Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

La clase media: política y saber
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 

Es curioso comprobar cómo acabamos naturalizando todos los hechos.

¿Quién podría imaginarse tiempo atrás que la Sociedad Rural, emblema tradicional de la ganadería terrateniente que fue el soporte de la llamada oligarquía, presidiría un acto con banderas rojas y espectadores que llegaban al cuarto de millón, mientras un acto oficial, con CGT, Partido Justicialista, intendentes del Gran Buenos Aires, organizaciones piqueteras y la Juventud Peronista, todo incluido, no llegaría ni a la tercera parte de esa cifra?

La derecha periodística, imbuida hasta la náusea de su exaltación de los valores social-liberales: comprensión, respeto al prójimo, buenas maneras, gusto por la sensatez y el sentido del equilibrio en la negociación, los que sólo imperan, como es sabido, a la sombra del poder firmemente establecido, encontró muy “natural” el hecho, a pesar de que ha comprobado mil y una vez las bruscas oscilaciones propias de los sectores medios (“¿habrá madurado el pueblo?”) –a pesar también de que el odio y la irritación se parecían caricaturescamente (¿sólo caricaturescamente?) a los preliminares de lo que en lenguaje antiguo llamaríamos una “desobediencia civil” que, finalmente, se disipó de repente, como tormenta de verano–.
El progresismo también sacó de la gaveta el utilaje conceptual cuya eficacia genérica permite explicar rápidamente cualquier cosa, tenga el aspecto y la fuerza que sea.

“Fractura del campo popular” (pero, ¿qué campo, si las clases medias están identificadas con los emblemas de los grandes propietarios y la clase obrera, cuando no es movilizada orgánicamente queda tomada cada vez más entre la aquiescencia pasiva y la indiferencia?), “una maniobra destinada a paralizar la lucha incipiente por la redistribución del excedente” (pero, por favor, esa épica está muy gastada y levantar sus depresiones y sus momentos de clímax, el circuito regresivo al cual sucede o sucederá el temple de la trompeta de la victoria, nos sigue hablando en términos de una emancipación cada vez más lejana, sigue ignorando que las masas buscan –contradictoriamente es cierto, pero buscan– a la postre un Buen Amo, lo que hace, en definitiva, que la emancipación abstracta sea cada vez más irrealizable y precisamente por sus defectos internos: intelectuales impotentes que imaginan conducir un sujeto colectivo que no es otra cosa que el reverso del Espíritu Absoluto).

Quiero ser claro: siempre defenderé el derecho del Gobierno a reclamar las rentas extraordinarias para sostener el Estado frente a la voracidad de los poderosos, aunque el modo, la oportunidad, y sobre todo la pobre capacidad para captar sus propios límites que muestra este gobierno, haya llevado las cosas a un callejón sin salida.

Y también es cierto que las posibilidades de resistencia deben ser potenciadas, pero no a costa del encierro en consignas pobres que sólo confortan las ilusiones.

¿Es posible un análisis más matizado, más dispuesto a calibrar la heterogénea complejidad de la realidad, más advertido de las cuestiones que no sólo no tienen todavía respuestas adecuadas sino que no alcanzan a ser expresadas en interrogaciones claras?

Digamos: si uno analiza cualitativamente el mapa de las últimas elecciones presidenciales, encuentra las razones para que un conflicto entre intereses agrarios y el Gobierno lleve a las clases medias a la prescindencia crítica; pero para nada a semejante movilización, con cacerolas, gritos, proclamas, con un odio y una irritación constantes.

Como siempre, hay un hiato en la explicación; y acudir a las clásicas descripciones peyorativas de la “pequeña burguesía” y sus consabidas “vacilaciones”, en el mejor de los casos se limita a verificar un resultado, no a localizar una causa.
¿Y el odio? Ese odio tan palpable en rumores, chistes, cadenas de bromas y de sarcasmos por mail. Un odio muy peculiar porque se manifestó como odio al odio: como odio contra los que no estaban dispuestos a expresarse en voz baja y con buenos y cordiales modos; odio a los gritos y con maneras poco cordiales. Un odio que, por lo demás, y luego de la derrota del Gobierno en la comedia del Senado (un vicepresidente que dice “Uy, uy, uy…” antes de timoratamente desempatar) ahora vuelve a sobreactuar el reclamo de una paz mezquina: el humor de los que quieren jubilarse de la vida; como si todo se redujera a vivir aspirando los aires de lo que suponemos es Suiza, Heidi y los Alpes incluidos.
Si las clases medias no se hubieran movilizado, el episodio quizá no habría pasado a mayores. Es así, pese a los sabihondos, pese a los paranoicos que reducen la historia a un juego de conspiraciones.

