Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Enrique Millán
  La adolescencia y el
   
  Por Emilia Cueto
   
 
En diferentes textos trabaja las dificultades vinculadas al estudio que –en muchos casos– se presentan en la pubertad, ¿Por qué es una problemática frecuente en ese período? ¿Qué lectura realiza al respecto?
Hay una cuestión que se presenta en la clínica, donde muchas veces se encuentran consultas respecto de la exigencia, del rendimiento escolar. Es una escena que se presta mucho para los conflictos entre los adolescentes y sus padres. El tema es ver si hay alguna cuestión de estructura más allá de eso. Por un lado tenemos la sublimación que sería ubicable más en la latencia que en la pubertad. Hay un texto muy breve de Freud que me impresionó mucho: “Contribuciones al simposio sobre el suicidio”. Freud participó en un simposio sobre el suicidio y la persona que lo precedió, un pedagogo, se defendió de una acusación realizada en cuanto a que la educación secundaria facilitaba o promovía el suicidio de los adolescentes. Defendía a la escuela secundaria diciendo que no era verdad que produjera aquello que se le adjudicaba. Freud empieza la exposición diciendo que en realidad acordaba con el educador y que efectivamente la escuela secundaria era víctima de una acusación injusta, pero que los psicoanalistas tenemos que cuidarnos mucho de solidarizarnos con las víctimas de acusaciones injustas. También hace un chiste sobre que la escuela secundaria debía hacer algo más que abstenerse de empujar a los adolescentes al suicidio. Entonces dice que había que ver qué sucedía con la escuela, de la cual también se ocupa en otros textos como es “Sobre la psicología del colegial”, considerándola como un lugar intermedio en relación a la exogamia, un lugar intermedio entre el mundo y el mundo familiar de la infancia. Pero dice que lo que no hay que perder de vista en relación a la secundaria es que se trata de sujetos con cierta inmadurez, que tienen el derecho a detenerse. Suelo citar el siguiente ejemplo: durante dos día seguidos recibo el llamado de dos madres muy preocupadas por sus hijos, uno tenía un gran “levante”, era socialmente muy exitoso, todos los padres de sus amigos lo querían mucho, pero se llevaba todas las materias; y el otro tenía todo diez, todo nueve pero estaba encerrado, no salía, no cogía y su madre estaría preocupada por este otro asunto. Entonces se me presentaba esta modalización que hace Freud y que él plantea del lado del derecho, no es la modalización del ser sino la del deber ser la que está en juego, lo cual al psicoanalista lo ubica también en el campo de la ética: sostener el derecho que alguien pueda tener a detenerse. Obviamente que el derecho a detenerse uno podría pensar que lo tiene cualquier sujeto en cualquier momento de la vida, pero que él use esa expresión en ese momento me parece importante, porque sería una versión de la castración, sustentar que el sujeto puede no sostenerse, puede no funcionar.

En “Aproximaciones al concepto de latencia” –tal como lo plantea en su libro Adolescencia. Una lectura psicoanalítica– formula dos alternativas que desde el deseo del analista se podrían tomar frente a la espera, que en muchos casos se produce en la latencia, y que genera angustia en quienes consultan: 1) contener a los padres para que las cosas sigan su curso, absteniéndose el analista de iniciar un simulacro de análisis del latente y 2) simular un análisis con el solo objeto de que los padres puedan esperar. ¿Qué determina una u otra opción? Y ¿qué sería un simulacro de análisis?
Eso casi sería un análisis, esos párrafos tienen cierta connotación irónica o con cierto matiz de chiste, pero que tiene que ver con esto.
Hay una posición que muchos compartimos respecto de no tener una idea proselitista del análisis ni de que haya que indicarlo en términos médicos, más bien es algo que el que puede lo hace.
Esto lo digo porque creo que en el polo opuesto de esta posición no proselitista de no indicar hay una idea de: “que bueno que se analicen los chicos” y que entonces un análisis va a resolver todos los problemas. Este es casi un lugar común entre psicoanalistas. Muchas veces, si el pibe aparece como obligado a analizarse y el análisis queda del lado de los profesores de la escuela, por ejemplo, se le está cerrando la posibilidad de que en un momento en el que realmente quiera analizarse pueda hacerlo porque le queda una experiencia nefasta. Para analizar a un púber o a un adolescente tiene que hacer sus pruebas o es preciso que tenga un síntoma, o una sensación que justifique un análisis o bien un deseo de analizarse muy claro, porque si no uno corre el riesgo de efectivizar lo que dice aquel dicho de que “todo bicho que camina va a parar al asador” y realmente le cierra la posibilidad de un análisis a los pibes. Ahora, la pregunta que queda a partir de eso es: bueno, si no se analiza uno ¿no puede ofrecer nada? Se pueden ofrecer entrevistas, distintos tipos de trabajos que tal vez destraben una situación que permita, en otro momento no cronológico, que el pibe se analice si quiere. En ese contexto, cuando uno pesca que en realidad hay un exceso de ansiedad o mucha ansiedad del lado de los padres, que el pibe está bien y que toda la temática pasa del lado de los viejos, es posible instrumentar algún tipo de intervención que tranquilice a los padres sin que el chico –en algunos casos– siquiera tenga que hacer una entrevista. Pero hay ocasiones en las que uno ve que no hay manera y que además meterse a decir cualquier cosa a los padres embarraría más la cancha y hay un efecto imaginario que se produce en ciertos padres de tranquilizarse por saber que “el nene está en análisis”, eso los frena y es ahí donde hablo de simulacro de análisis. Como si dijera: “acá estos dos no me dejan otra opción más que empezar algo”, a lo cual uno dice: “está bien, que empiece”. Eso produce un efecto que baja la ansiedad, aparece la idea de que el chico ya está en manos de alguien, luego está mejor y se van. No empezó un análisis ni terminó, uno lo único que hizo fue destrabar la situación por esa vía.

