Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Alfredo Eidelsztein
  Psicoanalista Didáctico
   
  Por Emilia Cueto
   
 

Bajo el título “Es un hecho: existe un nuevo psicoanálisis” publicado en la revista Imago-Agenda realizó una crítica a Jacques-Alain Miller y al psicoanálisis sustentado por él. Así por ejemplo, califica su lectura de evolucionista por la exagerada diacronía que presenta y la considera “notablemente kleiniana”. ¿En qué se basó para estas formulaciones?
Me parece que como nadie Miller llevó al máximo desarrollo el primero, segundo y tercer Lacan; o el primero y segundo Lacan. Pero eso es de muchos autores. Lo que hace Miller y por eso es evolucionista es tomar lo que cree que es el último Lacan, el goce, y desarrolla la teoría del goce de Lacan a partir de donde éste último la deja; esa forma de trabajar es evolucionista. Es lo mismo que hicieron Anna Freud y Melanie Klein con Freud. Al final de su enseñanza Freud deja dos grandes temas: las partes inconscientes del yo (él mismo dice que es lo que hay que seguir investigando) y los aspectos inconscientes de la pulsión. Anna Freud se dedica al yo y Melanie Klein a la pulsión. Son continuadoras de Freud y trabajan con la concepción de que el saber continúa, como si fuese una flecha desde su origen hacia el futuro. Se lo puede llamar la flecha del tiempo con una metáfora física. Lacan tiene otra forma epistemológica de encarar la estructura del saber en psicoanálisis, aunque puede estar equivocada, a mí me resulta muy interesante y es el retorno, no la continuación.

En francés retourne es darle la vuelta, pegar un tour. El tour de Francia es pegar una vuelta en bicicleta. Retourne es darle toda una vuelta. Lacan no se propone como continuador de Freud, se propone como lector en la medida en que dice o intenta decir de qué se trató todo el asunto freudiano, de que se trató el Campo Freudiano.
Considero que hay que hacer eso con Lacan, pero no volver a los orígenes de Lacan, si no pegar toda la vuelta y discutir concienzudamente qué propuso, cuál es la diferencia con Freud, qué hay de novedad, cómo eso incide en la clínica, qué cosas estuvieron contradictorias consigo mismas en el texto de Lacan, etc.
Miller tiene otra lectura más parecida a la de Anna Freud y Melanie Klein, que es continuar donde Lacan dejó, seguir de ahí en más, que es la teoría del goce. Es indudable que el concepto que está casi todo el tiempo en la boca de la mayoría de los psicoanalistas lacanianos es goce. Creo que es efecto de una posición epistemológica en torno a cómo se lee en psicoanálisis. Por ejemplo, con un paciente no se lee: eso lo dijo en la primera sesión, pero lo que dijo en la segunda sesión es mejor y lo que dijo en la tercera es superespectacular y hay que tomar lo que dijo en la cuarta. No es así, lo que dijo en la cuarta quizás haya que leerlo a partir de lo que dijo en la primera y lo que dijo en la primera con lo que dijo en la cuarta, se arma un bucle con el decir.

No se lee como flecha en el tiempo el texto de un paciente y creo que en psicoanálisis está la polémica de cómo se leen los textos, si como flecha del tiempo o como bucle. Pienso que Miller impuso un estilo de lectura que no es nuevo en psicoanálisis, es el propio de los continuadores de Freud que fue seguir donde Freud falleció, tomar su pluma caída, seguir sus líneas marcadas. Y digo que es kleiniano porque me parece que por su fuerte sostenimiento del goce como concepto central se emparienta mucho con la posición de Melanie Klein, que me parece interesantísima.
Sería muy bueno que los psicoanalistas lacanianos supiésemos Klein para darnos cuenta que mucho de lo que creemos que es ultralacaniano es ultrakleiniano, pero como no conocemos Klein no podemos saberlo. Klein tomó la vertiente pulsional en psicoanálisis de la forma más radical como aquello que está más allá de la simbolización y creo que en eso Miller la retoma muchísimo sabiéndolo o no; no me queda claro qué lectura tiene él de Melanie Klein. Seguramente la leyó, pero no se si la leyó extensamente, puntualmente, últimamente, originalmente. No lo se porque en sus textos no se nota.

