Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   El Nuevo Padre

Del padre y de otras viejas novedades
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 

Hace tiempo que se habla de los llamados nuevos síntomas inconscientes, sin que se diferencie conducta de síntoma y síntoma de estructura; también se habla (y mucho) de nuevas formas de la paternidad, sin que se diferencien los cambios cualitativos de los cuantitativos.
El psicoanálisis, que durante décadas ignoró la sociología y la historia, al punto de considerar ambos vocablos como índices del rechazo al inconsciente, quizá por efecto de la crisis de credibilidad y también por el estrechamiento del mercado (por todos lados hay demasiada oferta psi, la que incluso para Argentina es demasiada…), sin dejar de lado la competencia de las “terapias alternativas” y el agotamiento1 de la producción de los psicoanalistas, empeñados en reproducir en serie las mismas consignas, monótona, rotativamente, termina por descubrir la historia y la sociología en la más burda de las perspectivas: según el eje mítico que quiere que todo marche desde la plenitud –y la plenitud es, por supuesto, el lugar y el tiempo de los fundadores– hasta la decadencia y finalmente el derrumbe: derrumbe del padre, derrumbe de la transferencia. Todos los derrumbes se anuncian, esperpénticamente, incluso el de la desdicha ideología que nos anuncia la sustitución del orden del deseo por el supuesto orden del goce, ese goce que en manos de algunos termina por parecerse a una sustancia ubicua, mesmérica, una suerte de miasma que corroe al hombre desde adentro; con lo que se termina por instaurar un habla bárbara que ignora que el goce, o es el límite del deseo o nada es, salvo una estúpida palabreja apta para todo. ¿Y entonces?

¿Es preciso recordar que el padre caído no es una contingencia actual sino una dimensión inherente a la concepción misma del psicoanálisis, porque marca la distancia entre el padre al que llamaré civil, para evitar equívocos2, y el padre de la genealogía, que no es un padre sino el padre, el núcleo a la vez retórico y mítico de la imputación de la función fálica? Ahora bien, sin esta diplopia, sin esta escisión, que es en verdad una escisión enigmática, no hay psicoanálisis posible. La simple diplopia se ha dado siempre; es cierto: siempre ha habido una función y un agente que no se confundía con ella; empero, lo característico de la época del psicoanálisis –esa época que si queremos datarla históricamente y para la Europa Occidental en primer lugar, no es anterior al último tercio del siglo XVIII y alcanza su culminación en el momento del inicio de la producción freudiana3–, consiste en que hay una distancia radical e insuprimible entre el agente de la función y la propia función que se ha vuelto, en la experiencia de cada cual, profundamente equívoca y enigmática, al punto que llamarla tranquilizadoramente “función”, como si se tratase de un vocablo matemático, oculta que esta constelación, como prefiero denominarla, tiene que ser constantemente reconstruida, de la misma manera que los personajes de Kafka (un autor que representa de manera eminente nuestra época, la época del psicoanálisis) bucean desesperadamente para hallar los caminos de la Ley, inciertos, lejanos, casi en fuga, mientras un agente de la ley caído, tomado entre la impotencia y la imposibilidad, no acierta con claridad a saber dónde ubicarse y termina por oscilar entre el patetismo y la comicidad, como tantos personajes de las novelas francesas (Papá Goriot de Balzac lo es por antonomasia) que solía leer y a veces citaba el propio Freud.

¿Qué era el padre antes, digamos qué era el padre de la autoridad? Aquel que se acoplaba de manera resuelta y sin vacilación al padre genealógico, a la figura del padre construido según el modelo cristiano (el lento y doloroso eclipse de Dios no es sino la contracara “trascendente” de este proceso, así como el movimiento pre-romántico alemán conocido como Sturm und Drang es un síntoma, en el declinar del siglo XVIII, del tumulto y la tempestad en la esfera de la paternidad) y se limitaba (o eso creía) a transmitir fiel y tradicionalmente sus consignas, valores, órdenes4.
No ignoro los cambios de los últimos años: los reclamos de gays y lesbianas, la inseminación artificial y sus efectos psíquicos, el eclipse de la patria potestad excluyente del hombre, las confusiones que genera la creciente ola de histeria masculina, y este modo tan peculiar de estos años –los años del mundo del espectáculo – en que los hombres adquieren cuerpo de un modo tan diverso al de décadas atrás.
Sin embargo, estos años implican la acentuación cuantitativa de un factor cuyos rasgos fundamentales ya están presentes en los padres freudianos, quiero decir, en los padres de sus histéricas, en los hombres obsesivos de insatisfechas mujeres histéricas y de hijas idem.