Una de las problemáticas ligadas a la adolescencia –cada vez en forma más temprana y no solo en las jóvenes– son la anorexia y la bulimia. ¿Cuáles son a su criterio las causas de la incidencia de este fenómeno?
La paradoja es que la primera paciente de mi vida fue una anoréxica. Entro al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora y recibo una paciente psicótica, con problemas neurológicos y anoréxica, eso me llevó a investigar un poco el tema. Trascurrían finales del año 1973, luego en 1974, cambié de hospital, me pasé al Lanús y fui con la paciente. Recuerdo que hablaba con gente que estaba en el Servicio desde hacía años y me decía: qué suerte que tuviste, porque es muy raro encontrar una anorexia, hay gente que hace toda la Residencia y nunca vio una anorexia. La frecuencia de las anorexias nerviosas con todo el cuadro era absolutamente mínima y empecé a buscar bibliografía, encontré unas cosas de unos franceses que aplicaban determinadas técnicas, pero efectivamente casi no había anoréxicas.

Algo empezó a pasar posteriormente y tiene bastantes vertientes lo que ocurrió después de los ‘80. De pronto empezaron a proliferar las anorexias y se armó toda una cuestión que tiene una faceta económica muy fuerte.
Uno podría decir que hay una convergencia de distintos elementos de diversa índole. En primer lugar se encuentra la ideología alimentaria de esta época en donde las tradiciones familiares y culturales de la alimentación han sido o se ven seriamente afectadas por un discurso médico sanitarista biologisista respecto de la alimentación, que instala una posición paranoica por la vía del envenenamiento, es un delirio de envenenamiento corporal que es social. Este es un tema que tiene que ver con la cultura. Una vez me mencionaron un trabajo de Octavio Paz sobre el tema de la alimentación. La relación entre ideología y alimentación es muy fuerte y Octavio Paz hablaba de la comida de los mexicanos y la comida protestante de los norteamericanos. ¡Qué ideal se juega ahí!

La medicina se organiza en relación al lugar que tiene en la cultura la muerte. La medicina alopática occidental está organizada para postergar, evitar la muerte, y es importante para esa medicina si pone en juego la vida de un paciente o no, entonces todo el discurso está organizado en ese sentido. Este es un elemento muy importante que va más allá del fenómeno de la anorexia. Después hay otro que es la poca prensa de la histeria, que comparada con la histeria de finales del siglo XIX no aparece como ideal femenino. Uno escucha mucho en los análisis de las mujeres que temen ser tomadas como histéricas, aparece en términos muy peyorativos la palabra “histeria” y por lo tanto los espacios para que se pueda desplegar una escena histérica.

Después queda un resto de pensar la anorexia no en el sentido de todos estos cuadros si no como algo relativo a la estructura, en relación con la incorporación o no de alimentos, tomado también en el sentido amplio, lo que se da entrada y lo que no se da entrada, lo que se incorpora y lo que no se incorpora que puede estar referido al saber, a las comidas, pero que puede estar básicamente en conexión con el deseo.

¿Cuál es el dispositivo que usted propone es estos casos?, ¿de qué manera pensar la intervención de un analista?
Siempre hay que tener en cuenta la singularidad, el caso. Hay un aspecto de la cuestión que tiene que ver con el ser, la pasión del ser hace que se compre soy esto, soy lo otro. Ahí hay un tipo de intervención posible, soy anoréxica, en esa época, ahora no hay tantas consultas de eso, porque insisto que se perdió socialmente y ahora lo están queriendo reflotar.

¿Usted postula que en la actualidad no hay tantas consultas por anorexia?
Son mucho más seductoras la bipolaridad y las depresiones.

¿Diría que ese lugar que en algún tiempo tuvo la anorexia en estos momentos lo ocupa la bipolaridad? ¿Se da también en adolescentes? ¿Cómo llega a esta apreciación?
Si, totalmente. El discurso sobre el ser ahí está muy difundido, vienen con el diagnóstico ya hecho, antes eran anoréxicas, ahora son bipolares. No sé cuál será la próxima que inventen pero hay una vertiente que va por el lado del ser que es importante trabajar. Después hay otra observación que hice que tiene que ver con qué forma del objeto a está en juego, que tiende a pensarse en general en el objeto oral y que no hay que quedar pegado a la oralidad. 

La versión completa de esta entrevista en www.elsigma.com
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Grama Editorial
Conocé las últimas novedades   Tienda on line y envíos a todo el mundo
 
» ACADP
Programa de formación en crianza  Inicio Agosto 2018
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Lacantera Freudiana
Cursos 2018  CABA - ZONA OESTE
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com