamente en “El malestar en la cultura”.

¿Cómo pensar entonces el lugar del analista en relación con “El malestar en la cultura”?
La cuestión del analista también es incomodar a la estabilidad cómoda y al padecimiento. La otra vez, me decía una persona lo difícil que era pasar de ser un alma en pena a tener penas en el alma. Como diría una marquesa en los salones de París en el siglo XIX: “qué felices esos tiempos en que yo era tan desdichada”. Parece que en el malestar hay algo –yo diría inquietante– posible de ser ominoso, pero también posible de convocar a esto que el caballo no puede disfrutar (tomando el ejemplo de Borges que mencioné antes).

En ese mismo texto, Freud se refiere en distintos momentos al lugar de los tóxicos en relación con el sufrimiento. En una de esas alusiones, los llama quitapenas, los considera parte de un mundo que le ofrecería al sujeto mejores condiciones de vida y en el cuál éste se refugiaría. ¿Se podría pensar a la computadora en esa línea?
Eso va a depender de la imaginarización que se haga sobre la computadora. Un ejemplo interesante, en este sentido, es el cigarrillo. Digamos que hay quitapenas más sustanciosos, como decía Freud, el casamiento con la botella en lugar del casamiento histérica-obsesivo. La religión como tóxico. El cigarrillo parecería no compartir demasiado de esta sustancialidad, y sin embargo, tiene una cualidad imaginaria que facilita, por vía biológica, una adicción y que queda entonces reforzada por la nicotina. Pero, en principio, el cigarrillo carecería de la sustancialidad que tienen otro tipo de ingestas. Lo interesante del término ingesta o adicción es cómo Freud lo confronta con otro que es “quitar”. En ese sentido, la computadora podría tener algo vinculado a estas operaciones. Cuando apareció el ferrocarril, en Inglaterra, cierto grupo de campesinos aseguraba que eso iba a traer consecuencias catastróficas, que las vacas iban a engendrar monstruos, que los animales se iban a asustar por la aparición de ese dragón humeante; lo mismo pasó con el cine.
La primera película en el cine, que fue con un tren que aparecía, hizo que la gente saltara de los asientos. Uno podría decir que algunos artefactos, algunas prótesis pueden aparecer teniendo un efecto muy fuerte en la trama social.

Sin embargo, se podría pensar que estos avances tecnológicos algunos efectos tienen, por ejemplo, una mayor contaminación, un aumento del estrés, etc.
Es cierto, y estos campesinos no se equivocaban tanto sobre el ferrocarril, pero ahí viene el punto, las consecuencias que pueden traer los productos de la ciencia en la trama social, en ese sentido, podemos pensar a la computadora. Hablando de las vacas, hay un poema de Rubén Darío que se llama “Oda al ganado y a las mieses”, donde todo parecía espléndido, viviríamos en pleno sentimiento oceánico, como decía Freud. En un momento dado, se suponía que la computadora iba a ser eso, iba a determinar que las personas pudiéramos tener mucho más tiempo para ocupar en actividades e intereses. Luego, apareció otra versión que fue que la computadora sustraía la posibilidad del encuentro, que iba cabalgando con un modo de pensamiento que terminaba por hacer decaer ciertas proposiciones de la cultura occidental. O sea, en un momento dado, la computadora aparecía como el Ángel de la Guarda; en otro, como decía este director de la universidad que cité antes, como la “bestia negra”. Creo que todo depende, como decía Freud en el “El malestar en la cultura”, de cuál va a ser la posición que el saber de la ciencia plantea en relación con los productos. En sí misma, la computadora no es ni buena ni mala. Como decía Hegel de la pasión: “las pasiones no son ni buenas ni malas, pero inevitablemente conducen al sujeto a un lugar”. Creo que por lo menos hace falta una actitud precavida, más que precavida, porque el término ya encierra un atribución de peligro, yo diría una actitud escéptica. En ciertos puntos, Freud era escéptico, que no es lo mismo que ser pesimista. Entiendo que el optimismo y el pesimismo son como propios de una moral doméstica, en más o en menos. Los analistas, si nos ubicamos en lo que sostenemos, podemos ser escépticos, suspender cierto juicio voluntarioso en más o en menos acerca de ciertas cuestiones y, por supuesto, estar en vigilia.

Estar advertidos, como dice Lacan, en relación con deseo del analista.
Así es, pero ser escéptico en cuanto a las versiones dominantes ¿quién se acuerda hoy de la versión dominante del fin del mundo que circulaba apenas hace dos años? “El efecto Y2K iba a traer...”, “se sabía que...”, una proposición que muchas veces Lacan ha planteado como propia de la construcción del concepto. “Se sabía que iba a sobrevenir el desastre universal a menos que se tomara tal recaudo”, con lo cual, incluso en la Argentina, algunas personas y algunas corporaciones obtuvieron excelentes beneficios. Había una cierta ambientación para eso, lo cual no significa que la informática sea inocua, significa tener muy claro, otra vez la cita del significante ¿por dónde va la cuestión? Que no es por el lado de imaginarizar y rellenar los huecos de lo real, sino con una posición, como usted dice, advertida.
________________
La versión completa de esta entrevista en www.elsigma.com
Fotografía: Carol Totah.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Fundación Foro
Charla Gratuita sobre Inserción Laboral para profesionales de la Salud  charlas en Octubre
 
» Centro Dos
Seminario 7 de Jacques Lacan  viernes de 14 a 15:30hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
SEMINARIOS DE PSICOANÁLISIS   Comienzan en Octubre
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com