Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

La intromisión del prójimo
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
En el seminario 16,1 Lacan, luego de recordar que hay en el centro del denominado campo del goce una vacuola –término que proviene del latín, vacuum, vacío– un sitio interdicto y que constituye lo más próximo (prochain) sin dejar de ser extraño y de mencionar que las cosas son para Freud siempre Sachen, pero que cuando habla del complejo del prójimo emplea el vocablo das Ding, dice algo que quiero transcribir para luego analizar:

“No volveré a comentarles el hincapié que hice en este das Ding, ya que tampoco tengo tiempo para ello. Todo lo que recordaré es que Freud introduce este término por la función del Nebenmensch, el hombre más cercano (plus proche), ese hombre tan ambiguo por no saber dónde ubicarlo. ¿Qué es ese prójimo (prochain) que resuena en la fórmula de los textos evangélicos, ‘Ama a tu prójimo (prochain) como a tí mismo’? ¿Dónde atraparlo? ¿Dónde hay, fuera de este centro de mí mismo que no puedo amar, algo que me sea más próximo (plus prochain)?”

Luego intenta localizarlo, en referencia a Freud, en una “exterioridad jaculatoria” que denomina algo absolutamente primario y refiere a un grito que no necesita ser emitido; y remite, una vez más, a la célebre serie de Munch titulada, como se sabe, El grito. Un grito mudo. De la boca torcida del ser femenino brota un grito que no es más que el silencio absoluto.
De inmediato, surgen varios problemas que la versión estándar de Lacan desdeña.

¿Cómo diferenciar el objeto a del prójimo si los términos que inicialmente los definen –centralidad, extimidad, proximidad lejana o lejanía próxima, como se prefiera– son casi los mismos? Y si agregamos das Ding a la comparación, las cosas se complican mucho más, especialmente si nos remitimos al seminario La ética del psicoanálisis donde el término das Ding oscila entre el vaciamiento heideggeriano y la radical exterioridad de la Cosa freudiana. Sin embargo de este último seminario puede brotar alguna luz.

En su capítulo XV, “El goce de la transgresión”2, comenta la expresión “… como a tí mismo” del evangelio: ¿qué es même? Algo “que ya no sé si es mío o de alguien”, dice Lacan. “… el prójimo, sin duda, tiene toda esa maldad de la que habla Freud, pero… no es otra cosa sino aquella ante la que retrocedo en mí mismo”.

¿Se trata de la reversibilidad especular? Sería un gran error confundir las cosas, sospecho que este error es muy corriente. En la agresividad que es propia del estadio del espejo, en la cual el yo pasa al lugar del yo ideal y viceversa, fundando así una reversibilidad aplastante y difícil de domeñar –el yo ideal fragmenta, la totalidad destruye–, se conservan la simetría, la distancia y la integridad por algo que ahora podemos percibir con claridad: la fase del espejo reposa toda entera en el divorcio entre el tacto y la visión. Cuando el Narciso mítico quiere abrazar a su alter ego, se hunde en las aguas. La presencia del prójimo, en cambio, suprime las distancias y estruja los cuerpos, unos con otros, unos en otros, unos en contra de otros.

Estamos en el terreno del odio e incluso en el de la crueldad. El odio, o sea el anhelo de destruir el núcleo del ser del otro; la crueldad o el goce de la inermidad del sometido.
La imagen narcisista se construye de manera estatuaria; término que designa, metafóricamente, la imagen convencional de la estatuaria antigua, con sus bellas e inalcanzables proporciones. Desde luego, no hay imagen del cuerpo sin la integración de todos los sentidos. Pero en el narcisismo domina la visión y la función olfativa y táctil, la función gustativa, la aprehensión, incluso dental, están completamente subordinadas al ver.
Cuando hablamos del prójimo mentamos otra cosa, mucho más inquietante: “la categoría del prójimo justifica su aparición porque indica, en el extremo, la confusión de las instancias, la reducción inminente de las fronteras entre el sujeto, el objeto a y la Cosa del semejante. Se dirá: pero tal inminencia es la inminencia del goce”.
Hay, sin embargo, una diferencia nada desdeñable: El prójimo supone la posibilidad de la (in)diferencia allí donde la diferencia está establecida, y permite, de tal manera, transitar todas las instancias y los registros en una floración de metáforas. El goce a secas, por el contrario, está más allá de la representación.

