Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

Cuestionamiento del "hay tres"
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
En el primero de los ensayos de un conocido libro suyo –Los nombres indistintos– un lingüista que suele incursionar con tanta originalidad como arbitrariedad en el psicoanálisis, me refiero a Jean-Claude Milner, ha construido un curioso sistema.
Parte del clásico “hay tres” –R.S.I.– y funda a partir de allí un aparato formal de deducción que permite que haya derivación de algunas proposiciones, pero como las proposiciones se implican recíprocamente y así forman un anillo, se constituye una repetición indefinida que torna imposible la misma deducción.
Semejante máquina de ingenio –y otras de las que suele disponer– está posibilitada por los presupuestos que establece el párrafo inicial del artículo inaugural:

“Hay tres suposiciones –dice–. La primera, o más bien la suposición uno, pues, ya es excesivo darles un orden, es que, por arbitrario que sea, hay; proposición thética con no más contenido que su planteamiento mismo; gesto de corte sin el cual no hay nada que haya. Se nombrará esto real o R. Otra suposición, llamada simbólica o S, es que hay lalengua, suposición sin la cual nada y singularmente ninguna suposición podría decirse. Otra suposición, por último, es que hay semejante, donde se instituye todo lo que forma lazo: es lo imaginario o I.”1

Lo primero que puede decirse de semejante construcción: hay, lalengua, semejante, es que en su extrema generalidad y ausencia de especificación –el término “sexualidad” no está incluído en la enumeración primitiva– puede aplicarse a cualquier cuerpo conceptual, venga de donde venga, físico, químico, biológico, lingüístico, etc; y así su pertenencia psicoanálitica queda excluída de entrada. Quiero decir: la proposición que afirma “hay tres” es más bien una visión del mundo; bastante pobre, por lo demás.
De otra parte es preciso interrogar el “hay”, en el cual se contiene, creo, el mayor de los equívocos. Milner, que es lingüista y como tal practica un formalismo inspirado en la epistemología de Popper, subtiende, espontánea o astutamente, no lo sé y no importa mucho la diferencia, el uso formal del “hay”. En matemáticas y en lógica la diferencia entre axioma y teorema consiste, simplemente, en una cuestión de posición; un teorema se deriva de un axioma; un axioma es arbitrario, no se deriva de ningún antecedente, porque si fuera así quedaría reducido al estatuto del teorema y requeriría, a su vez, un punto de partida que lo fundara. Ahora bien, los axiomas y precisamente por esa posición arbitraria e inaugural, no deben demostrar su validez: ellos pertenecen a lo que “hay” y se definen por mera enumeración.
Cuando un lógico construye su sistema no debe “justificar”sus axiomas; basta que los enumere.
Si no los instituyera, no habría nada, absolutamente nada.
Pero el campo del psicoanálisis –y su propio campo, el de la lingüística– no puede partir de un “hay” fijado téticamente, es decir, por un mero acto de posición, porque, antes que nada, cualquier elaboración debe partir de imposiciones y supuestos que lo preceden y que el psicoanálisis reconoce a posteriori, estableciendo conceptos que permiten delimitar tales imposiciones y supuestos, sin olvidar que toda invención lleva la marca de la causa de la que, en última instancia, no puede dar cuenta.

Nada sabemos acerca de la causa de la invención, aunque sólo podemos acceder a esta verdad a partir de la invención misma, la cual no es, en ningún caso, autosuficiente.2
En francés existe la expresión il y a, que traducimos por “hay” y cuyo origen es la expresión alemana tan usada por Heidegger, es gibt, que literalmente podemos traducir como “eso da o ello dona”. En Heidegger es la marca del ser, el que dona su presencia, con la connotación de abundancia y de generosidad. En Levinás, por el contrario, Il y a lleva la cruz de lo impersonal, de la existencia sin existente, una existencia en la que no hay lugar para la singularidad y que tiene muchos puntos en común con la noción lacaniana de “real”; “Hay”, para este filósofo, significa la pura continuidad sin diferencia ni distancia, la opresión del ser compacto cuyo mayor testimonio es el insomnio.
Pero tanto en Heidegger como en Levinás, el “hay” implica que hay una imposición de algo que me precede y me causa sin que yo pueda, concernido como estoy por ello, determinarlo de manera exhaustiva.
Esta perspectiva ha quedado absolutamente abolida por la construcción de Milner, que bien podría decir, gracias a su ingenio, lo que dijo y exactamente lo contrario, justamente porque supone que una afirmación thética no tiene otro contenido que la afirmación misma.

