Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Clínica de las discapacidades

Imágenes y vida onírica en ciegos (congénitos)
  Por Cristina Oyarzabal
   
 
—Señorita, imagínese un cubo.
—Lo veo.
—Imagine un punto en el centro del cubo.
—Ya está.
—Trace líneas rectas desde ese punto a los ángulos; entonces, habrá dividido el cubo...
—En seis pirámides iguales –agregó–, cada una de ellas con las mismas caras, la base del cubo y la mitad de su altura.
—Es cierto, pero ¿cómo lo vio?
—En mi cabeza, como usted.

Diderot. (Carta sobre Ciegos para uso de los que ven)

Significante metafórico de las innombrables formas de la estupidez, la ceguera expresa el “cegamiento”, la vanidad. Para las lenguas antiguas como para las lenguas vivas simboliza debilidades físicas y psíquicas. La semántica indoeuropea se refiere a la “privación de la luz”. También alude a la sombra. Ambivalencia (entre luz y oscuridad) que “atenúa” la ceguera.
¿Qué profundidades evoca que hasta su nominación parece haber sido un atrevimiento de la lengua que la presenta como simple “emborronamiento” de la visión?

Para la lengua griega una idea inicial de humo se liga a raíces de palabras que dan lugar a ciego, ahumar y además, están en el origen de vocablos sobre la oscuridad, tanto del espíritu como del cuerpo. Ideas de polvo, humo, suciedad y mancha forman una red semántica articulada a expresiones sobre la noche, el negro y el espanto.
Sin embargo, la oscuridad no siempre está presente en el mundo de los ciegos. Una joven, ciega congénita, imagina personas rubias o morenas por el sonido de sus voces. Otra, ciega desde niña, sostiene que llamar oscuro a su mundo no es real: ella ve... “nada”. Es una sensación –dice– imposible de explicar.
La muchacha ciega imagina el cubo que Diderot le sugiere. Él confiesa no comprender cómo la joven representa cosas en su cabeza sin colorear.
¿Qué es la imaginación de un ciego, cómo sueña, cómo construye el espacio si jamás tuvo experiencia de lo visible? No pretendo abarcar todo el campo de este enigma. Sólo intentaré una aproximación a la óptica de los ciegos congénitos.

Diderot escribe Carta... en 1749. El interés de los filósofos por la mentalidad de los ciegos no es humanitario sino abstracto y central en toda teoría del conocimiento: el pasaje de la sensación al juicio. Procuran resolverlo investigando las reacciones de un ciego que recuperase la vista.
Anteriormente, en 1700, Molineux propone que supongamos a un ciego de nacimiento (ahora, hombre adulto), al cual se le haya enseñado a distinguir por el tacto un cubo y una esfera del mismo metal e igual volumen, de modo que cuando los tocara pudiera decir cuál es el cubo y cuál la esfera. El ciego que llegase a ver ¿podría diferenciarlos pero sin tocarlos? Expone el problema a Locke. Sostiene como Molineaux que el ciego no los distinguiría por­que no sabe –todavía– que aquello que afecta su tacto de tal o cual manera debe impresionar a sus ojos de tal o cual modo. En contraposición, Condillac intenta demostrar que si el ciego de nacimiento logra ver, discernirá cuerpos y figuras. Si su juicio vacila se deberá a razones metafísicas.

Planteo a una joven ciega de nacimiento la hipótesis de Molineaux. Me sorprende su categórica respuesta: ¡No! –dice– Sería incapaz de distinguir un cubo y una esfera por la vista. ¿Por qué? –le pregunto–... Porque no sé qué es ver.
Según Diderot ambas posiciones tienen parte de razón. Sin embargo, opina que hará falta tiempo para que el ojo se vuelva experto. Tales deducciones se basan en las experiencias de Cheselden. El joven (a quien ese cirujano le extirpó las cataratas) no distinguió tamaños, distancias ni situaciones; motivo por el cual anduvo a tientas durante meses. Tenía todos los objetos “aplicados” en los ojos. Le hicieron falta muchas experiencias para comprobar que la pintura era una representación. Al estirar sus manos hacia lo que veía quedó sorprendido al encontrar un plano unido sin ninguna saliente. Preguntó ¿qué era lo engañoso: el tacto o la vista?

