Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

Abuso de metáfora
  (segunda parte)
   
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
La respuesta es clara: no; no podemos hablar de nombres primeros. Si hubiera nombres primeros no habría metáfora y por lo tanto no habría inconsciente.
De todas formas, el problema es el siguiente: ¿hay una dimensión del lenguaje que está más allá de la metáfora?

No me refiero, por el momento, a lo escrito, sino a otra dimensión que no sea metafórica y que pertenezca al decir1.
Lacan afirma tal dimensión en “La instancia de la letra”, en el final mismo del texto, cuando sostiene: “Es para impedir que caiga en barbecho el campo del que son herederos [se refiere a los analistas], y para esto hacerles entender que si el síntoma es una metáfora, no es una metáfora decirlo…”2
La dimensión transmetafórica en esta época está puesta a cuenta del lenguaje de la teoría, el que a través del concepto (¿y de qué otro aspecto podría tratarse?) impide que la transmisión “caiga en barbecho”, es decir, en el más profundo irracionalismo, del que Lacan, en la contratapa de los Escritos, se defiende invocando el “debate de las luces3.

¿Qué es un concepto? El vocablo aparece en primer término en el seminario 11 y ya en el título del mismo. Conforme a los giros habituales de su retórica, ciertas cuestiones que el buen metodólogo trataría frontalmente, él las toca un poco al pasar, casi como un excurso. En la segunda lección de Los cuatro conceptos…, dice que el concepto en psicoanálisis es una aproximación relacionada, de alguna manera que no precisa, con el cálculo infinitesimal: mediante un salto el vínculo con el infinito se resuelve en una cantidad finita.

Con seguridad Lacan piensa en la famosa diagonal del cuadrado que tanto preocupó a los geómetras griegos, y que es inconmensurable con cualquiera de sus lados: frente a lo inconmensurable hay, gracias a un salto4, gracias al acto de tomar límites, una medida; el concepto, podemos decir, más allá de las analogías en este caso fructíferas, es mesura en la desmesura –y, desde luego, no se trata ni de aproximación ni de cantidad alguna–.

Otro sí: el concepto analítico cierra en el límite pero conserva un vínculo abierto con ese exterior no significable. El cierre no responde a la necesidad de expulsar lo incomprensible, traumático, teratológico, a la necesidad obsesiva de impedir que algo desborde los mecanismos de control; no. El cierre no consiste en practicar inventarios cerrados y exhaustivos sino en delimitar un ámbito, un sitio para que la verdad encuentre hospedaje y no sea eficazmente reprimida –acentúo “eficazmente” porque la represión “ineficaz” es ineludible–.

Ahora bien, la cuestión en este nivel central es la siguiente: el concepto, ¿es algo transmetafórico, algo que está más allá del carácter paradójico, lacunar, enigmático, propio de la metáfora auténtica o es un nivel metafórico pero de grado distinto a la metáfora sintomática?

A lo que podríamos intentar responder con otra pregunta: ¿En virtud de qué pobre razón solemos pensar que la metáfora posee un solo nivel?

Hay metáforas y metáforas: la metáfora del síntoma, la metáfora que inventamos para librar el núcleo de goce irreductible que aloja, y que llamamos interpretación, las metáforas de la teoría (y en este sentido estos nombres propios son impropios: el sujeto no es el nombre propio del sujeto; la pulsión no es el nombre propio de la pulsión, etc.), las que llevan la marca del choque originario del trauma.

Pero una vez llegados a este punto, se torna evidente que el “abuso de metáfora” consiste, lisa y llanamente, en pretender que haya metáforas que sostengan sin resto: un nudo borromeo “sosteniendo” (habría que poner el acento en este vocablo tan insistente en el último Lacan: ¿de qué es síntoma?) a la trinidad R.S.I. es una forma posible de desmentir la lección misma del psicoanálisis, esa que Lacan denuncia en su mismo texto cuando afirma que lo esencial es la ausencia de relación sexual.

Pero, lo he dicho muchas veces, el ternario tiene alcance clasificatorio, no constitutivo.

Lo que constituye la ausencia de relación sexual es la cópula de la palabra con el cuerpo; ahí y no en otro lado está el nudo, pero no formalizado ni formalizable, tampoco empírico; el entrelazamiento es una dimensión del decir, del decir en acto. Del decir que es pathemático, y no mathemático; que es el lazo con la carne y no mera letra sin carne. Es patético en el sentido etimológico de la expresión y así se torna límite material y campo de verificación de nuestras invenciones.

Cuando me “elevo” a la perspectiva de los registros pierdo de vista que lo imaginario y lo simbólico son plurales y que entonces no pueden tratarse de un modo combinatorio, porque dispersan inmediatamente todo intento, pobre por lo demás, de ordenarlos así, como quien dice R.S.I., o I.R.S., etc. ¡estas letras giran en el vacío!, y que lo real es el límite móvil e irreductible de los registros y no un registro, y termina por disimular los remiendos, rupturas, desniveles, heterogeneidades de cualquier esfuerzo conceptual.

En la próxima entrega volveré sobre la frase de Lacan que motiva esta serie de notas.

Pero es preciso adelantar, como anticipación de lo que desarrollaré, una tesis que servirá para mostrar la tensiones contrarias que habitan el pensamiento de Lacan: la relación pathemática entre la palabra y el cuerpo y la aserción de que no hay proporción sexual entre el hombre y la mujer contradice el vínculo mathemático del nudo borromeo con el ternario R.S.I., nudo que al igual que la Santísima Trinidad cristiana, oculta y revela a la vez el abismo de la causa sexual, indomeñable.
____________
1. Del decir en su sentido más riguroso: como aquello que está siempre desplazado en el dicho y que por eso fuerza la instancia de la condensación.
2. Lacan, J. Escritos, tomo 1º, Siglo XXI, Buenos Aires, 1985, p. 508.
3. El lector puede percibir que invocar las Luces en el campo del psicoanálisis está lejos de ser una operación simple. Asimismo, cuando mencionamos el término “lenguaje”, deberíamos despejar, al menos provisoriamente, de qué estamos hablando más allá de meras menciones formulísticas. Aquí no hay lugar para discutir estos módulos, pero experimento la necesidad de, al menos, poner entre paréntesis expresiones que solemos usar como si fueran de suyo.
4. La noción de salto es riquísima y proviene de Kierkegaard: supone que entre las premisas y las conclusiones de una argumentación hay algo indecidible (no se pasa mecánicamente de aquéllas a éstas) y por lo tanto (un “por lo tanto” que me adviene desde el Otro) sólo puede decidirse mediante una decisión, es decir, mediante una apuesta.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
» Fundación Foro
Primer Congreso Latinoamericano de DBT:   Terapia Dialectico Comportamental - 17 al 19 de mayo
 
» Fundación Foro
Psicoterapias cognitivas  últimas vacantes para los formación y cursos!
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Charlas de Abril y Mayo
 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL  Inicio 2018: martes 10 de abril, de 18.30 a 21.30 hs.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com