Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   La acción analítica

La posición de Lacan: deseo de analista
  Por Carlos Gustavo Motta
   
 
Uno de los problemas que plantea la teoría de la contratransferencia es el de la simetría que se establece entre analista y analizante. Como si ambos estuvieran comprometidos como personas, como egos, en el desarrollo del proceso analítico. Por otro lado, sabemos que los sentimientos son siempre recíprocos, pero en este sentido, si entramos en una llamada lógica de los sentimientos, nos encontramos en un callejón sin salida.
El concepto sobre la contratransferencia se desarrolla, en la obra lacaniana, a lo largo de sus Escritos y Seminarios.

En Escritos Lacan no dejó nunca de indicar que el término contratransferencia era obsoleto, en la medida en que hablar de la transferencia del analista era lo mismo que hablar de su resistencia.
Veamos algunas comunicaciones donde se encuentra este concepto: En “Intervención sobre la transferencia” (1951), a propósito de Dora, Lacan afirma que “...cuando los prejuicios del analista (es decir su contratransferencia, término cuyo empleo correcto en nuestra opinión no podría extenderse más allá de las relaciones dialécticas del error) lo han extraviado en su intervención, paga inmediatamente su precio mediante una transferencia negativa”. Es decir, suma de prejuicios e incluso de errores. Se trata de la falta del significante del analista lo que lleva a los malentendidos que acarrea el término contratransferencia. Esta no sería sino el significante que vendría a suplir la falta del significante del analista. Mediante el concepto de “sujeto supuesto al saber”, Lacan apuntó precisamente a ese lugar que no designa a nadie en concreto, es decir, a la suposición del inconsciente como un saber.

En “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis” (1953), Lacan presenta a la contratransferencia como la tentación que se le presenta al analista de abandonar el fundamento de la palabra, problema actual del psicoanálisis que lo suma a dos variables, la función de lo imaginario y la noción de las relaciones libidinales de objeto.
En “Situación del psicoanálisis en 1956” designa a la contratransferencia como las “variaciones sobre la moda” y la ubica como una comezón que establece un dominio de la errancia del analista. La define como “puro humo”.
En “La dirección de la cura y los principios de su poder” en el apartado uno cuyo título es “¿Quién analiza hoy?” Lacan dice “que un análisis lleve los rasgos de la persona del analizado, es cosa de la que se habla como si cayese por su propio peso. Pero quien se interese en los efectos que tendría sobre él la persona del analista pensaría estar dando pruebas de audacia. Tal es por lo menos el estremecimiento que nos recorre ante las expresiones de moda referentes a la contratransferencia, contribuyendo sin duda a enmascarar su impropiedad conceptual...”. Lacan lo señala de modo categórico: “Acabo de escribir una mala palabra. Es ligera para aquellos a quienes apunta, siendo así que hoy ni siquiera se guardan las formas para confesar que bajo el nombre de psicoanálisis muchos se dedican a una ‘reeducación emocional del paciente’ ”.
Veamos ahora, el término contratransferencia, en los Seminarios de Lacan.

En el Seminario 1. Los escritos técnicos de Freud, Lacan define a la contratransferencia como la función del ego del analista. En el capítulo III “La resistencia y las defensas”, Lacan comenta el artículo de Margaret Little aparecido en el International Journal of Psychoanalysis en 1951 “La contratransferencia y la respuesta que aporta el paciente”, página 54 de la edición castellana, y que se le atribuye a Annie Reich, error que pasa inadvertido por Lacan. “Las coordenadas de este artículo están tomadas de un modo de orientar la técnica que triunfa en cierto sector de la escuela inglesa. Uds. saben que se llega a afirmar que todo el análisis debe desarrollarse hit et nunc. Todo transcurriría en un forcejeo con las intenciones del sujeto, aquí y ahora, en la sesión. Sin duda se reconoce que se vislumbran fragmentos de su pasado, pero se piensa que a fin de cuentas es en la prueba –casi llegaría a decir en la prueba de fuerza psicológica– en el interior del tratamiento donde se desarrolla la actividad del analista”.

En el mismo Seminario I, Lacan rescata un recorte clínico de Balint: “Balint nos cuenta una historia muy bonita: Un señor viene a verlo. Está a punto de analizarse –conocemos bien esta situación- pero no se decide. Ha visto ya varios analistas y, finalmente, viene a ver a Balint. Le cuenta una larga historia, muy rica, muy complicada, con detalles de lo que siente, de lo que sufre....Balint no cae en la contratransferencia –es decir, hablando con propiedad no es un imbécil–; en el lenguaje cifrado en el cual estamos estancados se llama ambivalencia al hecho de odiar a alguien, y contratransferencia al hecho de ser un imbécil. Balint no es un imbécil, escucha a esta persona como un hombre que ya ha oído muchas cosas, a muchas personas, que ha madurado. Y no comprende. A veces sucede. Hay historias como ésta que no se comprenden. Cuando no comprenden una historia, no se acusen de inmediato, díganse: no comprendo, esto debe tener un sentido. No sólo Balint no comprende, sino que considera que tiene derecho a no comprender. No le dice nada al señor, y lo hace volver. El tipo vuelve. Sigue contando su historia. Carga las tintas. Balint sigue sin comprender. Lo que cuenta el otro son cosas tan verosímiles como otras cualesquiera, pero el problema es que no concuerdan...Balint dice a su cliente: Es curioso, usted me cuenta muchas cosas muy interesantes, pero debo decirle que no comprendo nada su historia. Entonces el tipo se relaja, una amplia sonrisa aparece en su rostro. Usted es el primer hombre sincero que encuentro; ya conté todas estas cosas a varios colegas suyos, quienes vieron en ellas enseguida el indicio de una estructura interesante, refinada. Le conté todo esto como un test, para ver si usted era, como los otros, un charlatán y un mentiroso.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Origen discursivo de las ciencias conjeturales 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Nota breve sobre el fracaso 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Una relación extraterritorial 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | Sans frontières: de Cumbio a Uzbek 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | El pathos del juego 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | El libro negro del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Silencio a la carta:  psicopatología cotidiana de los modos de abstinencia
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Del secreto de Leonardo al Código Da Vinvi  o cuando la sublimación no es ideal
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Secreto: nombre de goce 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | A(ser)ca del tiempo en las sesiones analíticas 
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Abrazos e identidad 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | Marcas, huellas, dolor. Estudio preliminar 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | La posición de Lacan: deseo del analista (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | "Un sujeto normal es una psicosis que ha salido bien" 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | El capítulo Heimann 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Contratransferencia: tropiezo del ser del analista 
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Tropiezos en la cura analítica 
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Fin de análisis: en toda historia hay un comienzo 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | ¿Por qué sucedió? 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Cuando amar es un obstáculo 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Dos textos técnicos de Freud  Cuarta entrega
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Ojos bien despiertos  (3ª parte)
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | El efecto Eitingon 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | La acción del analista(Primera parte) 

 

 
» Centro Dos
Noviembre  Charlas informativas - Talleres Clínicos - Conferencias
 
» Institución Fernando Ulloa
Jornadas anuales 2014  Testimonios de la práctica clínica
 
» Fundación Tiempo
Inicio de actividades y seminarios  comienzan en noviembre
 
» Centro Dos
SEMINARIOS "La transferencia"  Actividad No Arancelada / Requiere inscripción previa
 
» Centro Dos
Conferencias 2014  Historiales Clínicos de Freud a Lacan
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com