Esa diferencia entre la situación esperada y la ocurrida, merece que se le busque una explicación que no sea manotazo al manual de turno.

Del mismo modo, merece una explicación la gran ausente: la clase obrera. Sin duda algo tiene que ver la decadencia mundial del trabajo asalariado tradicional, en beneficio del que se ha llegado a nombrar como “modo de producción informático”. Pero es una explicación demasiado genérica. Hay factores específicos, de largo y mediano plazo, que convendría tematizar, estableciendo de continuo conexiones con los factores que pesan en las capas medias. Desde luego: el análisis tiene puntos privilegiados, la transformación del peronismo en lopezreguismo en el mandato póstumo de Perón y la catástrofe del Proceso.

Pero, ¿podemos evitar lanzarnos sobre las explicaciones genéricas que todos tenemos a mano, esas explicaciones que yo también debo resistirme a exhibir, como cualquier intelectual que se precie de tal en este país de tanta inteligencia “genérica”?

Siempre recuerdo una nota periodística rara por su sinceridad, de alguien que evaluó el sorpresivo triunfo de Fujimori en Perú cuando éste le arrebató el triunfo a Vargas Llosa.
El autor, tras mostrar los elementos y modos y aspectos de última hora que inclinaron la votación a favor de Fujimori, dijo más o menos lo siguiente: “He explicado lo que ocurrió. Sin embargo, si hubiera ocurrido lo contrario también podría haberlo explicado”.

Cuando acontece lo nuevo e imprevisible, nadie está dispuesto a reconocerlo.

(Y esta novedad puede ser bien poco salutífera: no convengo en llamar “acontecimiento” a lo que gratifique a la épica progresista, o a la crítica progresista al progresismo.)
Lo cierto es que desde los años noventa muchas cosas han cambiado radicalmente en la sociedad global, cambios que no se limitan a la desindustrialización, a la desertificación del trabajo y al avance vertiginoso de las tendencias neoliberales. Para seleccionar un índice que es a la vez síntoma y causa, advertimos que en esa década terminó el proceso de deslegitimación de la violencia política, que fue acompañado por una transformación inquietante: la naturalización de las formas no políticas de la violencia: violencia corporativa, mafiosa, delictiva.

Si la exclusión social –todo grupo, lo sabemos desde Freud, constituye su “nosotros” mediante la expulsión de “los otros”–, que la Europa democrática exhibe con tanta obscenidad (es oportuno recordar esa postal napolitana de bañistas que toman sol mientras a su lado yacen tapados por toallas los cadáveres de dos niñas gitanas; emblema feroz que nos remite al espantoso sino de los gitanos, que compartieron las cámaras de gas con el pueblo judío), si esta exclusión, digo, no es un triste privilegio del Primer Mundo, es porque estamos concernidos por ella y de un modo cada vez más notorio y quizá irreversible: ¿qué decimos cuando decimos “bolita”, “villero”, “tomador de tetra-brik” y otras lindezas? ¿Cómo esta fractura, en algunos aspectos decisivos nueva, incide en los comportamientos políticos que se están gestando en este momento?

Conviene recordar aquí lo que dijo Roger Caillois en su prólogo a Instintos y Sociedad, un libro alertado por las convulsiones europeas de la fatídica década del ‘30 y en el cual muestra esa dualidad propia del orden social que está sometido, de un lado, a “leyes y gravitaciones específicas, y por otro a estremecimientos, a remolinos, a vértigos,...”.

Estos últimas son las emociones, las pasiones colectivas que provocan convulsiones, intoxicaciones, residuos que las instituciones y las estructuras precisan elaborar o contrariar para que se pueda construir un orden estable.
Queda dicho.

 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com