Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Colaboración

Viagra entre los jóvenes
  Un tema para nunca acabar
   
  Por Sergio Zabalza
   
 
No sabemos en qué piensa Andrés Calamaro cuando canta “… estás mojado, ya no te quiero…”, pero cierto es que la frase pareciera conjurar el temor que todo varón padece a la impotencia propia del momento después.
Por lo demás, cada cual tiene su rebusque. En El lado oscuro del corazón –aquella recordada película de Subiela–, Darío Grandinetti apretaba el mágico botón con que hacía desa-parecer a su ocasional compañera; testigo de la desazón que invadía al protagonista después del coito.

En efecto, tan pronto como desagota, el hombre se agota. Dramática escena donde deseo y amor –Eros y Agape– quedan escindidos en una encrucijada tan padeciente para ella como angustiosa para él, quien frente “a vos que estás tan blanca” ya no puede decir: “Tengo un cohete en el pantalón”.
Los psicoanalistas decimos que la eyaculación precoz consiste en una identificación narcisista1 con el partenaire. En otras palabras: la incertidumbre respecto al papel que juego en el deseo de ella hace que –por identificarme a su falta– tape con mi orgasmo el fecundo enigma que alimenta el erotismo hasta que así... termino yéndome.

Los hombres siempre nos vamos, al trabajo, a la taberna, al partido, a la guerra, a la sábana. Siempre ubicamos alguna excusa para escapar de la incertidumbre respecto al deseo del Otro que nos tortura. “¿Qué me quiere?” retumba en nuestra coraza machista ahogando las palabras que ellas tanto aman y esperan.
Cierto es que la clínica muestra que la mujer goza más allá del hombre. No somos tan importantes. ¡Ay! Esta prescindibilidad ya es demasiado. Mejor quejarse: “La otra noche te esperé bajo la lluvia dos horas, mil horas” (Bueno, ¿para qué te quedaste, no?)

Pero el desencuentro temporal también puede ser una oportunidad. No debe ser casualidad que apelemos a letras y melodías para bordear esta síncopa amorosa que desde siempre hace cantar a los poetas. La cópula perfecta es tan imposible como propiciatoria cuando, de la ilusión adolescente, logramos pasar al enigma que motoriza nuestro deseo. Así, cuando Fito canta “el amor después del amor” evoca una dimensión –que por ir más allá de la mera ilusión narcisista– hace de la diferencia en tanto tal, el verdadero objeto de amor.

Amar al otro en su singularidad supone descentrarse de la compulsión a la completud, ésa que –por no saber esperar– seca las palabras y moja los pantalones.
Sin embargo –como si fuera un tema de nunca acabar– la ciencia al servicio del mercado no cesa de ofertar los objetos con que alimentar la ilusión de vivir sin perder nada. En efecto, actualmente circula entre los jóvenes la por demás insólita costumbre de consumir Viagra. Cuando se los interroga respecto a qué motiva hábito tan sorprendente, suelen responder: Se trata de no perder tiempo, apenas te tocan... ya estás de nuevo.
He allí, de no perder se trata. Vemos que la actual subjetividad apunta a un ethos tan individualista como eficiente. Ya no se trata del enigma que genera el deseo del Otro, sino de la certeza en una respuesta automática e in-falible. Cuando no se puede perder, no son únicamente las arrugas del rostro las que no se toleran.

Por no ser amor de lo bello sino de generación en lo bello2, el impulso erótico no abreva de objeto actualizado alguno sino de su constitutiva carencia. De esta manera, si –tal como señala Bauman apoyándose en Levinas– “Eros ‘es una relación con la alteridad, con el misterio, es decir con el futuro...’”3: ¿qué chance puede tener el deseo en una sociedad que hace un culto del control y la certidumbre de satisfacción?
Por lo pronto, si de abandonar la ilusión adolescente se trata, el actual estado de cosas arroja la paradoja de contar con un ejército de machos –algunos ya no tan jovencitos– que por tenerla tan dura nunca acaban de hacerse hombres. 

1. Jacques Lacan, “Función y campo de la palabra”, en Escritos 1, pag. 240.
2. Platón, El Banquete, 206c.
3. Emmanuel Levinas, Le Tempe et L´autre, París, Presses Universitaire de France, 1991, pp. 81 y 78 en Zigmunt Bauman, Amor líquido, México, FCE. , 2005, pag. 22.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | Silencio: esa puta soledad de la lengua 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | Púberes en peligro   Saber hacer allì con lo imprevisto
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | Kafka, la familia y el Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | La gavilla de zombies asesinos y consumidores 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Realidades violentas: ¿contra los hijos o contra el Padre? 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Cuatriciclos: papá ya no lo sabe todo 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | El sexo del nombre o el nombre del sexo 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | “…Io antes de hablar, quesería decir algunas palabras”  
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | Autismo ministerial 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Elección sexual: la ropa del síntoma 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Dos familias de locura 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | ¿Amor o crimen subjetivo? 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | El gobernante, la justicia y el pudor  
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Uno vuelve, entre el centro y la ausencia 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | ¿Testigo o superstite? 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Presencia y ausencia del amigo 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Bisnieto de rabino, hijo de un psicoanalista 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Filicidio: niños liquidados 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | La salud lacaniana: Del consumidor subsidiado a la responsabilidad subjetiva 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | Violencia Rivas quiere ser mamá 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | Entrevistas con padres  Qué hay para escuchar; qué hay para perder
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Japón: ética, arte y ultraje bajo el mismo cielo 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Patagones: El despertar de la primavera 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | La mano del fantasma: entre Niñez y Adolescencia 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Gordos: el reverso del yuppie 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Servicio cínico voluntario (o sobre la moral del bufón) 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | El porvenir de la diferencia 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Fuego, responsabilidad y contingencia (o sobre el tabú de Cromañón) 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Síntoma y pubertad  La latencia de que adolece todo significable
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | “Tratame bien”... o sobre la máscara y el nombre 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Hambre y amor 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Los muros se hacen del lenguaje 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La "previa" y los semblantes 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Vacaciones: La invensión del regreso 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Decepción, vulnerabilidad e identificación en la adolescencia 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | La "vida inútil" del analista 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Apropiación, desamparo y transmisión simbólica 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La imagen del Otro 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Pasar el tiempo en Gesell  (o sobre la declinación del prójimo)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Padre e hija: la filiación en el cuerpo  (una diferencia entre psicoanálisis y literatura)
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | Salud Mental:  "Un quilombo de la puta madre"
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El juego de la transferencia  Estética o intemperie en el momento de concluir
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Un requiem de dulce de leche 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Freud: hacer algo con el nombre 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | El zapping de la memoria.  (o por qué le pegamos a los viejos)
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Cromañón: urgente una mujer 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | El secreto mafioso del síntoma 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | 2046: Fin del psicoanálisis 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | ¿De quién es el duelo?  Algo más sobre el caso de Romina Tejerina
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Cuando el arte no hace un lugar  (o sobre la noción de Hospitalidad del Síntoma)
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | Cadáver exquisito 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Nota al pie: una perspectiva topológica del Hospital de Día 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Una peste que entra por los ojos  (reflexiones a partir de La Invención de Morel)
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Caballeros Damas ¿La anatomía es el destino? 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | El revo-ltril  
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Los “nuevos síntomas”, de los analistas 

 

 
» Fundación Foro
Charla Gratuita sobre Inserción Laboral para profesionales de la Salud  charlas en Octubre
 
» Centro Dos
Seminario 7 de Jacques Lacan  viernes de 14 a 15:30hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
SEMINARIOS DE PSICOANÁLISIS   Comienzan en Octubre
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com