Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Entrevista a Patricia Alkolombre
  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
   
  Por Emilia Cueto
   
 
Siendo la reproducción asistida un ámbito fundamentalmente ligado a la medicina y a la tecnología, ¿qué la llevó como psicoanalista a interesarse en él?

Mi interés siempre se centró en la idea de hacer trabajar al psicoanálisis en el campo de la reproducción asistida, y desde los inicios me resultó muy novedoso e inquietante.
Me recibí a fines del 83’ y si hago memoria era la época del parto sin dolor, el parto en el agua, es decir, de todo aquello referido a los aspectos emocionales del embarazo. Estaba entre mis lecturas el libro Maternidad y sexo de Marie Langer con un enfoque psicosomático sobre el tema. Es un texto que no dejo de tener en cuenta.
Las tecnologías reproductivas eran incipientes. En el 78’ había nacido el primer “bebé de probeta”, una niña, Louise Brown. Era todavía algo muy lejano como realidad cotidiana, y también inaccesible para la población. Las noticias de los primeros casos en otras partes del mundo no pasaban de los titulares de los diarios.

A partir del año ’86 se producen los primeros nacimientos por fertilidad asistida en nuestro país. No había bibliografía sobre psicoanálisis y técnicas reproductivas, hasta que llega a mis manos el libro Mujeres sin sombra, de Silvia Tubert, una psicoanalista argentina radicada en España. Progresivamente, el tema se va instalando en la sociedad para quedarse.
Ingresé en el Servicio de Ginecología del Hospital Rivadavia, en la Sección Reproducción donde atendía principalmente a pacientes que consultaban por esterilidad y el abordaje era en forma interdisciplinaria, con un promedio de cien admisiones por año. Tuve entonces una praxis mixta: la tradicional del consultorio privado y la clínica hospitalaria.

Las técnicas reproductivas comienzan a ser indicadas con más frecuencia a medida que aumenta el acceso a las mismas. La frase: “Si no quedo, me hago una in vitro” se empieza a escuchar cada vez con más frecuencia.
Se abre entonces un abanico de problemáticas que abarca por un lado el campo de la esterilidad conyugal y por otro todo el entramado de interrogantes que plantea la implementación de las técnicas.
Uno de los temas de investigación era la “esterilidad sin causa aparente”, llamada también esterilidad “enigmática”, otro era la donación de esperma con toda la problemática en las parejas de lo ajeno y lo propio. La donación de óvulos como práctica llegó después, y en estos últimos años, el alquiler de vientre. Todo esto implicó para mí, ir más allá de la maternidad y de la paternidad. Mi interés se dirigió también hacia los efectos de naturalización que empezaban a tener ciertas indicaciones de tratamientos, y también a pensar en la inserción del psicoanalista en este campo.

Simultáneamente, se producen nuevas demandas. Recuerdo una mañana en el hospital a una mujer sentada frente a mí en una primera entrevista. Me contó que su esposo había fallecido hacía una semana, estaba desesperada y había consultado porque quería saber si podía tener un hijo de él. Había leído en el diario esa mañana que había fallecido el esposo de una joven pareja de luna de miel en Argentina, y la mujer había logrado que un juez habilitara la extracción de semen para poder tener un hijo de él.

La paciente que me consultaba no tenía consuelo, el médico le había dicho que eso era imposible, porque su esposo había muerto hacía una semana.
Este caso, entre otros, me permitía vislumbrar cómo la fertilidad asistida se iba instalando progresivamente dentro del imaginario social, llegando sus efectos a través de nuevas demandas.

En “Neoparentalidades hoy ¿Qué hay de nuevo?” publicado en la revista Imago-Agenda del mes de junio de 2010 hace referencia a “los efectos de ruptura que conlleva la implementación de las técnicas reproductivas”. ¿Cuáles serían esos efectos de ruptura?


Justamente lo nuevo en las parentalidades de hoy se refiere a los efectos de ruptura que conllevan la implementación de las técnicas reproductivas. Leemos en los diarios que un niño nació del vientre de su abuela, es un “hijo-nieto”, o que un niño puede nacer a partir de la donación anónima de esperma o de óvulos de una persona que jamás conocerá. Entonces, lo inédito, aquello que marca una diferencia, está del lado de los orígenes, con condiciones de gestación, que marcan fenómenos sin precedentes en la historia. Esto nos plantea una articulación diferente entre los lazos de sangre, el parentesco y la filiación como sistema simbólico.
Los efectos de ruptura alcanzan también a las representaciones del cuerpo. Hoy en día las células, los fluidos y los órganos se pueden modificar, permutar y combinar en distintas formas para poder acceder a una parentalidad, que la naturaleza inicialmente le ha negado.