Siguiendo a Lacan, usted amplía las pulsiones formuladas por él e incluye la pulsión respiratoria, ¿cuál es la novedad que aportan sus desarrollos?
Varias. Al menos le digo cuáles para mí. La primera fue salirme de la idea de que con pulsiones nosotros designamos un ser en sí real, que hay en el cuerpo cuatro cosas que son cuatro pulsiones; es falso, no existe eso. Freud fue hablando de pulsión por problemas que fue teniendo en la clínica con sus pacientes. Nosotros podemos ir designando los problemas clínicos tal como hicieron Freud y Lacan.
Es a partir de la práctica psicoanalítica y del conjunto de conceptos, que uno va estableciendo el valor de pulsión, no es algo que tiene el cuerpo biológico. Lo segundo, me parece indudable –lo dicen los libros– que hay un incremento del malestar corporal manifestado como crisis de angustia y la angustia está fuertemente ligada a la respiración; eso es Freud, eso es Lacan. Angustia quiere decir angosto, porque se angosta el canal respiratorio, la relación angustia-respiración está en el mismo término angustia. En alemán y en francés también, no es una característica del español.

Mi impresión es que hay todo un sector de la clínica que nos está reclamando que prestemos atención a las cuestiones respiratorias, porque el malestar está firmemente vinculándose a lo respiratorio, por cómo se está manifestando la angustia que está fuertemente asociada al cuerpo. En general, si la gente dice angustia señala el pecho, o un poquito más abajo, el plexo solar.
La clínica de las pulsiones no son las impulsiones, la clínica de las pulsiones son las neurosis de transferencia. Además, creo que hay una cuestión muy fuerte en Occidente de malestar respiratorio vinculado fuertemente a la presencia de la angustia y consideré que estaba bueno producir investigación, desarrollos, armar un equipo de trabajo como lo hicimos y favorecer la entrada de esa problemática en la clínica.
Como hay agujeros corporales, como hay activo pasivo, estrada y salida, inspirar aspirar, como hay un objeto que se puede delinear ahí: el espasmo. Como Lacan propone estudiar la erogeneidad respiratoria en Subversión del Sujeto; por todos los trabajos hechos por Freud tan erróneos respecto a la respiración, al decir que el hombre cuando se para se separa de los olores por la separación de la tierra –lo que él llama la “represión orgánica” –, me parecía que cabía que estas investigaciones fueran designadas “pulsión respiratoria”, me parecía que era epistémicamente adecuado y conveniente.

Según su criterio la concepción lacaniana de lo psicosmático es la que mejor se articula al conjunto de las nociones psicoanalíticas, sin embargo –señala– deja zonas imprecisas y oscuras, ¿cuáles son esas zonas?
Lo que sucede es que con psicosomático uno se refiere a tres cuestiones. Chiozza y toda esa gente se refieren a la interrelación psiquis-soma, primera cuestión. Groddeck, el del ello y todo lo que viene a partir de ahí, lo psicosomático. Hay otra relación que es la que nos interesa más a nosotros y es cómo lo psíquico incide en lo somático y después está la teoría de Lacan sobre lo psicosomático.
El psicosomático de Lacan es ultrarrestringido, porque para que sea psicosomático de Lacan y participe de la serie: debilidad mental y psicosis en el campo de la holofrase tiene que haber una discontinuidad en lo real del cuerpo. Tiene que haber una sustitución en lo real del cuerpo de la zona erógena, con lo cual tiene que haber corte. Ahora, cómo entender ese corte, en la úlcera gastroduodenal es obvio, en la colitis ulcerosa también, pero en el infarto que se presenta esa línea como si fuese una cicatriz (los médicos así lo dicen), ¿eso es un corte? Es muy complejo contestar por si o por no, darían ganas de decir que sí, entonces habría que hablar de una discontinuidad, el sujeto viene con las células de una forma y se produce una discontinuidad.