El padre freudiano, el padre del malestar en la cultura, ese padre que se interroga atravesado por la angustia (y también por la cobardía), ha descubierto la fragilidad de la ley y ha transmitido a su hijo un nudo de impotencias pero también de posibilidades: cuando la ley se torna enigmática es preciso y urgente comenzar a interpretarla y allí el intérprete descubre, en las hilachas de la ley, en sus inconsistencias, las posibilidades de invención que, claro, el mismo malestar que es, simultáneamente, neurosis y protesta contra ella, no deja a la vez de reprimir y de estimular.
Al revés, tenemos los analistas experiencias aleccionadoras de quienes descienden de familias japonesas y turcas muy replegadas en la tradición: con frecuencia, con una frecuencia llamativa, suelen detenerse ante la crítica al padre, ese padre civil, padre de la realidad que, en algún punto no demasiado lejano de las cadenas asociativas, prohibe a rajatabla que se vaya contra él: ¿cómo avanzar toda vez que la ley no es una ley escindida sino una potencia imaginariamente dotada de la capacidad de enmudecer al comulgante? En ese instante el síntoma se torna inhibición y la prosecución del análisis se vuelve casi imposible.
En la base misma de las “novedades” existen confusiones teóricas que es preciso despejar. Las denominadas “nuevas patologías” pululan porque se confunde la psicopatología psicoanalítica con taxonomías de conductas y de actitudes; así, un acuerdo tácito sobre ello permite que algunos repudien la dimensión psicopatológica y otros se entreguen a la búsqueda de nuevos “cuadros”.

Los que plantean la búsqueda de “estructuras de borde”, empeñados en hallar nuevas formas de tratamiento, terminan reviviendo antiguos modos del maternazgo matizados con caricaturas del paternalismo; ellos descuidan que las estructuras son, antes que nada, discursos, formas retóricas de interlocución con la ley, degradada en la perversión, rechazada en la psicosis; razón por la cual el mentado “borde” consiste, a los sumo, en la superficie de inhibición que no puede elevarse a la transferencia por no estar sostenida en la trama que oscila entre el síntoma que realiza el fantasma y la angustia que hace del objeto parcial un puro vacío.
Por otra parte, la atropellada superposición de la paternidad –que se sostiene en la posibilidad de orientar fálicamente el deseo–, con la autoridad, que es una instancia a la vez moral y jurídica, y que por lo tanto pertenece más a las costumbres que al dominio del inconsciente, lleva a creer que la efectiva pérdida de autoridad del padre civil es sinónimo de caída e incluso de eliminación de la función paterna; de otro lado, y ya en el extremo del formalismo la confusión de la paternidad con el S (Ø), es decir, con el significante de la falta de significante, nos conduce a una encerrona.

Si identifico el nombre del padre con el S (Ø), libero al padre de su “decadencia”, pero al precio de eliminar junto con el problema la misma noción: ¿Alguien podría llamar al S (Ø) o reconocerse deudor de él?
Tener autoridad implica tener poder de obligar a cumplir un mandato, sea por vía de jurisdicción, de mando, de sugestión e incluso de patria potestad.
Esa autoridad del padre civil no ha cesado de caer en las últimas décadas, es verdad; pero ¿podemos reducir la función paterna a tal registro, más cercano al orden familiar que al orden inconsciente? ¿No nos precipitamos en esa mezcla de periodismo de divulgación y de crónica de costumbres que se disfraza de psicoanálisis para ocultar el malhumor nostálgico, conservador y ridículo de algunos “comunicadores psi”?
Sabemos (cuanto menos sabemos esto) que el deseo carece de teleología y fuera del circuito pulsional se transforma en algo loco, intramitable; es precisamente su orientación fálica la que lo inscribe en la serie metafórica ligada a las pulsiones parciales y por lo tanto al fantasma.