Pero además, hay aquí, y este “hay” es funesto, la suposición de que cada uno de estos registros, para decirlo con el lenguaje formal que le gusta a Badiou, se cuenta por uno. ¿Es así?
Esta es una de las peores falacias – y sin duda excede a Mil-ner: el propio Lacan la ha practicado, sobre todo en sus últimos seminarios.
El llamado registro de lo simbólico es, en verdad, una palabra-valija, caben infinidad de cosas allí, beneficiadas por los formidables equívocos de la terminología.
Por ejemplo, la llamada lalengua no equivale, en modo alguno, a la noción de significante. Lacan produce la expresión en los últimos seminarios para dar cuenta del estado cancerígeno de la palabra, esa palabra que tortura al hablante y que no queda limitada, como piensan algunos dispuestos a evitar cualquier problema que pueda surgir en el horizonte, al campo de la psicosis. Ahora bien, el significante, como tal, no puede dar cuenta de ello, precisamente porque es definido por la emergencia de un sujeto representado por él, y en lalengua, todo junto, antes de que llegue a ser la/ lengua, separación del artículo y el sustantivo, lo que predomina la perfusión ilimitada y destructora de la masa de representaciones, cuerpo denso que sólo un trabajo de elaboración intenso y siempre precario, puede elevar al cuerpo sutil del significante.
Y que nadie abra el paraguas del “lenguaje”, porque esa palabra es la trampa que en su falsa transparencia ha ocultado todos estos problemas que aquí me limito a esbozar.
Podría continuar enumerando niveles de lo simbólico que exceden al significante porque éste no es más –no es menos– que un resto de los códigos sociales, los cuales en ningún caso son totalizados por ninguna instancia unitaria.
¿Y lo real?

¿No hemos transformado a este vocablo en una fantasma de inmovilidad?
Lo real, ¿es uno, siquiera en la enumeración? Creo que no, no sólo porque hablar de un registro de lo real es ya contradecir la misma noción (si es que puede hablarse de noción a propósito de lo real), sino porque, pongo por caso, ya en el seminario R.S.I. Lacan da de lo real una definición que en muchos aspectos –y me extraña que no se lo haya notado– es contradictoria con la noción modal, es decir, con aquella caracterización que dice de lo real que es lo que no cesa de no inscribirse.
Lo real como existencia, digamos, en la medida en que implica la posición extática del existente, ¿no contradice a lo real como pura identidad indecible? Si lo real no cesa de no inscribirse, el existir es la forma eminente de inscripción: inscripción del uno en más, inscripción del sujeto, etc.
Quizá esta última caracterización de lo real sea más rica que la anterior –y en algún momento trataré de desarrollar una concepción de éste ligada a la noción aristotélica de movimiento, movimiento orientada hacia el goce; algo esbozado, como se sabe, en el seminario La angustia– pero con toda evidencia pulveriza la supuesta cuenta por uno del registro.
Podría prolongar estos someros análisis con una descomposición de la noción aparentemente simple de semejante, pero lo dejo para otro momento.

_________________
1. Milner, J.-C., Los nombres indistintos¸ Manantial, Buenos Aires, 1999, p. 9.
2. La ilusión de origen griego de autonomía y autolimitación ha encontrado un refugio eficaz en la ilusión del formalismo de la que Milner participa con su spinoziano aire more geometrico.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» AEAPG
La experiencia de y con Françoise Dolto - Seminario a distancia  comienza 21 de junio
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com