Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Discapacidad y psicoanálisis

La viveza de los débiles mentales
  Por Leandro Noir
   
 
En nuestra práctica clínica, tanto en el ámbito hospitalario, particular e institucional, nos encontramos con un gran número de pacientes que presentan dificultades en su adaptación al sistema educativo. Muchos de ellos, nos llegan con el diagnóstico de Retraso Mental. Desde comienzos del siglo XX, la debilidad mental fue considerada una patología ligada a un déficit, lo cual llevó a intervenciones tendientes a reparar el mismo. Los niños que no pueden seguir el ritmo escolar que comparten con sus otros compañeros de su edad., son considerados, desde el discurso científico médico, como sujetos con un equipamiento cognitivo insuficiente. A partir de esta mirada de la ciencia se genera un deslizamiento hacia lo social donde han circulado significantes culturalmente compartidos y que en los últimos años se les etiqueta como retrasados, idiotas, impedidos, disminuidos, discapacitados etc. Estas categorizaciones pueden formular estereotipos, transformándose en estigmas, fijando lugares, conductas y actitudes hacia dichas persona. Estas etiquetas son, en muchas ocasiones tomadas por los profesionales intervinientes, educadores y familiares de las personas con diagnóstico de retraso, prefijando y agravando su situación, condicionándolos a la debilidad en la medida que, como dice Lacan en el Seminario XI, “…se introduce la dimensión psicótica en la educación del débil...”1

Justamente, la idea de este artículo es trazar otra mirada que ubica al niño débil mental desde otro lugar, diferente al de la deficiencia y retraso. Hacemos mención al lugar de la astucia y picardía, podemos decir de la viveza del débil. Hablar del débil mental como un vivo suena un tanto llamativo, pero es lo que nos encontramos con Lacan, cuando plantea y se interroga en el Seminario XVI, donde dice: “…Es claro que, dado que este detenta verdades que hace salir en estado de perlas, perlas únicas, se necesita que no todo sea tan débil en el débil mental. ¿Y si el débil fuera un vivo?...”. 2

Lacan se interroga por la viveza en la debilidad mental, la misma ya no aparece desde lo que esta en déficit, sino mas bien, desde un valor agregado, cuestión claramente visible cuando la define en el Seminario XIX donde expresa: “…llamo debilidad mental al hecho de que un ser hablante no este solidamente instalado en un discurso. Esto es lo valioso del débil...” 3

Cabe aclarar que la debilidad mental comienza a ser abordada por el psicoanálisis, de la mano de Maud Mannoni, quien en su libro “El niño retardado y su madre”, cuestionó el diagnóstico basado en el cociente intelectual (C.I) que mediría ese supuesto déficit, para dar cabida a un particular modo de respuesta subjetivo.

Se trata del criterio que podemos encontrar en el Tratado de Psiquiatría de Henry Ey, el cual establece para el diagnóstico del retraso mental, un valor psicométrico, que está basado en el nivel mental del coeficiente de inteligencia, que se mide a través de los clásicos test. El punto es que, el CI no es un dato estático, sino variable. Un dato que podía depender de la estimulación y educación que recibía la persona. Con lo cual no es un elemento suficiente para medir o determinar la debilidad mental. Y en referencia a la viveza, traemos la interesante cita de Maud Mannoni donde dice que: “…encontramos débiles mentales tontos y débiles mentales inteligentes con C.I idénticos…”4

Con Lacan llegamos al planteo de que el débil es un pequeño astuto, haciendo doble alusión al idiota de Dostoievski, (aquel personaje que se conducía ingeniosamente en cualquier campo social que él atravesara) y a la astucia de la razón de Hegel. Sin embargo, Lacan no es él único que tiene esta mirada, hay otros ejemplos más actuales como el personaje de Jerzy Kosinski en Desde el jardín, el de Forrest Gump en la película protagonizada por Tom Hanks, o bien el conocidísimo Homero Simpson de la serie animada de dibujos.

