Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

Enigmas del "yo pienso"
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Cuando se examina la alternativa que Lacan forja –“O no pienso o no soy”–, para dar cuenta del proceso de alienación en el seminario La lógica del fantasma, es habitual que se preste una atención sumamente desigual a los verbos “pensar” y “ser”. El segundo ha merecido incluso la elaboración de un libro1; del primero se discute su eficacia, su lugar, las condiciones de su emergencia, pero jamás se intenta despejar qué es, en qué consiste.

Quizá por una razón: bajo el nombre de “pienso” se deslizan los enigmas del sujeto, del cual, todavía, tenemos una comprensión psicológica. Es propio de la psicología colocar al sujeto en primer o último término, sea como objeto determinado o como agente de determinación; si es objeto determinado, entonces invertimos el espiritualismo corriente pero seguimos prisioneros de su esquema binario2. En verdad, (y las letritas que usa Lacan deberían ya advertir sobre esto) el sujeto3 no es ni primero ni segundo: está en el medio, es un intervalo entre dos, que si se lo cuenta (es la paradoja de Lacan) ya no se lo cuenta porque lo que se cuenta es un significante y el sujeto, efecto del significante, no queda reducido a él. Ese medio sufre muchas transformaciones: pasa a los extremos, cae y así queda, por así decirlo, sin red, muy particularmente en la angustia, etc., pero lo esencial es que sólo aparece desapareciendo y en cualquier cuenta figura en alguna de las diversas formas de lo incontable: como excedente, como sitio de sustracción, como puro momento pathemático, es decir, sufriente.

¿Cómo entender así el “pienso”? Y aclaro: “pienso” es pensar en primera persona; yo pienso no es “pensamiento”, que equivale a representación o a significación, por la sencilla razón de que el “pensamiento” puede ser compartido por cualquiera que lo piense, mientras que el “pienso” es de aquel que cada vez dice yo. Además, no hay que confundir el hecho de pensar con decir “yo pienso”. Recanati tiene toda la razón cuando dice que el Cogito cartesiano, tan oscuro –Descartes no sabe ni qué es “pienso” ni qué es “soy”–, extrae su certeza de la imposibilidad de pensar su negación4, mas cabe (iba a decir “pensar”, ya se ve, el término es ineludible…) plantear ¿qué significa “pensar su negación”?5

(Y no basta decir que hablamos de la enunciación en tanto se opone al enunciado, porque, me temo, estas categorías aún no fueron despsicologizadas. El hecho de la enunciación es evidente, va de suyo, para un lingüista de la enunciación porque ellos suponen que se trata de la diferencia entre lo que se dice y lo que se quiere decir, y para nosotros, –es necesario argumentarlo, claro– lo que está en juego, desde el principio, es lo imposible de decir que engendra el sufrimiento del decir).

Empecemos por algo en apariencia simple: no tengo la menor idea de qué significa “pensar”, pero si alguien me interpela preguntándome en qué estoy pensando (y no es necesario que sea un analista, aunque siempre la presencia del Otro se insinúa cuando cualquiera nos interpela de tal forma) no cabe que le responda retrucándole con que no sé qué quiere decir pensar. Así como el verbo ser, en su extrema vaciedad produce efectos significantes, sobre todo en su función copulativa (¿cómo disociar los dos sentidos de “cópula”?), el verbo pensar (en primera persona, se entiende) instituye en el sujeto –que ha empezado su vida inconsciente nunca antes de que articule la primera persona– un efecto de resistencia, de reserva e incluso de reticencia.

En el circuito inaugurado por la interpelación “¿En qué pensás?” y en el cual tras un intervalo respondo “pienso A; o bien, no voy a decirte en qué estoy pensando”, es la negatividad, como posibilidad de decir que no, como posibilidad de rehusamiento, sea bajo la forma del no explícito o bajo la forma de la mentira (no conviene aislar el “yo pienso” del “yo miento”) la que instaura esa sombra del significante, ese intervalo entre las napas de condensación y de desplazamiento en que consiste el “pienso”. El pienso interrumpe el flujo significante, el pienso es pausa y también momento de espera, de espera sufriente de advenimiento de nuevos significantes, de tanteo y de vacilación entre constelaciones discursivas (Blanchot al cabo de un artículo sobre Artaud concluía con éste que pensar es sufrir).

