Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias en el psicoanálisis

Abuso de la metáfora
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
En la cuarta clase del seminario “La topología y el tiempo”, en el que poco se habla de la topología y menos aún del tiempo, dice Lacan: “Es curioso que haya elegido el nudo borromeo para hacer algo (…) La metáfora del nudo borromeo en el estado más simple es impropia. Es un abuso de metáfora, porque en realidad no hay cosa que soporte lo Imaginario, lo Simbólico y lo Real. Que no haya relación sexual es lo esencial de lo que enuncio. Que no haya relación sexual dado que hay un Imaginario, un Simbólico y un Real, es lo que no he osado decir. Al menos lo he dicho.
Es bien evidente que he tenido la culpa, pero me he dejado deslizar... me he dejado deslizar ahí muy simplemente.”1
Hay muchos problemas implicados por esta admisión de culpa, pero antes que nada: ¿en qué consiste el abuso de metáfora? ¿Cuál es el alcance del verbo “soportar” que Lacan usa reiteradamente en los últimos seminarios? ¿Cuál es la impropiedad?

El tropiezo del que habla es, sin duda, una consecuencia del modo en que enfocó en el seminario R. S. I. el estatuto del nudo borromeo. Modo que, ya enfocaré en su momento la cuestión, depende por entero del trinitarismo cristiano; de manera especial el de San Agustín.

Veamos, someramente:
1) La homologación de lo imaginario con la consistencia, de lo simbólico con el agujero y de lo real con la ex–sistencia, que con variantes y matices es la arquitectura del seminario referido, no recoge lo que Lacan elaboró bajo el nombre de estos términos en las décadas anteriores. Brevemente: imaginario y simbólico nombran dispositivos, no entidades; nombran por lo tanto niveles, elementos, umbrales, combinaciones virtuales y actuales, complejidad de relaciones; real, por el contrario, es el límite, siempre móvil de estos registros por otra parte plurales y no simples, límite siempre excedentario con respecto a lo que se inscribe, pero no porque posea el rasgo de la alteridad (lo real no es lo otro de lo mismo), sino porque es literalmente incontable: cuando se lo cuenta no se lo cuenta y esa ausencia de cuenta en la cuenta misma lo define, si es que esta palabra le conviene.
Ahora bien, el uso del término consistencia está más cerca del uso vulgar, que remite a la resistencia y a la estabilidad, que del uso lógico, y es la propiedad más empírica y derivada de las que están adscriptas a lo imaginario; y en cuanto a la ex–sistencia y al agujero, podemos volver reversibles sus correlaciones con argumentos impecablemente lacanianos: lo real del lado del agujero y lo simbólico del de la existencia: esta última dimensión literalmente yace fuera de sí, está ex–, y si no hubiera algo real no habría agujero.

2) Todo este incordio procede de la clase del 10/12/74, en la que Lacan se pregunta a qué registro pertenece el nudo. La respuesta es sintomática: “… el nudo borromeo en tanto que se soporta del número tres, es del registro de lo imaginario”.
¿Qué soporta este soportar? ¿Qué es lo que aguanta? ¿Qué es lo que porta, lo que sostiene?
Para empezar: el número tres es exquisitamente simbólico; incluso podríamos decir, sin exageraciones, que es su esencia: el tres de la dialéctica; el tres de la trinidad cristiana, el tres del interpretante, en la terminología de Peirce. ¿Cómo pasar desde aquí a lo imaginario? Claro: podríamos decir que lo simbólico se proyecta en lo imaginario del plano. Mas si es así, lo imaginario oculta la estructura, antes que revelarla.
Quiero decir: el trazo del nudo es continuo; la terceridad es discontinua2 y así hay un abismo entre contar tres y hacer una trenza. Seguramente en la topología matemática el nudo es simbólico; pero como Lacan no usa la combinatoria, como requiere tan sólo la representación empírica, entonces su topología se pierde en la noción de modelo sensible; algo que él niega enfáticamente a continuación, pero complicando las cosas cuando una vez más dice que el nudo se soporta (siempre se trata de “soportar”…) en el trazo de la escritura, que es, volvemos al principio, simbólica por definición, al menos en primera instancia3.

En la clase siguiente, todo se torna más confuso aún. “Este real que es el nudo –dice–, es una construcción. Este real se basta, al dejar abierto este trazo de escrito; este trazo que está escrito; que está escrito y que soporta la idea de lo real”.
Ahora es real (pero, ¿de qué estamos hablando? ¿Hay un real derivado, un real que se construye y un real constituyente, que sería su causa? ¿Hay dos reales? ¿En qué podrá consistir una “idea” de lo real que, por definición, carece de idea?), y para enredar más las cosas, este real es una “construcción”. La noción de construcción forma parte, también y estrechamente, de lo simbólico: si algo caracteriza a ese real “que no cesa de no inscribirse” es precisamente que es insoportablemente insusceptible de ser construido.

3) Se podrían prolongar estas reflexiones en múltiples direcciones, pero importa, en este momento y por una cuestión de método, preguntarse por la expresión de Lacan que ha motivado esta nota: “abuso de metáfora”.
Antes de plantear su estatuto –lo que haré en la próxima entrega de Imago-Agenda–, conviene que nos enfrentemos con un problema radical. Si hablamos de metáfora, hablamos de sustituto, sustituto en el origen. Toda metáfora es segunda con respecto a un primero ausente y esa ausencia –los libros de la Torá comienzan con la letra Beth, falta a su lugar Aleph–, provoca que toda presencia sea una presencia en proceso de desvanecimiento; sustrae cualquier esencia posible al orden de la apariencia.
Sin embargo, en una clase posterior, del 11/3/75, Lacan dirá que imaginario, simbólico y real son nombres primeros. ¿Podemos hablar en psicoanálisis de nombres primeros sin incurrir en una metafísica teológica tantas veces rechazada?

_____________
1. Agradezco la referencia a este texto de Lacan, que yo había pasado totalmente por alto, a Juan Molina.
2. Uso los términos “continuo” y “discontinuo” en su acepción lingüística antes que en la matemática, la que por su extrema especificidad no es demasiada apta para nuestros usos, sin duda más torpes, pero también más complejos y erráticos, como corresponde a la naturaleza del significante. Así lo continuo admite grados, más y menos, mayor o menor. Lo discontinuo es drástico: un fonema o es “a” o no es “a”; no caben los términos medios.
Por cierto: en el ámbito del significante la discontinuidad es la base sobre la cual se asienta una superestructa retórica y semántica a la vez continua y discontinua.
3. Véase la nota anterior.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» Jornadas 2018 del Ameghino
Cuestionamientos del Psicoanálisis. La diferencia sexual interpelada   26 y 27 de noviembre de 2018
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» Fundación Tiempo
ATENEO CLÍNICO: “¿Dónde está el dolor cuando no habita el cuerpo?”   Viernes 23 de noviembre, 19.30 hs. A cargo de Gustavo Nahmod.
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» LE SEPTIÈME CIEL, de Benoît Jacquot.
CICLOS DE CINE Y PSICOANÁLISIS:  Presenta Eduardo Laso. Sábado 24 de noviembre, 17 hs.
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» La Tercera
Seminarios Octubre y Noviembre  Sábados 10hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com