¿Cuáles son las controversias éticas más frecuentes y complejas que se plantean a partir de estos cambios?


Son muchos los temas que se plantean desde el punto de vista de la ética en este campo y podemos decir que son diferentes según desde donde se piensen. Por ejemplo, hace poco una mujer hindú de 66 años dió a luz a trillizos. Aquí lo que podemos preguntarnos es cuál es el criterio con el cual se siguió adelante con este proyecto de parentalidad, si lo que se privilegia es el “derecho a un hijo”, que plantean las parejas, pero queda enfrentado con los derechos de los niños a tener padres en condiciones de poder criarlos. Sobre todo en los casos de una maternidad a destiempo biológico.
Desde la clínica psicoanalítica podemos pensar en la ética de las parejas, hasta adónde están dispuestas a llegar para lograr un embarazo, y a la vez qué posibilidades tienen de interrogarse sobre sí mismos. Y por supuesto que el analista no es ajeno a estas preguntas.

Pero no podemos hacer una ecografía de la mente, ni predecir lo que sucederá, ya que trabajamos siempre en un après-coup. Sí podemos tener presente las ideologías y los prejuicios que pueden hacer obstáculo a la hora de pensar estos temas.
El origen tiene para el sujeto un relieve fundante, ¿Qué efectos puede tener la imposibilidad de conocer la procedencia, como sucede en los casos de donación de óvulos o espermas anónimos?
Es un interrogante que no tiene una respuesta unívoca. Estamos frente a la primera generación de hombres y mujeres nacidos por técnicas de fertilización asistida, y a la implementación en forma masiva de la donación de óvulos y esperma.
Uno de los elementos que operan en estas nuevas filiaciones, es el lugar del campo social. No hay aún referentes en la sociedad en torno a estas nuevas filiaciones, de hecho en nuestro país no hay legislación sobre fertilidad asistida. Podemos decir que desde este punto de vista, la cultura está en la búsqueda de una legitimación para estas nuevas prácticas.

Desde la clínica, podemos observar que la cuestión del anonimato de los donantes deja una estela de incertidumbre sobre los orígenes, una herencia anónima que seguirá silenciada no sólo para ese sujeto en particular, sino también para las generaciones sucesivas. Esto habilita en algunas parejas el establecimiento de secretos de familia, y también puede estar al servicio de enmascarar la esterilidad conyugal. Son temas muy complejos. Sin embargo podemos pensar que la transmisión de la vida psíquica está más allá de la biología y los secretos atravesarán las barreras en la transmisión de inconsciente a inconsciente.

Podría agregar que muchas veces la presencia de lo ajeno del donante, conlleva un sentimiento de extrañeza, algo cercano a lo unheimlich, a lo desconocido dentro de lo familiar. Tal vez conserve algo del orden de lo indecible.
Uno de los enunciados que las técnicas reproductivas vendrían a cuestionar sería: pater semper incertus est, mater sed certissima. ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de estas nuevas realidades?
Es un enunciado que siempre tuvo un carácter de certeza. Nacer, era nacer del cuerpo de una mujer, que era a su vez la madre de ese niño. Dentro de los efectos de ruptura que hablábamos antes, podemos decir que ya nada garantiza los lazos biológicos en la reproducción. El último anclaje biológico no es el cuerpo de una mujer, ya que una mujer puede hoy –paradójicamente– estar “frente” a su embarazo, asistir al parto de su hijo, si alquila un vientre. Cuando históricamente la mujer siempre estuvo “en” su embarazo.

De todos modos, la parentalidad está apoyada en las funciones materna y paterna. Y en este sentido, es un tema para investigar, los efectos de estos cambios a los que asiste nuestra cultura. Es importante poder profundizar en el caso de donación de gametos, hacer una diferenciación entre el genitor y el padre, o la genitora y la madre.
A partir de estos desarrollos ¿Qué nuevos escenarios se plantean en torno a la filiación?
Los nuevos escenarios incluyen no sólo los adelantos en medicina reproductiva y las nuevas formas de nacer, sino también las nuevas configuraciones familiares. Podemos hablar de una revolución en las parentalidades, y lo inédito dentro de nuestra cultura lo constituyen las homoparentalidades y las monoparentalidades masculinas. Estos escenarios ponen sobre el tapete la problemática del deseo de hijo en el hombre, territorio que era exclusivamente del campo femenino. Desde el mundo del espectáculo conocemos el caso de Elton John que junto con su pareja tuvieron un hijo, o el de Ricky Martin con sus hijos mellizos. Se trata de nuevas figuras de lo masculino que incluyen la paternidad desde una dimensión no-femenina. Hoy un hombre puede decidir, prescindiendo de la figura femenina, lograr una paternidad a través del alquiler de vientre y la donación de óvulos.