Se suele decir (y con razón) que si antes de que me formulen la regla fundamental estaba dispuesto a decir qué pensaba, basta que se me la diga para que piensa en A y diga B. Es verdad, pero una verdad un poco pobre. En realidad, es imposible decir lo que se piensa; mientras pienso no estoy obligado a respetar la linealidad del signo, que es una camisa de fuerza que todo lo moldea, abrumadoramente. Y, sin embargo, esa camisa, al constreñirme al orden lineal, a decir una palabra tras otra, a interpolar las conexiones, las subordinaciones, las coordinaciones, a vigilar el nexo entre el antecedente y el consecuente, atender a los términos medios (es decir, a los enlaces, siempre tan difíciles) y a las declinaciones del final del párrafo, del capítulo, de la exposición oral, ya lo pensado de antemano está completamente subvertido, aunque sin ese pensamiento previo la máquina no se pone a andar o anda a los tumbos, sin corte, como en el flujo del esquizofrénico.

Los psicólogos de la introspección creían en un pensamiento puro, sin palabra, sin imagen, un puro pensamiento referido al objeto. Ignoraban el contexto del experimento: que el dedicado a pensar obedecía a una consigna y que luego debía protocolizar lo experimentado mientras meditaba. Desconocían, ellos y sus sujetos de experiencia, que en el instante en que creo pensar el objeto y sólo el objeto, cuando este último se ha tornado en apariencia transparente y el pensar es sólo ese hálito casi invisible que rodea lo pensado, es que la palabra reducida al estatuto de huella (o sea, el significante) ha establecido una suerte de recinto de represión el cual, metapsicológicamente, continúa obrando en esa (¿cómo llamarla?) sombra, en (para decirlo de otro modo, más alejado del teatro de las ideas platónico) esa nada, en esa pura negatividad no obstante esencial.

Quiero decir (pero esto requiere de un trabajo ulterior de explicitación) el no de la negatividad pertenece al discurso, al flujo significante como tal: pero la negatividad abandona el plano de la virtualidad sólo cuando el “yo” del “yo” pienso descubre su propio vacío y opera el pasaje del “no” a la “negatividad actual”.
El “pienso” es la negatividad en acto que vuelve a su estatuto de huella en el decir que necesariamente la traiciona.
“El decir que no”que viene del Otro se torna huella en el sujeto y siendo negatividad virtual se actualiza en el movimiento de nadificación que es el “yo pienso” para pasar al decir como su temblor indicial, como su vacilación crucial.
El “no pienso” como primer miembro de la alternativa alienante es instaurado (como repetición de una instauración originaria) por la consigna de la regla fundamental.


1. “Lo que Lacan dice del ser”, de François Balmes.
2. Al decirse, “no es el sujeto el que determina al significante sino al revés”, se coloca en el mismo plano al significante y el sujeto y así, con terminología lacaniana, se sigue en la psicología. ¿No lo determina?; claro que sí, pero de modo insuficiente; y éste es el comienzo del problema. La razón insuficiente del significante torna al sujeto, a cada uno de nosotros puestos en ajenidad próxima con respecto a nosotros mismos, en algo pathemático, en el sentido etimológico del término: pasión, sufrimiento, privado de verbalización y que por ello mismo llega a causar la emergencia de la palabra, del Verbo.
3. Es decir, sub-yectum, homólogo exacto de la famosa “sub-estancia”, algo a indagar y que no se resuelve con la simple mención de que está “debajo de” porque ése es el estatuto del supuesto: el supuesto que supone al sujeto ¿qué instaura? Desde luego, estas operaciones tienen su explicación, siempre y cuando procedamos a “desmontar” los mecanismos etimológicos, semánticos e históricos que se condensan en estas encrucijadas discursivas.
4. Recanati, François, La transparencia y la enunciación, Hachette, Buenos Aires, p. 169.
5. Recanati no resuelve el problema en su por lo demás excelente libro. Se limita, aquí y allá, a señalar que no habla de “representación mental” sino de representante y de representación: se mantiene, en una palabra, en el terreno del signo semántico, no el del semiótico, que es el de Saussure.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» Grama Editorial
Conocé las últimas novedades   Tienda on line y envíos a todo el mundo
 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com