Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Estrategias clínicas

Pasar el tiempo en Gesell
  (o sobre la declinación del prójimo)
   
  Por Sergio Zabalza
   
 
Con estupor constatamos que a la larga lista de tragedias acontecidas en establecimientos educativos –desde Colombine hasta Finlandia y desde Patagones hasta Virginia Tech– es nuevamente nuestro país sede de la más cruda y demencial violencia.

Llama la atención, sin embargo, que se siga hablando de estructuras psíquicas individuales ajenas a la problemática de la denominada violencia escolar cuando todo indica que, hoy por hoy, este horror conforma todo un síntoma de nuestras sociedades1. Conjetura que se corrobora cuando advertimos que en el episodio Gesellino, si bien ambos participantes del hecho no arrastraban ningún conflicto previo2, desde el inicio de las clases la escuela ya había albergado varios incidentes. (ver la nota al pie que menciona al diario La Nación). Está claro entonces que los jóvenes actuaron una violencia que les venía de afuera.

Por otra parte, lo propiamente novedoso del episodio confirma la impertinencia del término individual. En efecto, si en los anteriores episodios el agresor ocupaba siempre el lugar del marginado o excluido, pareciera que ahora se ha revertido la escena: el humillado es también la víctima. Este giro especular se debe a la especial constitución psíquica del sujeto humano de cuya particularidad Jacques Lacan dio cuenta apelando al célebre estadio del espejo. Artilugio conceptual con que el psicoanalista francés dejó en claro el lugar privilegiado que la alteridad ocupa en el nacimiento de una subjetividad.

Por ejemplo, el transitivismo es un período de la más temprana infancia en la cual un niño que pega a sus compañero de juego, llora como si él mismo fuera el destinatario del golpe propinado. De allí también el lapso durante el cual los chicos hablan en tercera persona –“nene noooo”..., dice el pequeño transgresor–, prueba de que la mencionada alteridad es el paso previo al sentimiento de mismidad necesario para poder decir: Yo. Desde esta perspectiva, el advenimiento del prójimo en el lazo social resulta de la humanización de aquella semejanza hegemónica y aplastante3.

Por eso, en cualquier desencadenamiento o acto de locura tal como el acontecido en Gesell, el Otro –en tanto instancia absoluta que funda el aparato psíquico– siempre está en primer plano. Insistimos: no hay nada de individual cuando tragedias como ésta vienen precedidas de una ominosa serie de hechos similares.

Quizás habría que indagar a quién atacaba Nazareno cuando hundió el cuchillo en el cuerpo de su compañero o también –considerando que la víctima ya tenía trabajo mientras que, según los testimonios, algunos chicos van a la escuela tan solo a pasar el tiempo4– preguntarse cuánto arrastran estos nóveles muchachos del resentimiento adulto por aquellos años en que, a causa de la desocupación y el estancamiento económico, el horizonte de conseguir un trabajo para hacerse un futuro resultaba casi imposible.

¿Es casualidad que sea en Gesell –lugar privilegiado para pasar el tiempo– donde un menor mate a otro? ¿Qué pasa con los objetos sexuales en el ámbito de la adolescencia donde muchachas –por dos pesos o alguna mínima prebenda– se someten a la práctica de sexo oral con partenaires tan ajenos y distantes como Jonatan lo era para Nazareno?

Vivimos una época donde ya no son los objetos y las personas las que nos dicen quiénes somos en el mismo lugar y momento en que estamos, sino la satisfacción misma. Así lo expresa Freud cuando escribe: “... la más generalizada degradación de los objetos sexuales puede movernos a apartar nuestra mirada de los objetos para dirigirla a la pulsión misma”5.

En otros términos: si toda experiencia supone un tiempo de rodeo en torno al objeto de deseo, hoy en cambio rige una perentoria exigencia de satisfaction guaranteed.