Por otra parte, el goce es lo irrepresentable e insufrible en el límite de lo representable y sufrible; el prójimo es carne, pertenece al dominio de lo sensible; es lo que todavía es representable cuando estalla la representación; pero no se reduce su dimensión a la teratología. En virtud de la ambigüedad que le es constitutiva, implica rostro y sexo.3
En Masa y poder, Elías Canetti ha establecido un postulado inaugural: “Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido”. A lo que agrega un segundo postulado: “Solamente inmerso en la masa el hombre puede liberarse de este temor a ser tocado”4.

Con su estilo inimitable, que no voy a reproducir, muestra de todas las formas cómo nos protegemos de mil maneras diversas del contacto con el prójimo cuyas manos pueden convertirse en garras, cuya mirada puede traspasarnos, cuyo olor puede descomponernos.
Pero el prójimo no solo es aquel que nos parasita; también es la fuente verdadera de la ética.
Sin una proximidad vertiginosa, la vida humana carece de intensidad; sin distancia podemos tornarnos en criminales. ¿Cómo bascular, cómo establecer un juego de ida y vuelta, de tensiones armónicas y de armonías siempre a punto de derrumbarse?

Alguna vez Kant encontró una formulación (no una fórmula, no las hay) que a pesar de cierto anacronismo (o quizá en virtud del mismo, habría que verlo), puede sugerirnos mucho. Al hablar, en La metafísica de las costumbres, de las leyes del deber en el parágrafo 24 de la segunda parte de la doctrina ética elemental, y cuando menciona las dos fuerzas de atracción y de repulsión que conectan a los hombres entre sí, dice:

“En virtud del principio del amor recíproco, necesitan acercarse continuamente entre sí; por el principio de respeto que mutuamente se deben, necesitan mantenerse distantes entre sí; y si una de estas dos grandes fuerzas morales desapareciera, ‘la nada de la inmoralidad con las fauces abiertas, se tragaría el reino entero de los seres morales como una gota de agua’ (si es que aquí puedo servirme de las palabras de Haller, aunque en otro respecto.)”5
Esa “nada de la inmoralidad” puede ligarse sin capricho y con razón al grito de Munch; grito pictórico y por lo tanto silencioso, y no obstante grito, grito absoluto.

Es el sufrimiento –no necesariamente el dolor físico–, que impone al ser vivo el hecho de que la irritabilidad propia de la materia orgánica, atravesada, moldeada, encapsulada, conducida por mil vías azarosas por lo que convenimos en denominar significante, –masa significante que viene de la noche y torna a ella, más allá de cualquiera de nosotros–, siempre está situada en el límite de la catástrofe, en el doble sentido del término: como posibilidad e inminencia de derrumbe y como cambio brusco e inesperado de estado.

Quizá a partir de aquí podamos volver a interrogar ese vocablo aparentemente neutro y que está lleno de erizados enigmas: el subyectum, el sujeto.
______________
1.    Lacan, J. “De un Otro al otro”, Paidós, Buenos Aires, 2008, p. 206. (Lacan, J. D’ un Autre à l’ autre, Seuil, Paris, 2006, p. 225).
2.    Lacan, J. “La ética del psicoanálisis”, Paidós, Buenos Aires, 1988, pp. 239/240.
3.    Estos aspectos los trataré en próximas notas.
4.    Canetti, Elías, Masa y poder, Debolsillo, Barcelona, 2005.
5.    Kant, Immanuel, La metafísica de las costumbres, Altaya, Barcelona, 1977, pp. 317/8.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» Apertura
Jornadas Internacionales  14 y 15 de diciembre de 2017
 
» La Tercera
Formación en Psicoanálisis  Inicio abril 2018 - reuniones informativas
 
» Fundación Tiempo
POSGRADOS CON PRÁCTICA BONIFICADA   Duración 12 meses - Inicios mensuales -.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com