Esta diferencia o esta dificultad para establecer las diferencias, ¿que implicancias –si es que las hay– tiene en la clínica?
Podría variar el diagnóstico. Podría tratarse si o no de un caso de extracción del objeto a y toda la posibilidad del análisis estaría en juego. El analista va al lugar del objeto a; si no hay extracción del objeto a, si no está inscripta la pérdida y es algo que se puede perder o ganar en las circunstancias de la vida, hasta el diagnóstico varía. A partir de eso propongo trabajar en lugar de neurosis psicosis, con la clínica del intervalo y la clínica de la holofrase. Esta diferencia de la que estamos hablando nos dejaría muy dudosos respecto del diagnóstico. En ese sentido el diagnóstico es crucial para ver si el analista debe orientar su práctica hacia un psicoanálisis o hacia lo contrario de un psicoanálisis.

Sería lo que sitúa en Las estructuras clínicas a partir de Lacan como la puesta en funcionamiento del inconsciente. ¿Las herramientas con las que cuenta el analista en el caso de lo psicosomático serían las mismas que en el abordaje de las psicosis?
En el caso del campo de la holofrase, bajo distintas formas, no opera ni el inconsciente ni el deseo. Justamente para Lacan la psicosomática aparece cuando el ser hablante en cuestión encuentra el deseo del Otro. Es muy común que aparezca la psicosomática en un casamiento, ante la aparición de una mujer, la aparición de un hijo. Cuando aparece el deseo del Otro en vez de contar con la maquinita del inconsciente que empieza a producir lo que sería la respuesta desiderativa de uno, el deseo de uno es el deseo del Otro, en la psicosomática se responde con el agujero, con lo cual no se trabaja ni con inconsciente ni con el deseo como deseo del Otro. En el caso de la esquizofrenia lógicamente que la clínica tiende mucho más a recuperar el lazo social, a sostener lo poco que hay, en el caso de un paciente con una psicosomática en el sentido de Lacan habría que trabajar cómo podría reposicionarse ese sujeto frente a la aparición del deseo del Otro.

A partir de Lacan, usted ubica a la respuesta psicosomática en relación con la holofrase del lado de las psicosis y la debilidad mental. En la conferencia que diera Lacan en el año 1966 en Ginebra: “El síntoma”, al referirse al fenómeno psicosomático dice: “todo sucede como si algo estuviese escrito en el cuerpo, algo que nos es dado como un enigma”. ¿Nombrarlo de esta manera –como un enigma–, no lo ubicaría más del lado del síntoma y la interpretación?
No. Hay que revisar qué quiere decir Lacan con “escrito en el cuerpo”. Lacan explica que está escrito en el cuerpo como un cartouche. Hay una película japonesa hermosa que se llama Escrito en el cuerpo, no es así. Es como un cartouche –lo que sucede es que se lo tradujo de otra manera en castellano–, como una etiqueta. Cartouche es como se escribían en los jeroglíficos los nombres de las personas. Champollión, cuando empezó a descifrar jeroglíficos, fue porque encontró el nombre de Cleopatra y Ptolomeo, y lo descubrió porque estaban escritos adentro de un cartouche, como si fuese una etiqueta.
Lacan dice que el escrito en el cuerpo de la psicosomática primero corta, está escrito como corte no como parálisis. La parálisis histérica también está en el cuerpo, pero está en el cuerpo entre comillas, ya desde Freud sabemos que no es el cuerpo de la anatomía, en la psicosomática está en el cuerpo tridimensional, es un corte, la piel se va, aparece el agujero. Lo que está diciendo Lacan no es solamente que se corta la piel sino que además lo que se inscribe ahí es el nombre propio, con lo cual no es un síntoma conversivo. Es el nombre propio lo que se inscribe en la carne.

La versión de esta entrevista en www.elsigma.com

Alfredo Eidelsztein es psicoanalista. Autor de Modelos, esquemas y grafos en la enseñanza de Lacan, Manantial, 1992,; Las estructuras clínicas a partir de Lacan, vol. 1, Letra Viva, 2001; La pulsión respiratoria en psicoanálisis, Letra Viva, 2004; El grafo del deseo, Letra Viva, 2005.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Grama Editorial
Conocé las últimas novedades   Tienda on line y envíos a todo el mundo
 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com