De lo que se trata es de revertir esta tendencia cuya mortífera entropía amenaza con aplastar la dimensión del prójimo. Quizás ya es tiempo que la tramitación del conflicto adquiera un valor académico y no meramente “afectivo” en los planes de estudio.
____________
1. Diario Clarín del 29 de marzo del 2008, página 56: “un asesinato no suele ser violencia escolar, aunque es cierto que la escuela tiene que hacer mucho por hacer para lograr la convivencia democrática”, explica Mara Brower, coordinadora del Observatorio de violencia en las escuelas del ministerio de Educación de la Nación. Diario Página/12 del 29 de marzo del 2008: “La violencia entre dos alumnos puede estar atribuida a un montón de factores, que no siempre tienen que ver con la escuela, sino con los antecedentes psicológicos de cada chico. En este caso no podemos hablar de violencia escolar”, analizó Brawer.
2. Página/12 del 28 de marzo del 2008.
3. Ver Jacques Lacan, El Seminario: Libro 7, “La ética del psicoanálisis”, clase 15 “El goce de la transgresión” del 30 de marzo de 1960.
4. Diario La Nación, sábado 29 de marzo del 2008, página 22: “Lorena describió que a la escuela (...) concurren jóvenes de diferentes edades, algunos de 16 y 17 años y otros de 28 y 30 y que no todos van a estudiar: ‘Hay muchos que van a pasar el tiempo. Desde que comenzaron las clases, el 17 de marzo, hubo muchos incidentes’, dijo la compañera del muchacho asesinado”.
5. Sigmund Freud, “Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa”, en Obras Completas, A. E. tomo XI, pag. 181.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Silencio: esa puta soledad de la lengua 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Púberes en peligro   Saber hacer allì con lo imprevisto
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Kafka, la familia y el Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La gavilla de zombies asesinos y consumidores 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Realidades violentas: ¿contra los hijos o contra el Padre? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Cuatriciclos: papá ya no lo sabe todo 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El sexo del nombre o el nombre del sexo 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | “…Io antes de hablar, quesería decir algunas palabras”  
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Autismo ministerial 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Elección sexual: la ropa del síntoma 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Dos familias de locura 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | ¿Amor o crimen subjetivo? 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | El gobernante, la justicia y el pudor  
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Uno vuelve, entre el centro y la ausencia 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | ¿Testigo o superstite? 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presencia y ausencia del amigo 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Bisnieto de rabino, hijo de un psicoanalista 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Filicidio: niños liquidados 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La salud lacaniana: Del consumidor subsidiado a la responsabilidad subjetiva 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Violencia Rivas quiere ser mamá 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Entrevistas con padres  Qué hay para escuchar; qué hay para perder
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Japón: ética, arte y ultraje bajo el mismo cielo 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Patagones: El despertar de la primavera 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La mano del fantasma: entre Niñez y Adolescencia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Gordos: el reverso del yuppie 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Servicio cínico voluntario (o sobre la moral del bufón) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | El porvenir de la diferencia 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Fuego, responsabilidad y contingencia (o sobre el tabú de Cromañón) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Síntoma y pubertad  La latencia de que adolece todo significable
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | “Tratame bien”... o sobre la máscara y el nombre 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Hambre y amor 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los muros se hacen del lenguaje 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La "previa" y los semblantes 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Vacaciones: La invensión del regreso 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Decepción, vulnerabilidad e identificación en la adolescencia 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | La "vida inútil" del analista 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Apropiación, desamparo y transmisión simbólica 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La imagen del Otro 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Padre e hija: la filiación en el cuerpo  (una diferencia entre psicoanálisis y literatura)
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Salud Mental:  "Un quilombo de la puta madre"
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El juego de la transferencia  Estética o intemperie en el momento de concluir
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Viagra entre los jóvenes  Un tema para nunca acabar
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Un requiem de dulce de leche 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Freud: hacer algo con el nombre 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | El zapping de la memoria.  (o por qué le pegamos a los viejos)
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Cromañón: urgente una mujer 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | El secreto mafioso del síntoma 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | 2046: Fin del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | ¿De quién es el duelo?  Algo más sobre el caso de Romina Tejerina
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Cuando el arte no hace un lugar  (o sobre la noción de Hospitalidad del Síntoma)
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Cadáver exquisito 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Nota al pie: una perspectiva topológica del Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una peste que entra por los ojos  (reflexiones a partir de La Invención de Morel)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Caballeros Damas ¿La anatomía es el destino? 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El revo-ltril  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Los “nuevos síntomas”, de los analistas 

 

 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
» Fundación Foro
Primer Congreso Latinoamericano de DBT:   Terapia Dialectico Comportamental - 17 al 19 de mayo
 
» Fundación Foro
Psicoterapias cognitivas  últimas vacantes para los formación y cursos!
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Charlas de Abril y Mayo
 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL  Inicio 2018: martes 10 de abril, de 18.30 a 21.30 hs.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com