Por su parte el psicoanalista Pierre Bruno, quien ha escrito un artículo llamado: “Sobre la debilidad mental”, expone allí un caso llamado Hem, dice: “…Así es que al principio de la cura, yo estaba sorprendido por el modo en que Hem, complaciente Sísifo, se dedica a borrar lo que en su decir pudiera ser escuchado como formación del inconsciente en el lugar del Otro…”5. Noten esa calificación que le realiza a su paciente de “complaciente Sísifo”, inmediatamente nos interrogamos ¿Quién es Sísifo? . En la mitolología griega clásica, Sísifo fue el fundador y rey de Corinto. El tenía fama de ser uno de los hombres más astutos y pícaros. Noten nuevamente esta cuestión de la astucia y la viveza acercada a la debilidad mental. Para cualquiera sonaría raro aproximar estos conceptos.

Por otro lado hay sujetos diagnosticados con retraso mental que sorprenden con particulares habilidades, principalmente numéricas, y que interrogan al mundo científico.
Un ejemplo es el caso de. John y Michael, aquellos dos hermanos gemelos diagnosticados con retraso grave y que fueron famosos cuando la televisión los presentó como las calculadoras humanas por sus diferentes habilidades, entre las mismas podían:

1: si se les daba una fecha en un rango de 40.000 años para adelante o atrás y ellos pueden decir rápidamente que día de la semana cae.

2: era la de tirar objetos al piso, como fósforos y rápidamente decían cuantos cayeron.

3: era calcular con números primos de doce cifras para los cuales no había tablas en aquel momento.

Ambos gemelos vivían en una institución para enfermos mentales donde tuvo oportunidad de observarlos Oliver Sacks (el neurólogo, conocido por su libro Despertares, del cual se realizó una película).

¿Cuál es la explicación que da Sacks sobre sus grandes habilidades numéricas?
Sacks señala que los gemelos no parecían calcular como una computadora, sino que más bien buscaban en sus mentes las listas de billones de números entre los cuales distinguían los primos. Sacks se refiere a que se trata de una expresión como de estar viendo, de visualización intensa, aunque se ha llegado a la conclusión de que lo que hacen es un puro cálculo. Sacks enuncia, como hipótesis, que realizan un algoritmo mental y agrega que es inconsciente y que podría realizarse perfectamente mediante una máquina y pertenece a la esfera de los problemas pero no de los misterios. Para esos gemelos, según Sacks, el mundo está organizado, enigmáticamente, por el poder del número. Viven en un mundo de números, un pensamiento de números, e incluso, agrega Sacks, para ellos no sólo son números sino significaciones cuyo significado es el mundo

Es decir que los gemelos sienten los números en sí mismos como sus referentes, como las formas multitudinarias que componen la naturaleza misma. Una imaginación singular que imagina solo números. Ellos lo ven, como un enorme paisaje natural.

Esta explicación de Sacks podemos conectarla con la cita de Lacan del el Seminario XXII R.S.I donde dice: “…Si el ser hablante se demuestra consagrado a la debilidad mental es por lo imaginario. Esta noción no tiene otro punto de partida que su referencia al cuerpo y al hecho de que su representación – quiero decir todo lo que para el nos representa – no es sino el reflejo de su organismo…”6

Sin embargo y es importante aclarar los gemelos no son capaces de hacer bien una resta o una suma simple y ni siquiera pueden entender lo que significa multiplicación o división. Son habilidosos calculadores e incapaces para descifrar.
En este punto es interesante lo que plantea Eric Laurent en su artículo de “El Goce del débil”, allí dice “…El mismo sujeto que tiene tanta dificultad para entrar en el discurso calcula mucho mejor que las personas llamadas inteligentes, si calcula tan bien es porque no distribuye el goce. Es un calculador pues no un descifrador…” 7

Es decir que la pasión del débil mental es el cálculo y no las matemáticas, son calculistas y no descifradores: no pueden encarar ningún enigma a descifrar que los enfrente a ese “…término oscuro…” de la primer versión del Seminario XI en relación a la fórmula lacaniana como condición para la debilidad mental, es decir a ese deseo a descifrar en el movimiento de la constitución subjetiva.
A diferencia del neurótico, el débil cálcula mucho mejor por no distribuir goce, es decir que los números son solo números y no están sujetos a una asociación, si yo les digo el 10, tal vez alguno de ustedes puedan asociarlo con Maradona!

