Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Leopoldo Salvarezza
  La medicalización de la vejez
   
  Por Emilia Cueto
   
 
En La vejez. Una mirada gerontológica actual, plantea que para la atención de adultos mayores lo más indicado es el psicoanálisis. En esto se contrapone a lo postulado por Freud y por muchos de quienes si bien consideran que es posible, sugieren incluir modificaciones en la técnica. ¿Cuáles son los fundamentos para su postura?
Esto es interesante. Cuando uno lee la literatura mundial ve que sin excepción la psicoterapia es uno de los recursos terapéuticos para aplicar en las personas viejas, pero se hace objeción al psicoanálisis. No se objeta a los cognitivos, los sistémicos, los jungianos, solo al psicoanálisis, y cuando se lo refuta se refiere específicamente a los aspectos técnicos: la duración, el uso del diván, la interpretación transferencial, olvidando que el psicoanálisis es una teoría, una técnica y un método de investigación, estos tres aspectos constituyen el psicoanálisis. Pero en el campo de la geriatría se objeta específicamente al psicoanálisis en sus aspectos operativos, lo cual a mi me llama la atención. Creo que va más allá de la utilización del psicoanálisis en viejos, es un tiro por elevación en contra del psicoanálisis en su conjunto, es una derivación parcial que creo se inscribe en la resistencia que existe en muchos ámbitos. ¿Habría que hacer modificaciones? Sí se hacen, también se hacen modificaciones en el análisis de niños con respecto al de adultos y a nadie le preocupa.

Entonces usted acuerda en que sí habría que hacer modificaciones.
Me parece que lo que el psicoanálisis tendría que revisar es una cierta rigidez en su estructura técnica, y pensar que lo que importa sobre todo es la posibilidad de la escucha psicoanalítica, no importa en qué circunstancias y cómo se lo haga, ni siquiera me pondría a pensar qué tipo de modificaciones específicas habría que hacer. Me parece que con plantarse frente a una persona con una escucha analítica, un psicoanalista entrenado, puede instrumentar esta relación de la mejor manera posible. Hay personas viejas que funcionan perfectamente bien en un diván y hay otras que no funcionan para nada.

Esto mismo sucede en personas más jóvenes.
No depende de la edad, depende de la estructura del sujeto y cómo se arme la relación con el terapeuta y qué es lo que esté dispuesto a escuchar el terapeuta. Es interesante este punto, porque en relación a la apreciación de Freud sobre la rigidez del aparato psíquico de los pacientes, unas colegas que trabajaban conmigo en la cátedra, hicieron un trabajo hace mucho tiempo muy interesante, donde se oponían a esto y decían que en realidad la dificultad para la atención de los pacientes viejos estaba en la rigidez del aparato psíquico de los terapeutas y no de los pacientes. Pero tampoco hay que llamarlo rigidez, me parece que viene más a cuento de las dificultades que tienen las personas jóvenes para enfrentarse con las personas viejas y enfocar el tema de la vejez. Colocarse frente a una persona vieja es como ubicarse frente a un túnel del tiempo, en el cual uno se ve reflejado: esto es lo que va a ser uno indefectiblemente, entonces de acuerdo a cómo uno lo tolere o no, va a ser su posibilidad de relacionarse ampliamente con el sujeto que tiene enfrente.

Uno de los problemas que destaca en la vejez es el de la biomedicalización, ¿cuáles son sus efectos?
El estudio del tema del envejecimiento y la vejez se inició a comienzos del siglo XX, con un médico húngaro llamado Nascher que creó el término “geriatría”. Es interesante porque la geriatría es el estudio de los problemas médicos de las personas viejas, es decir que se empezó por las enfermedades, recién años después apareció el otro término que es gerontología. Esta última es el intento de estudiar el problema de los viejos desde el punto de vista bio-psico-social, pero se empezó por el lado médico, por la enfermedad que no es más que la extensión de un prejuicio que hay en relación a la vejez que dice que viejo es igual a enfermo. Esto ya marca una idea, porque a partir de ahí la medicina se fue haciendo fuerte y fue considerando o intentó considerar de dominio propio todo el estudio de los viejos. Esto se extendió a partir de la década de 1960, cuando se trastocan en Occidente una serie de valores importantes y aparece el cuestionamiento por parte de la juventud de los principios establecidos, la lucha contra el establishment, donde en nuestro campo se comienza a cuestionar la importancia y la validez que tiene exclusivamente lo médico. A partir de una introducción importante del pensamiento psicoanalítico en los Estados Unidos, se empiezan a mirar las cosas de otra manera. Aparece el desarrollo de la medicina psicosomática y desde el punto de vista específico de la Salud Mental la psiquiatría dinámica, ambas arraigadas en el pensamiento psicoanalítico, en la importancia que tenía en ese momento en Estados Unidos. Ahí se cuestiona todo el accionar de la medicina. Una de las cosas que abarca este cuestionamiento, es justamente la idea de la medicalización de la vida que predominaba en ese momento y se imponen los tratamientos psicoterapéuticos, los tratamientos combinados. La principal damnificada de todo esto resulta ser la industria farmacológica, que se ve sensiblemente discutida y los médicos dejan de recetar.
La industria farmacológica se vio golpeada y como tiene los medios, los recursos suficientes contraatacó, puso todas las fichas a jugar para defender su posición y surgió una controversia grande a partir de darle preeminencia a lo que en el campo de la Salud Mental se llama la psiquiatría biológica, que empezó a cuestionar fuertemente la psiquiatría dinámica y por elevación al psicoanálisis.
Una de las cosas que vimos y que nos llamó mucho la atención, es que mientras la población vieja a nivel mundial llega al orden del 15% de la población total, este 15% es el máximo consumidor de entrevistas médicas, efectúa al rededor del 37 o 38% y consume cerca del 40% del total de los medicamentos que se fabrica.
Es una cosa disparatada que el 15% consuma casi el 40% de la producción de medicamentos, no sé si todo el mundo está en condiciones de darse cuenta la magnitud que tienen estas cifras.
Esto nos llamó la atención, lo empezamos a estudiar y nos dimos cuenta de que uno de los déficit mayores que tiene la población vieja en su totalidad es que, por una u otra razón nadie los toca, nadie los acaricia, nadie les pasa la mano por el lomo, digamos, salvo situaciones extremas como puede ser que haya que bañarlos o vestirlos, pero el resto de la población no tiene quien los toque. Esto es algo que los viejos sienten mucho y lo combaten yendo al médico, con la fantasía que el profesional, a través de revisarlo lo va a tocar. Por eso protestan tanto cuando los médicos, que no tienen tiempo, no los revisan, no les toman la presión. Esto es lo que en el fondo, va buscando una gran mayoría de gente vieja cuando va al médico, y como en general toda persona que va al médico sale con una receta en el bolsillo, se va incrementando el uso de la medicación, lo cual se ve reforzado porque, además, la industria farmacológica se encarga de hacer remedios para cualquier cosa.

