Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

La desaparición de los desaparecidos
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Tiempo atrás, hablar de los desaparecidos era algo necesario, conmovedor y peligroso, sumamente peligroso; luego fue necesario y conmovedor; hoy, ya es un tópico constituido, como si se hubiera llegado a un cierto límite que se prefiere no desbordar.
Se suele decir: “los desaparecidos eran jóvenes nobles, querían cambiar un mundo injusto, etc, etc”, pero ¿A quién se dirigen? ¿Le hablan a la derecha que los ha demonizado y ahora prefiere dejar las cosas como están, total…? ¿O le hablan a las madres para mostrarles que son tipos macanudos y progresistas? También se dice: “Después de tanto tiempo, hay heridas que no se han cerrado”; pero, ¿es posible que se cierren? Y así por el estilo.
Sin duda hay otras voces, las que desde hace tiempo plantean cuestiones inquietantes. Por ejemplo, Cristina Zuker, que ha escrito un libro que todavía no leí, y que relata –se llama de manera estremecedora El tren de la victoria– la denominada “contraofensiva popular” de 1980, que terminó en la masacre de militantes Montoneros, infiltrados y traicionados, cuenta en un reportaje de la revista Lote1 cómo la referencia constante y única al terrorismo de Estado suele disimular las tramas individuales, las flexiones colectivas, la función de los mitos, el lugar de los líderes –“El Viejo”, es decir, Perón, y sus modos de enlace con las tradiciones familiares de toda una generación– la culpa del sobreviviente, la necesidad de distinguir inmolación, suicidio, sacrificio.

¿Que es complicado hablar de ello? ¿Que tememos el deslizamiento, la incorrección y hasta que lleguen a denunciarnos por un equívoco? Seguro; tan seguro como que la inhibición estrangula cualquier idea valiosa, cualquier atisbo de complejidad.
Quien haya visto el delicado film de François Ozon La mujer en la arena, puede rememorar el obstáculo, casi insalvable, que opone al duelo la ausencia del cuerpo; el cuerpo sustraído retorna luego como espectro, es decir, como alguien ni vivo ni muerto.
El desaparecido se torna aparecido; algo que se complica hasta el paroxismo cuando se trata de una desaparición colectiva y producto de la tortura, que veja los cuerpos y humilla la memoria. Si olvidar es algo esencial y necesario para el duelo, tanto como sustituir el objeto perdido, aunque se reconozca su carácter insustituible, si ese olvido es vivido normalmente como una traición, ¿cómo puede vivirlo el deudo de un desaparecido?
Uno de los síntomas derivados de esta situación, es la organización H.I.J.O.S.: si uno dedica su vida a sostener la política que fue la de sus padres, se queda sin espacio para una política propia.

Estamos llegando al otro aspecto del problema: la idealización de los desaparecidos ha hecho desaparecer la vida que efectivamente vivieron, las alternativas que enfrentaron, sus conflictos generacionales y su relación con el ámbito de legitimidad que era el de su época, bien distinta de la nuestra: en esa época, la década del sesenta y los comienzos de los setenta, la violencia estaba prácticamente naturalizada, pero no la miseria; hoy ocurre exactamente al revés.
En esa época –lo sabemos pero tendemos a desconocerlo con nuestra maravillosa capacidad de registrar algo sólo para mejor dejarlo de lado– se vivía un clima mesiánico y milenarista, del lado peronista y del lado marxista; se invocaba al “hombre nuevo” exaltado por la figura del Che Guevara y del otro lado (un lado que sin duda compartía los mismos fundamentos), se levantaba la teología de la liberación; tanto el así llamado “foquismo” (¿recuerda el lector a Régis Debray, hoy experto en lo imaginario, en aquella época preso en Bolivia y teórico y sistematizador de las ideas del Che Guevara?) como la guerrilla urbana tenían la iniciativa, aunque con fuertes disidencias, en el ámbito marxista-leninista.
Leo, en el número anterior de Imago-Agenda, que alguien anota, de manera neutra: “algunos tomaron las armas; otros no”. Sí, pero ¿cuál es el juicio del que anota de manera tan cauta? La discusión fue efectivamente ardiente y pocos hoy parecen dispuestos a retomar sus términos, a situarlos en su contexto, a emitir juicios, de absolución o condenatorios, pero juicios al fin.

Es cierto que efectuar un juicio retrospectivo sin situarse en el horizonte mismo de quienes vivían las alternativas, los obstáculos, las opacidades inherentes a toda coyuntura, sea la que fuere, pero con mayor razón en aquella, es una posición cómoda y éticamente tramposa, pero conviene recordar que en ese mismo momento, no pocos condenamos la guerrilla urbana como una aventura suicida: se lanzaron a la lucha abierta no sólo en condiciones de disparidad terrible de medios (los propios militares norteamericanos decían, con cierto desprecio, que aquí no hubo guerra contra el terrorismo sino caza del hombre), sino también y fundamentalmente sin contar con el apoyo de un sector importante de la población. Las mayores denuncias contra guerrilleros o presuntos extremistas, venían de los barrios obreros y de clase media baja.

Pero esto no quiere decir que los que condenamos la acción fuéramos especialmente lúcidos, precisamente porque nuestra formación teórica de aquel entonces –que no superaba los márgenes del iluminismo marxista– nos impedía darnos cuenta del tremendo peso de la religión (y no estoy hablando especialmente de la Iglesia, sino de mito, de sacramento y de redención), esa religión que tornaba inútiles la propaganda y la agitación controversial.
Pero también desaparecieron militantes marxistas que no compartían los presupuestos de la guerrilla; también desaparecieron simples demócratas que querían vivir como antes del golpe militar. ¿No ha llegado el momento de suspender la homogeneización? ¿No ha llegado la ocasión de construir historias de vida que muestren las múltiples y contradictorias voces implicadas en acciones que la posteridad quiere reducir a líneas simples?
A propósito de Zuker he mencionado la culpa; introduje el tema del duelo; hay que agregarle el de la responsabilidad. Me cuentan que alguien dijo y argumentó “somos todos asesinos”. No es cierto; pero sí es cierto que hay niveles de responsabilidad colectiva bien notorios, aunque ahora todo el mundo –empezando por los periodistas que escribían con temor y temblor sus columnas en la época de Videla– finja liberalidad, bonhomía, defensa de los derechos humanos.
Es sabido, sabido y olvidado: el proceso militar fue recibido con alivio por un gran sector de la población, harta y asustada de los López Rega, de los enfrentamientos sindicales y políticos que se resolvían con métodos del hampa; harta del descalabro que produjo la muerte de Perón y que se expresó en violentos vaivenes de todo tipo, culturales y económicos. Claro que lo que vino fue peor; claro que las postrimerías del gobierno de Isabel Perón anunciaban el futuro inmediato. Pero hubo alivio y mucha gente sintió un súbito renacer de la paz cuartelera; paz que huele a muerte; pero si uno sigue con lo suyo y como se dice y se seguirá, desdichadamente, diciendo, no se mete en lo que no le corresponde, entonces, oh entonces, estaremos tan felices como los alemanes que vivían, idílicamente, al lado nomás, de campos de concentración.

_________________________
1. Lote, mensuario de cultura, mayo de 2004, Año VIII, Nº 82, Venado Tuerto.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com