Estas habilidades calculadoras que se pueden presentar en algunos débiles, no necesariamente tiene relación con la inteligencia.
Según la psicología general, la inteligencia se trata de una facultad que tiene en cuenta múltiples aspectos tales como: la capacidad de conocer, comprender las relaciones entre los elementos de una situación e inventar los medios para lograr sus fines.

Para Lacan la inteligencia humana no es la capacidad cognitivo-mental, eso es una potencia neuronal que en cierta manera es compartida con los animales.
Lacan utiliza el término intelligere, para referirse a leer entre líneas, que son ante todo las del sujeto y las del Otro En el Seminario XXII RSI, dice “…Entonces hay algo un poquitito sorprendente al ver que la lengua que se sospechaba que es más bruta es justamente aquella que forja este término: intelligere, leer entre líneas, a saber en otra parte que la manera en que lo simbólico se escribe. Es en este efecto de escritura de lo Simbólico que se sostiene el efecto de sentido, dicho de otro modo de imbecibilidad…”

En el seminario V Las formaciones del inconsciente, expresa esta cuestión con mucha claridad, dice: “... la operación esencial de la inteligencia, consiste en formular el elemento que corresponde al establecimiento de una proposición con una x,... Quizás -el hombre- se distingue de los animales por su inteligencia, pero en esto la introducción de formulaciones significantes es primordial…”. Lacan está indicando que no es tanto la inteligencia como capacidad, sino las formulaciones significantes, es decir la trama significante y la producción de la falta como “incógnita”, es decir producir el vacío en lo real, propia del ser de lenguaje.
Ese entre-líneas es un lugar, parece ser un topos al que el débil se niega a acceder.

¿Por qué?!. Justamente en ese entre-líneas donde se lee el deseo del Otro. La pregunta por el deseo del Otro. ¿Qué soy para el Otro? Siendo esto algo con lo que el débil no se relaciona. Sabemos que además de lo dicho en el enunciado, existe otra dimensión que llamamos enunciación, siendo esta la que no se abre en la debilidad mental.

Enfrentarse con ese Otro saber es un tanto incomodo, Lacan en el Seminario XI dice: “…El sujeto encuentra una falta en el Otro, en la propia intimación que ejerce sobre él el Otro con su discurso. En los intervalos del discurso del Otro surge en la experiencia del niño algo que se puede detectar en ellos radicalmente – me dice esto, pero ¿Qué quiere?...”
Es decir que el Otro intima con su discurso, en su intervalo donde ubicamos el deseo.
Digamos que la viveza, la astucia del débil aparece en ese punto en donde no se deja Gozar por el Otro. Como si la debilidad mental fuera desembarazarse del inconsciente como instancia que nos domina.




1 Lacan, J Seminario XI, Clase 10 de junio de 1964.

2 Lacan, J Seminario XVI, Clase 12 de febrero de 1969

3 Lacan, J Seminario XIX , Clase 15 de marzo de 1972

4 Mannoni, M 1964 “El niño retardado y su madre”

5 Bruno, P artículo “Sobre la debilidad mental”

6 Lacan, J. Seminario XXII R.S.I, Clase del 10 de diciembre de 1974

7 Laurent, E. Artículo El goce del débil
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Sobre la condición del Débil Mental 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Oposiciones a la práctica Psicoanalítica en personas con discapacidad 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Un modelo de taller para personas con retraso mental 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Consejos al profesional en el tratamiento psicoanalítico con personas con discapacidad - Primera parte 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | La prevención secundaria en el autismo 
» Imago Agenda Nº 45 | enero 2000 | Ley y Discapacidad  Trabajo presentado en la VIII Jornada de Trabajo Salud Mental 2013 “Experiencia y Transmisión” La relación del Sujeto a la Ley ¿De qué Ley se trata?

 

 
» Centro Dos
Noviembre  Charlas informativas - Talleres Clínicos - Conferencias
 
» Institución Fernando Ulloa
Jornadas anuales 2014  Testimonios de la práctica clínica
 
» Fundación Tiempo
Inicio de actividades y seminarios  comienzan en noviembre
 
» Centro Dos
SEMINARIOS "La transferencia"  Actividad No Arancelada / Requiere inscripción previa
 
» Centro Dos
Conferencias 2014  Historiales Clínicos de Freud a Lacan
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com