Dos siglos y medio después, se comprueba que aquellos ciegos de nacimiento que logran ver, sufren dificultades radicales al encontrarse inmersos en un mundo de apariencias. El concepto de “apariencia” no posee analogía con los demás sentidos.
Volvamos a Diderot. En su Carta... nos habla de Saunderson (1682) –ciego de nacimiento–. Pronuncia discursos sobre la luz, los fenómenos del arco iris. Explica la teoría de la visión.
¿Qué son para nuestro ciego los ojos? “Un órgano –responde– sobre el cual el aire produce el efecto de mi bastón sobre mi mano. Tan cierto es que cuando coloco mi mano entre sus ojos y un objeto, mi mano está presente ante ustedes, pero el objeto está ausente” “Sería mejor... que perfeccionaran en mí el órgano que tengo antes que concederme el que me falta”.

Dos siglos más tarde Lacan nos propone leer la Carta... En el ámbito de lo geometral, la luz parece –a primera vista– darnos el hilo. En efecto, ese hilo nos une a cada punto del objeto. Ahora bien, la luz se propaga en línea recta. Pero, el hilo no necesita de la luz, sólo necesita estar tenso. Por eso, el ciego puede seguir nuestras demostraciones. Le hacemos palpar, por ejemplo, un objeto de una altura determinada, le hacemos seguir el hilo y le enseñaremos a distinguir con la punta de los dedos en una superficie, una determinada configuración que reproduce la demarcación de las imágenes, exactamente, como en óptica pura imaginamos las correspondencias entre puntos en el espacio. Esto equivale a situar dos puntos en un sólo hilo.

Diderot sostiene que el ciego supone un rayo de luz como un hilo elástico y delgado o como una serie de corpúsculos que golpean nuestros ojos a una velocidad increíble y calcula en consecuencia. El paso de la física a la geometría se ha realizado y la cuestión se vuelve puramente matemática. Sin embargo, piensa que el ciego no imagina, porque para ello –dice– es preciso pintar un fondo destacando puntos, asignándoles un color diferente. Si les otorgamos el mismo color que al fondo se confunden y la figura desaparece. Si la figura desaparece ¿cómo pensar la vida onírica de los ciegos?
En La Interpretación de los Sueños, Freud describe el miramiento por la figurabilidad dentro del peculiar material psíquico de que se sirve el sueño que consta, la más de las veces, de imágenes visuales. También –señala– hay sueños compuestos sólo por pensamientos.

¿Deberíamos pensar que los sueños de los ciegos no pasan por la transmudación de la representación a una imagen sensible que, simplemente, son pensados como suelen serlo en la vigilia? Conozco ciegos que habiendo perdido la vista en la niñez sueñan visualmente. Algunos ciegos recientes sueñan con colores vivaces, casi irreales mientras que colores e imágenes van desdibujándose para otros. Una mujer, que perdió la vista siendo adolescente, se mira en la escena del sueño pero se sueña “ciega”.
El enigma lo ofrecen los ciegos congénitos.

¿Cómo sueñan? –pregunto a un grupo de jóvenes–. Con el sonido del tren, con mi cuerpo en movimiento –contesta uno–. Con olores, con la suavidad o la aspereza de algo –responde otro–. No sé por qué siempre sueño que estoy en casa de mamá y no en la mía –dice una muchacha–. ¿Cómo te das cuenta? Porque mi departamento es pequeño, en seguida lo recorro, en cambio su casa tiene muchas habitaciones, un patio grande.
250 años después de aquellos planteos filosóficos, ¿qué dice la ciencia? Hay opiniones divididas. En 1969, Cuatrecasas (neurobiólogo) define al hombre como un animal geométrico gracias a la función visual. Respecto del ciego de nacimiento, sostiene que sólo carece de referentes externos tal como la visión de los colores: matización de las imágenes que no resulta indispensable para su percepción. La elaboración de imágenes es función de la más alta esfera sensorial óptica autónoma del órgano.

El desconocimiento de las funciones ópticas corticales y subcorticales es lo que ha llevado a algunos autores a sostener que los ciegos no conciben el mundo en forma semejante a quienes ven porque sólo tendrían acceso al concepto de un espacio táctil. Sin embargo, tal suplencia es parcial. Las percepciones táctiles se desprenden de sus caracteres específicos (presión, temperatura, movimiento, etc.) al ser centralizadas e interpretadas por el sistema nervioso dejando la sensación de forma, espacio, que los centros corticales transforman en sensaciones espaciales. Es indudable que existe una percepción de la espacialidad a la que concurren además de la visión diferentes sentidos, especialmente el tacto y el sentido kinestésico pero no determinan por sí mismos la percepción del espacio.