Usted ha acuñado la frase “pasión de hijo” de la cual refiere que se presenta en la clínica dentro del vínculo conyugal como una problemática que se da en la mujer y no tiene su equivalente en el hombre. ¿Qué aspectos de su experiencia y de la teoría la han llevado a esta afirmación?

Llamaron rápidamente mi atención las búsquedas de embarazos en mujeres que estaban dispuestas a hacerlo todo para tener un hijo. Muchos casos tenían un aspecto sacrificial importante, tanto por la exposición física –hacían un tratamiento de fertilidad asistida trás otro–, como así también por los riesgos que tomaban a nivel económico, al vender objetos y bienes para solventarlos y fundamentalmente, observaba la fijeza y la insistencia que tenían. Podía compararlos con otros casos en los cuales comenzaban a pensar en una adopción o en una vida sin hijos.
Es así que se va recortando la figura del “hijo a cualquier precio”. Pero, como señalo en mi libro, pensar en la depresión, en los años invertidos, en el dinero gastado, en la sobreinvestidura de la función reproductiva, en la pregnancia de la ecuación pene-hijo en la mujer, no terminaba de dar cuenta del fenómeno, desde mi punto de vista. Comencé al cabo de un tiempo a pensar en una problemática de raigambre narcisista-pasional, como en las parejas con funcionamiento pasional: serás mía o de nadie. Aquí es: lo tendré porque lo tengo que tener, como dice Yerma, la protagonista de la obra de García Lorca. La hipótesis de la pasión de hijo permite hacer una diferenciación con el deseo de hijo. En mi experiencia, no hay un equivalente en el hombre de estas búsquedas apasionadas de hijo. En el vínculo conyugal, son mujeres que constituyen parejas con hombres ausentes y vuelcan todo el sentido de su conyugalidad en la maternidad. Es un tema sobre el que sigo trabajando.

En “Filiaciones y nuevas técnicas reproductivas” refiere que las nuevas formas de acceder a una parentalidad intensifican demandas con predominio narcisista, pudiendo hablar de una “reproducción narcisista” en algunos casos. ¿A qué alude este concepto? Y ¿cuál sería el trabajo analítico a realizar en una consulta que presenta esta modalidad?

La idea está orientada a pensar en el fuerte sesgo narcisista que está presente en algunos embarazos vividos como victorias narcisistas. Nos encontramos en una cultura que ofrece –en algunos casos– un acceso a la maternidad y a la paternidad a la medida de los deseos del que los solicita. En este sentido, lo permitido y lo prohibido en este campo no está delimitado y la relación entre la ley y el deseo –deseo de hijo–, es ambigua y se presta para distintas demandas. Podemos leer en los periódicos embarazos logrados en circunstancias que rozan lo incestuoso o lo siniestro.

Dentro del marco social entonces, hay un fuerte sesgo narcisista depositado en la ciencia y en la tecnología, que se presenta –más allá del campo de la fertilidad– desde una posición en muchos casos onmipotente, como una promesa de completud: tener un nuevo rostro, un nuevo sexo, un hijo de otro vientre, de otro esperma, de otro óvulo, un hijo cuyo embrión será genéticamente seleccionado.
En el trabajo analítico nos encontramos con pacientes que traen sus conflictos en torno a la maternidad y la paternidad. La relación que establecen con la tecnología reproductiva es un elemento más a trabajar, si está al servicio de poder acceder a la función materna o paterna o al servicio de la desmentida de una imposibilidad desde la biología. Como decimos tantas veces, lo analizamos en el caso por caso.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | Stella Maris Rivadero 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Jornadas 2018 del Ameghino
Cuestionamientos del Psicoanálisis. La diferencia sexual interpelada   26 y 27 de noviembre de 2018
 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» Fundación Tiempo
ATENEO CLÍNICO: “¿Dónde está el dolor cuando no habita el cuerpo?”   Viernes 23 de noviembre, 19.30 hs. A cargo de Gustavo Nahmod.
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» LE SEPTIÈME CIEL, de Benoît Jacquot.
CICLOS DE CINE Y PSICOANÁLISIS:  Presenta Eduardo Laso. Sábado 24 de noviembre, 17 hs.
 
» Secretaria Apertura
Jornadas Internacionales:   16 y 17 de Noviembre
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» La Tercera
Seminarios Octubre y Noviembre  Sábados 10hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com