A esto se suman los efectos secundarios que producen algunos medicamentos, lo que hace necesario administrar un nuevo fármaco para contrarrestar sus consecuencias.
Considero que esto es algo muy peligroso, justamente por lo que usted acaba de mencionar y que son los efectos secundarios, que no se tienen demasiado en cuenta cuando se medica. Y si bien nosotros sabemos cuáles son los efectos secundarios de los remedios, lo que no conocemos es cuáles son los efectos secundarios de las combinaciones medicamentosas que se realizan dentro del organismo, en la metabolización de estos productos que se van rejuntando, de alguna manera, y que vaya a saber que producen. No están todos los médicos capacitados para hacer esta discriminación, salvo los muy especializados.

También en La vejez. Una mirada gerontológica actual, refiere que las llamadas depresiones reactivas, —señaladas como responsables de la mayor parte de las depresiones en la vejez—, son siempre, podríamos decir, duelos no elaborados—. Si estos estados depresivos son consecuencia de duelos, y los duelos atraviesan toda la vida de un sujeto ¿por qué se manifiestan más de esa forma en la vejez?
No solo duelos patológicos, son duelos. No se expresan más así en ese momento, se expresan en todas las edades. El problema es otro. El duelo es un proceso que comienza con una pérdida y termina con el reemplazo de esta pérdida por otro objeto equivalente. Es decir, si alguien pierde una pareja va a tratar de rehacer su vida en pareja buscando otra, si pierde un trabajo va a buscar otro, lo mismo si se le pierde una casa, etc. La diferencia que hay entre los jóvenes y los viejos es que estos últimos tienen menos posibilidades de rehacer sus vidas, porque los objetos contingentes no están tan a mano. Si un viejo se queda viudo a los 70 o 75 años, no le va a resultar tan fácil rehacer su vida afectiva y de pareja, más aún si se trata de una mujer donde la disparidad genérica es enorme, hay muchísimas más mujeres solas que hombres solos, ni qué hablar si lo que se pierde es un trabajo. No es que haya más duelos en la vejez, lo que hay es mayor dificultad en el proceso de elaboración. Los seres humanos estamos permanentemente abocados a la necesidad de resolver duelos, porque vamos perdiendo cosas y vamos adquiriendo otras.

La versión completa de esta entrevista en www.elsigma.com
Leopoldo Salvarezza es médico, psicoanalista y psiquiatra, especializado en psicogerontología. Ha publicado El fantasma en la vejez. Editorial Tekné, 1995, Psicogeriatría. Teoría y clínica. Editorial Paidós, 1988, La vejez. Una mirada gerontológica actual. Editorial Paidós, 1998.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Jornadas 2018 del Ameghino
Cuestionamientos del Psicoanálisis. La diferencia sexual interpelada   26 y 27 de noviembre de 2018
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» Fundación Tiempo
ATENEO CLÍNICO: “¿Dónde está el dolor cuando no habita el cuerpo?”   Viernes 23 de noviembre, 19.30 hs. A cargo de Gustavo Nahmod.
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» LE SEPTIÈME CIEL, de Benoît Jacquot.
CICLOS DE CINE Y PSICOANÁLISIS:  Presenta Eduardo Laso. Sábado 24 de noviembre, 17 hs.
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» La Tercera
Seminarios Octubre y Noviembre  Sábados 10hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com