Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
En un texto de crítica a Freud, titulado Espéculo de la otra mujer, tan lúcido en las críticas como ciego con respecto a sus propios fundamentos, Luce Irigaray encabeza la obra con la siguiente frase aforística: “El punto ciego de un viejo sueño de simetría”.
Es una afirmación de la que podemos partir.

Tanto entre los pitagóricos (una escuela de pensamiento que empezó seis siglos antes de Cristo) como entre los chinos, que oponían dos principios cósmicos, Yin y Yang, el principio femenino se integra en una serie de diez oposiciones binarias que organizan el cosmos en una totalidad perfectamente simétrica: el hombre está del lado impar1 y por lo tanto limitado, la mujer del lado par (¿especular?) e ilimitado. La mujer es plural, el hombre uno; la mujer está del lado izquierdo del universo, el hombre del derecho2; el hombre reposa, la mujer está en movimiento; etc., etc.
Esta tabla le otorga al hombre el dominio en todos los terrenos; sin embargo, sin feminidad no habría universo, es decir, no habría totalidad alguna. Para que exista totalidad es preciso integrar a una serie de elementos positivos marcados por un signo + su reverso que son esos mismos elementos negados: –. Nada queda fuera.
La totalidad reduce la feminidad a elemento de la oposición simétrica.

Aquí es menester introducir dos diferencias constantemente pasadas por alto.
La primera refiere a la relación entre los sexos, contemplada desde el ángulo ideológico-político; la segunda, a la diferencia entre la llamada “sociedad patriarcal” y la sociedad moderna.
La tarea que se asignó el feminismo para alcanzar las igualdad entre los sexos, es uno de los pilares de la modernidad: los mismos derechos, las mismas oportunidades, la misma retribución por el trabajo realizado, etc., etc.

Pero en el terreno de la sexualidad freudianamente concebida, las cosas tienen otro color…
Llevar el reclamo de igualdad al terreno sexual contribuye a censurar la diferencia de los sexos, con sus consecuencias inevitables: los hombres se feminizan, las mujeres se masculinizan y así especularizamos lo que es efectivamente impar.

En cuanto a la sociedad patriarcal cuyo modelo actual es el mundo musulmán, comenzó a demolerse en Occidente ya en el siglo XVIII, cuando comenzaba a escucharse el ruido de fondo del reclamo de las “vaporosas” (las histéricas)3, para acelerarse, al menos en el registro de las clases medias, en la época de Freud.
Quizá sería mejor calificar a la época freudiana (las últimas décadas del siglo XIX, la primera del XX) como una de transición, en la que ya se advierten, en gran medida por la protesta histérica, a veces oblicua e insidiosa, otras estentórea, rasgos de esa caída de la figura fantasmática y monumental del padre primordial, tan bien ilustrada por la antropología desarrollada por los contemporáneos de Freud4.
¿Qué es acaso el “banquete totémico”?

Los antropólogos y sociólogos contemporáneos de Freud (y su lista la podemos localizar en el texto de “Tótem y Tabú”) estaban fascinados por el origen de la familia: algunos de ellos suponían, conforme a un criterio evolucionista, que la familia progresaba hacia el orden actual, tan rígido y codificado, a partir de una promiscuidad originaria5.
El mito del parricidio estaba, por así decirlo, ahí nomás: Freud tuvo simplemente que explicitar un resultado anticipado por la cultura cristiana del sacrificio del hijo, la que proporcionaba una matriz sacrificial oportunamente velada por un pensamiento que se quería científico, en el sentido positivista del término.
El fantasma del padre primordial, al poner en escena algo que jamás existió, daba un cauce expresivo a una inquietud propia del pensamiento conservador, que veía cómo las prerrogativas morales de la autoridad paterna tradicional se debilitaban sin remedio.

En el campo de la sociología surgió otra tesis en apariencia más sostenible: el pater familias romano, depositario de un poder omnímodo, debía (se suponía) su fuerza a ser la cabeza de la familia ampliada. La decadencia actual (actual quiere decir fines del siglo XIX) se explicaría por el predominio de la familia reducida, nuclear.
Se sabe hoy (el interesado puede consultar los textos de Zafiropoulos, psicoanalista y sociólogo) que no hay ninguna serie lineal que conduzca desde la familia ampliada a la nuclear y que la declinación del padre se sitúa en otro registro.

Pero la tesis objetada, con fuerte arraigo en la sociología francesa tradicional, ofrecía un fuerte sostén al pensamiento conservador que refugiado en los prestigios de la ciencia académica, podía eludir las responsabilidades que emanan de una ética sexual, y así desimplicarse de una profunda transformación histórica que concierne, nada menos, que al nacimiento de lo que hemos convenido en llamar “sujeto”.
En este punto es preciso adelantar una hipótesis o, más que una hipótesis, un proceso de abducción6, en el sentido de Peirce: el “sujeto” no es una entidad transtemporal, del mismo modo que la “feminidad”, por más que reconozca una genealogía que abarca prácticamente a todas las culturas letradas, podemos leerla en los entresijos del discurso de la histérica, pieza fundamental de la cultura de los tiempos modernos.
En este sentido hace tiempo expresé algo que puede parecer una boutade pero que hay que tomar, creo, al pie de la letra: la existencia del discurso histérico significa que no hay Amo, ese Otro prehistórico e inolvidable al que Freud refería el lamento de la histérica.
(Entiéndase bien: no hay Amo en el sentido del Maestro de la histérica; nada que ver con los amos sociales, cuya existencia es indiscutible…)