Allí, sólo allí, es decisiva la palabra interpretadora de un padre que interroga el sitio de su deuda simbólica para transmitir al hijo (haciéndolo gracias a la mediación materna) el excedente significante que inscribe la apertura deseante como apertura a un nuevo objeto libidinal. Es cuestión de excedente antes que de autoridad; o en todo caso, es la autoridad del plus, esa autoridad que brilla incluso en el reproche –“Padre mío, ¿no ves que estoy ardiendo?”–, no la de la obligación, la que se inscribe entre el Super-Yo y los ideales en ese punto donde ambas instancias vienen a confluir.
Aquí también se impone una nueva distinción: entre padre y madre la relación decisiva no es la de jerarquía, sino la de antisimetría.

La jerarquía, hace rato en declive, incluso en el tiempo que florecía la piadosa comedia – “Ahora vas a ver, cuando venga tu padre…”–, es una cosa enteramente distinta de la asimetría que preserva una oposición real entre padre y madre, esa oposición que anuncia lo inconmensurable de la relación entre los sexos, y que la antigua y mítica diferenciación entre una fuerza de atracción y de cercanía (digamos, la materna) y otra que conserva la distancia en y por el rechazo, ligada profundamente a lo que Freud en el artículo sobre la negación denominó Ausstossung, (digamos, la paterna5), consigue expresar de un modo sin duda insuperable.
No cabe la menor duda de que los discursos niveladores propios de la modernidad, intensificados en la llamada “posmodernidad”, entran en colisión con la asimetría de los sexos, pero ello no es prueba de “decadencia”; al fin de cuentas mientras mayores antagonismos existan entre las esferas culturales que reclaman la pertenencia o adhesión de cada cual, mayores son las posibilidades de desarrollo del sujeto, como lo prueba la historia de la modernidad.
Desde luego, nadie sabe ni podría saber si esta antisimetría se mantendrá y por cuanto tiempo; sin embargo, la actitud petrificada de los que muestran las novedades para denunciar el abismo o (lo que en definitiva es lo mismo) la de quienes las exhiben para anunciar el progreso sexual, que creen posible, es sí síntoma de efectiva decadencia intelectual.



1. Ese agotamiento reduce el ámbito de la transferencia. Tiempo atrás, cuando vino al país el filósofo Badiou, en sus conferencias los psicoanalistas terminaban preguntándole sobre la conducción de la cura; él se limitaba a decirles que no era psicoanalista sino filósofo. Pero claro: cuando faltan maestros, los llamados “psicoanalistas en formación” interrogan a quien en el terreno de las humanidades se atreva a hablar en nombre propio.
Esta ausencia de la primera persona también se nota (y mucho) afuera de la corporación; es una de las razones de que el psicoanalista sea un personaje poco creíble; por cierto, hay otras que no son imputables al psicoanálisis sino a las resistencias que forzosamente provoca.
2. Me refiero al padre real, término con el que Lacan designó inicialmente al padre de la realidad, y que luego adquirió el estatuto del padre imposible, es decir, el padre de la horda.
3. No estoy diciendo que primero está la época y luego ésta genera el psicoanálisis; más bien habría que decir que una vez aparecido el psicoanálisis, éste puede reconstruir su propia genealogía. “Pronosticar” el psicoanálisis una vez que éste ha nacido, implica ignorar que el psicoanálisis (y en general cualquier obra de creación cultural) no era necesario.
4. Desde luego, esta oposición es un tipo ideal en el sentido de Max Weber: recoge algunos rasgos empíricos y los eleva a su máxima pureza para poder luego comprender la realidad histórica.
5. Creo que el lazo entre la fuerza de rechazo y la paternidad es estrecho e incluso indisociable.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com