Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

El poder
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 

La mayoría de las caracterizaciones del poder, sean del registro, calibre y ámbito que sean, suelen dar por supuesto aquello que deberían explicar o, cuanto menos, circunscribir. Desde luego, si se habla de poder se supone una relación asimétrica e incluso antisimétrica entre dos partes, grupos o individuos de los cuales uno domina y el otro es dominado; también es notorio que el actor dominado no haría por sí mismo aquello que hace en virtud de la coacción del dominante.
Podemos agregar, con Foucault1, que la relación de poder no es un vínculo de mera fuerza: alguien apaleado no está por ese mismo hecho bajo el poder de otro; pero si está frente a la alternativa de confesar para salvar la vida o morir por el honor, esa mínima alternativa hace que se pueda hablar de poder. Efectivamente, el poder es una coacción sufrida –sigue siendo sufrida aunque esté en suspenso– por alguien que está implicado subjetivamente en la relación.

(Algo sabemos de esto los analistas que acumulamos poder para no usarlo, y así desnudamos la raíz del poder). Y el problema no se resuelve apelando a los mecanismos, estrategias, niveles, dispositivos de adquisición, de conservación y de pérdida del poder; los que, por cierto, una amplísima literatura expone, discute y denuncia (o alaba) en los más variados territorios del saber.
El tema, el tema de los temas, es el de la obediencia. Foucault ha dicho –en el mismo texto más arriba evocado– que el griego obedece como ciudadano a la ley de la ciudad; mientras el cristiano obedece como individuo a la voluntad del Señor. Sin embargo y pese a que esta diferencia es sin duda abismal, ambos obedecen, a secas.

¿Por qué la obediencia? ¿por qué lo que un famoso texto de la historia de la cultura denomina “obediencia voluntaria”2 preocupa ideológica y hasta teológicamente?
Se puede declarar que no queremos substancializar al poder, que queremos analizarlo estructuralmente y entonces, pasaríamos del poder a los poderes, en plural y examinados según las más diversas instancias históricas y sociales; no obstante la necesidad del gesto, seguramente, si nos quedamos aquí, estaremos escamoteando algo que nos tornará incapaces de llevar las cosas más lejos, en dirección a los límites.

Engels, en su texto polémico Anti-Dühring, intentó dar cuenta del origen del gobierno del hombre sobre el hombre.3 En la comunidad primitiva, dice, los que ejercen funciones directivas son servidores; luego, a medida que crecen las fuerzas productivas, el servidor conquista poder para sí, para sus propios intereses; luego, el conjunto de los que han comenzado a ejercer un poder de explotación (que ya no sería de función) se reúnen en una clase social, la clase de los explotadores. Sin duda Engels confunde condición de posibilidad (para que pudiera haber explotación es preciso que haya trabajo excedente acumulado del cual apoderarse) con condición de existencia; el poder de explotación –y en general ningún poder– puede surgir simplemente del trabajo excedente; ¿cómo pasar de la posibilidad a la existencia? Y asimismo, ¿cómo ignorar que el tal “servidor” inicial jamás existió, cómo desconocer que el poder del mago, del anciano, del religioso, siempre fue un poder, es decir, ejercicio de coacción que voy a nombrar con una palabra que merece una ulterior rectificación, con una coacción, digo entonces, “consentida”? (De otra parte, este paso de los individuos aislados que luego se unen para mejor explotar al semejante es tributario de la filosofía popular de la Ilustración, para la cual la ignorancia de la mayoría y la astucia de algunos eran las responsables del poder de los curas).

Es imposible explicar el pasaje de una relación simétrica a otra asimétrica porque, de entrada, las relaciones humanas son antisimétricas. Una vez que en el comienzo mismo ubicamos la antisimetría, ya es posible describir una lógica del poder (o más bien de los poderes) que se rehuse a toda explicación ingenuamente psicologista o meramente funcional; mas el poder, cualquier poder, descansa desde el principio, desde un principio sin origen, en el Uno de la garantía en última instancia.
La estructura jurídica del Estado nos brinda un buen modelo de lo que vengo diciendo.
Quien pierde un juicio en primera instancia puede recurrir a una segunda instancia; pero el proceso tiene un límite: la Corte Suprema. El orden jurídico presenta una estructura jerárquica que posee un límite más allá del cual es imposible continuar el proceso de recurrencia. Por cierto, el poder de la Corte es burocrático y no carismático; por lo demás es un organismo colectivo que, empero, debe funcionar como uno: si hay disidencia, un voto inclina la balanza hacia un lado o hacia el otro.