El ciego –aclara Lacan– opera con la visión geometral, es decir, la visión situada en un espacio que no es, en su esencia, lo visual. Nos recuerda que en la misma época en que la meditación cartesiana inaugura la función del sujeto se desarrolla una dimensión de la óptica que, para distinguirla, llamó geometral. Es una óptica que está al alcance de los ciegos. La perspectiva geometral es asunto de demarcación del espacio, no de la vista. El ciego puede concebir que el espacio puede percibirse a distancia y simultáneamente. Le basta aprehender una función temporal: la instantaneidad.
En las antípodas, Valvo (oftalmólogo) sostiene que el ciego congénito no logra una percepción simultánea del mundo. Lo construye a partir de secuencias de impresiones táctiles, auditivas, olfativas. Su universo es temporal.

Volvamos al joven paciente de Cheselden que luego de ser operado de cataratas anduvo “a ciegas” durante meses. Dos siglos más tarde, los pacientes descritos en la literatura sobre el tema se han encontrado, tras la operación, con grandes dificultades para percibir el espacio y la distancia1: Tres pacientes –que vivieron aproximadamente cincuenta años de sus vidas como ciegos– lograron ver.
Al poco tiempo de ser operado un paciente visita un museo de ciencias. Fue interesante su reacción ante una pieza exhibida en una vitrina. Le pidieron que diga qué había allí. No pudo. Luego, se le permitió tocarla. El resultado fue asombroso. Cerró los ojos, la recorrió ávidamente con los dedos. Retrocedió un poco, los abrió y dijo: “Ahora que la he tocado, puedo verla”.

Cuando le quitaron los vendajes, otro paciente oyó una voz. Se volvió hacia la fuente del sonido y vio una “mancha”. Comprendió que era una cara. Se dio cuenta de que eso era una cara pues sabía que las voces procedían de las caras. No percibía profundidades ni distancias: las luces de las calles eran manchas luminosas pegadas a los cristales de las ventanas. Antes de la operación tenía una idea distinta del espacio: si había un obstáculo, éste acontecía luego de cierto tiempo al que estaba acostumbrado. Aún, después de muchos meses, tropezaba, pues no podía coordinar las sensaciones visuales con la velocidad de su paso.
El tercer paciente se desorientaba sin su bastón: las superficies u objetos le parecían amenazantes, como si estuvieran encima de él, cuando de hecho estaban alejados. Lo desconcertaba su propia sombra (la noción de sombras, de objetos bloqueando la luz le dejaba perplejo) y se detenía o intentaba pasar por encima. Las escaleras (particularmente riesgosas) no aparecían como objetos concretos en un espacio tridimensional sino como confusas superficies planas de líneas paralelas y líneas que se entrecruzaban.

¿Qué sucedía con las formas? Al principio habían sido incapaces de reconocerlas visualmente, ni siquiera formas simples como un cuadrado o un círculo, que reconocían rápidamente al tacto. Tocar un cuadrado no se correspondía con ver un cuadrado. Esa fue la respuesta a la pregunta de Molineaux. Tal como Berkeley había anticipado, estos sujetos sólo comprendían lo que veían en la medida en que eran capaces de relacionar las experiencias visuales y las táctiles. Lo mismo había ocurrido en los doscientos cincuenta años transcurridos desde la operación de Cheselden: casi todos habían experimentado la más profunda y lockeana perplejidad. 

Bibliografía
Bril, J.: “Ascendencia indoeuropea de los vocabularios relativos a sombra y ceguera”. Entre dos mundos. Revista de traducción sobre discapacidad visual. N° 27, publicación cuatrimestral de la O.N.C.E. (Organización Nacional de los Ciegos de España), Madrid, 2005, págs .37-46.
Diderot, D.: Carta sobre Ciegos para uso de los que ven. Editorial El cuenco de plata, Buenos Aires, 2005.
Freud, S.: La interpretación de los sueños. Volumen V. Amorrortu, Buenos Aires, 1994, págs. 349-350.
Lacan, J.: Seminario 11. Paidos. Buenos Aires, 1991, págs.99-102.
Sacks, O.: Un antropólogo en Marte Editorial Anagrama, Barcelona, 1997.
1. Oliver Sacks Un antropólogo en Marte.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | El árbol de Navidad  (recuerdos de un niño ciego)
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Niños ciegos: intervenciones tempranas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Niños con déficits múltiples ¿Un límite para el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Torcer el destino  ¿El nacido ciego está destinado a vivir en la oscuridad, en un mundo de tinieblas?

 

 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» AEAPG
La experiencia de y con Françoise Dolto - Seminario a distancia  comienza 21 de junio
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com