¿Cómo insertamos a Freud?
Freud introdujo a la mujer por la vía de la privación: el hombre tiene, ella no… Pero asimismo: la mujer tiene una baja potencia sublimatoria, al revés que el hombre; la mujer posee un superyó poco exigente, a diferencia del hombre; éste es activo, ella pasiva.
En este respecto, Freud no innova sobre la tradición casi universal, aunque su probidad le produjo un constante malestar confesado a Jones. Es que el Edipo en verdad fue preparado para el hombre; la introducción de la feminidad produjo una especie de collage en el cual la mitad femenina permanecía renga, inhábil. ¿Cómo puede perder una mujer lo que nunca tuvo ni tendrá? ¿Cómo plantear la castración con respecto a ella? Además, la resolución del Edipo, tanto para el varón como para la niña, tal y como él las concibe, coincide con la plena instauración de la neurosis. El niño se retira de la competencia fálica por temor a que alguien más poderoso –el padre– triunfe: así queda idealizada la figura paterna.

Por su parte la niña, si es cierto que buscaba un niño del padre (que el padre le done algo que ya le donó a su madre) era por identificación previa con su madre. No deja a la madre por el padre sino que busca al padre desde la madre. Freud concibe la normalidad femenina como el retorno a un lugar que en definitiva nunca abandonó y así vela el vínculo de la madre con la hija. Al desear un hijo del padre, la niña no realiza desplazamiento alguno. El trayecto que Freud le supone –de la madre al padre y luego de vuelta para identificarse con los emblemas de la madre castrada– está mal articulado, ocultando de esta forma que la niña debe ir con la madre más allá de ella, lo cual quiere decir asimismo: contra ella, para alcanzar una dimensión cuyo futuro es la feminidad.

(Hay que revisar el tema de la demanda dirigida al padre: con seguridad la futura mujer le demanda algo, pero que se trate de un hijo ¿no implica proyectar la novela familiar freudiana sobre la escena, negando de este modo sus complejidades? ¿No será al revés, que le demanda poner un límite al juego especular muñeca/madre o madre/muñeca en el cual la niña se confunde con mamá?
Otrosí: Lacan en su seminario dice en determinado momento que el lazo de la mujer con la castración es “más flojo” que el del hombre. ¿Cómo precisar esa indicación?

¿Acaso la castración femenina es un tributo fantasmático al hombre? En este punto es preciso decir algo sobre la envidia del pene. Si duda es esencial, pero pertenece al campo de la neurosis. Más precisamente: es un fantasma masculino que reclama la complicidad femenina, especialmente de la histérica. El fantasma en cuestión se basa precisamente en una confusión entre pene y falo. Es un momento decisivo de la mujer aquel en el cual se percata que el pene del hombre efectivamente tiene una dimensión fálica… pero constituida como un muñón fálico.)

Es más: se sabe que Freud escribió dos artículos sobre feminidad prácticamente iguales; hay una diferencia y es sintomática, cuando en uno de ellos afirma que no hay que creer que la polaridad actividad/pasividad define el lugar de la mujer. Reconoce el límite de la noción, pero la mantiene. Lacan, por su lado, no cabe la menor duda de que planteó algo diverso en sus Escritos, cuando afirma que la mujer es suplementaria con respecto al hombre y no complementaria. ¿Reaparece esta noción en el seminario “Encore” en el momento en que afirma que las mujeres son no-todas?
Sin duda retorna aquí la distinción de los Escritos: hay un goce adicional, femenino, que es suplementario y no complementario del goce fálico.
Pero está tomada en una estructura que implica, en definitiva, la vuelta al binarismo complementario.
El problema radica por entero en el alcance que le podemos dar al cuantificador universal todo.
____________________
1. Habría que recordar la observación especulativa –numerología matemática, digamos– de Heidegger en “La pregunta por la cosa”: “El tres no es el tercer número sino el primero, el uno no es el primero…” Sólo a partir de lo tercero lo uno y lo otro se convierten en primero y en segundo.
2. Humorísticamente Lacan, cuando construye el dispositivo gráfico de sus matemas, invierte los términos: la mitad hombre a la izquierda, la mitad femenina a la derecha.
3. Hay un libro extremadamente interesante: Livi, Jocelyne, Vapeurs de femmes, Navarin, Paris, 1984.
4. Desde luego, la bibliografía es abrumadora. Conviene leer, entre otros, La experiencia burguesa de Peter Gay. También son pertinentes los dos últimos tomos de la Historia de las mujeres, dirigida por Georges Duby y Michele Perrot, y el último de la Historia de la vida privada, dirigida por Philippe Ariés y Georges Duby.
5. Puede leerse La sociedad antigua de L. Morgan, quien escribió una obra leída por Engels para redactar su famoso Origen de la familia, la propiedad privada y el Estado. Asimismo el clásico de Bachofen, El derecho materno, quien desarrolló ampliamente la fantasía de un estadio previo al patriarcal en el que las mujeres tenían una posición dominante.
6. La hipótesis, dice Eco comentando y prolongando a Peirce, busca el ejemplo para una ley ya formulada; la abducción busca a la vez el ejemplo y la regla todavía no establecida. Esta distinción es en todo paralela si no idéntica a la distinción kantiana entre juicio determinante y juicio reflexivo. El psicoanálisis se orienta por completo en el ámbito del juicio reflexivo.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» AEAPG
La experiencia de y con Françoise Dolto - Seminario a distancia  comienza 21 de junio
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com