En las instancias donde el poder se muestra como francamente carismático, la gradación de las instancias de dominio, siempre jerárquica, culmina en uno y solo uno que en definitiva decide y sin apelación.
Semejante arquitectura formal está siempre contestada por la enorme complejidad de la vida social que hace que interna y externamente los poderes entren en conflicto entre sí, que lo que es sin apelación sea en definitiva apelable, que las autoridades sean confrontadas con sus límites; pese a lo cual la jerarquía que progresa de uno en uno hasta llegar al Uno en última instancia, el Uno provisto de atribución y que reclama el ejercicio nominal de alguien que sea encarnación de la voz o al menos portavoz de lo que reclama voz, vuelve a rehacerse luego de un eventual naufragio, con constancia y monotonía ejemplares, constancia y monotonía que lejos de rebajar las diferencias, las heterogeneidades, los cambios de niveles y la brusca irrupción del azar, no hacen más que potenciar las contingencias propias de la sociedad.

Que lo declarado inapelable sea apelable por un nuevo reclamo que retorna a la demanda de inapelabilidad, muestra el circuito de las repeticiones en las que el círculo jamás se cierra sobre sí toda vez que entra en conflicto con una producción de singularidades que desafía de manera incesante los límites del control.

Pero la obediencia no es pensable fuera del grupo considerado como masa en el sentido estrictamente freudiano de la expresión, y es una de las razones fundamentales para que la estrategia (más bien ética) del analista que no usa del poder que le es atribuido, permita al analizante que se descuente del grupo. A pesar de la innegable diferencia entre el cristiano que obedece a Dios o a su portavoz y el ciudadano griego que obedece a los mandatos de la ciudad, en ambos predomina la sumisión a los mandatos masivos: ser considerado como individuo también es una forma de masificación; y así podemos, cuanto menos, dilucidar un lugar común persistente; en la sumisión no hay, en definitiva, consentimiento sino identificación. O mejor, porque en primer lugar y antes de toda reflexividad de cada quien sobre sí mismo, ya se ha instaurado la identificación con las insignias del líder (la insignia es radicalmente unaria y traza de antemano el lugar del líder eventual) el consentimiento es un precipitado, un derivado, bien lejos de esa banal psicología que parece dominar a la filosofía política del consentimiento liberal.

Y así venimos a parar al punto más complejo del poder, del poder tal y como lo podemos concebir hoy: nadie obedecería a la voz del poder si no fuera potencialmente culpable de desobediencia, castigable de antemano y antes de toda intención; es la razón más clara para que no confundamos la ley con el poder que la funda sin fundamento; la ley misma es la parte clara del oscurísimo poder. He aquí la razón para juzgar que El proceso de Kafka, obra en la cual su agonista está sometido a un “tribunal invisible”, trata más bien de un poder sin ley que lo limite: la ley es, en definitiva, interpretable; el poder no. (El tribunal invisible, cabe aclarar, no se confunde con la Corte Suprema).
El amor al poder (que está lejos de ser una quimera porque lo vivimos todos los días y en todos los ámbitos) trasunta el aspecto demoníaco de ese Dios que no existe pero sí subsiste, incesantemente. 

 

1. “Omnes et singulatim: hacia una crítica de la razón política”, en Tres textos inéditos de Michel Foucault, publicados como apéndice al libro Los senderos de Foucault, de Tomás Abraham, Nueva Visión, Buenos Aires, 1989.
2. De la servitude volontaire ou le contr’ une, discours d´ Estienne de la Boëtie, publicado como apéndice al tomo final de Essais de Montaigne, Bibliothèque-Charpentier, Paris, s/f.
3. Véase el capítulo cuarto de la segunda parte de El anti-Dühring, de F. Engels, Claridad , Buenos Aires, 1967.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» Jornadas 2018 del Ameghino
Cuestionamientos del Psicoanálisis. La diferencia sexual interpelada   26 y 27 de noviembre de 2018
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» Fundación Tiempo
ATENEO CLÍNICO: “¿Dónde está el dolor cuando no habita el cuerpo?”   Viernes 23 de noviembre, 19.30 hs. A cargo de Gustavo Nahmod.
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» LE SEPTIÈME CIEL, de Benoît Jacquot.
CICLOS DE CINE Y PSICOANÁLISIS:  Presenta Eduardo Laso. Sábado 24 de noviembre, 17 hs.
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» La Tercera
Seminarios Octubre y Noviembre  Sábados 10hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com