Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

Versiones del padre*
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Voy a puntualizar brevemente los puntos clave de mi intervención oral.

No se puede hablar de Nombre del Padre sin acudir al trasfondo religioso, inevitable. Pero este vínculo no puede ser masivo. Lo que el inconsciente toma de la religión –y digo específicamente religión cristiana, con su procedencia del Antiguo Testamento–, es, antes que nada, la figura –en el sentido retórico, poético del término–, de un donador del nombre, de un transmisor de una herencia, el que está oscuramente ligado a un fondo de poder indespejable y que se manifiesta a la luz del día en Totem y Tabú. Este padre de la religión dúplice hay que tenerlo en cuenta, entre otras cosas, porque allí la marca del análisis intentará cernir una efectiva separación entre el donador y el fondo de poder arbitrario. No obstante, la función de la paternidad divina, en su Trinitarismo, que vincula al padre y al hijo a través del Espíritu Santo, censura el lugar materno como articulador de una relación, compleja y ajena a la armonía que predica la psicología, entre un padre que impone al hijo la prohibición de la madre, al tiempo que goza (o se supone, más bien, que lo hace) de la madre. Y además, es esta misma madre una pieza esencial que los teólogos de la paternidad siempre dejan de lado: es la madre la que transmite o bloquea el mensaje paterno. Pero aquí importa destacar, con respecto a la masividad, los tres niveles diferenciados: lo que pertenece a la religión por estructura, por síntoma, y por racionalización. Por estructura (por shîntome, en definitiva), la función de la escucha (Exaudi nos, Domine, el lugar del intermediario, también el lugar de la demanda que el Dios formula al hombre: “¿Dónde estás, Adán?”), pero hay que colocar en otro nivel el carácter sacrificial y de sacerdocio que se adjudica a Cristo. Del mismo modo, hay que distinguir el síntoma propiamente dicho, de las racionalizaciones, como las de aquel que no se analiza porque es católico militante, por ejemplo. El nombre es un lugar vacío, y los nombres concretos que ocupan ese lugar son excepcionales, suplementarios.

Así, podemos decir que la paternidad psicoanalítica es un pliegue entre la paternidad cristiana (o bíblica más en general) y la anamorfosis que le impone a esta la irrupción de la sexualidad, y lo que de ella retorna por la vía de la interpretación analítica.

En esta estructura es preciso articular las figuras protagónicas –el padre, el hijo, la madre–, con sus sombras o dobles arcaicos, que son, a no dudarlo, figuras míticas sin las cuales es imposible articular el inconsciente. Sin ellas el psicoanálisis se transforma en una terapia edificante, moralizante. Al padre le corresponde la sombra del padre terrible, fantasma que siempre opera en la clínica, como sabemos y que muestra las verdaderas dificultades en las que se encuentra el que transita su Edipo: el varón requiere del amor del padre, pero este amor puede someterlo pasivamente al fondo incestuoso de esta misma figura. La hija, por su parte, si bien según Freud retorna a la madre tras su decepción ante el padre, ¿no corre el riesgo de identificarse con esos restos de madre arcaica que persisten en cualquier madre ya falicizada y así quedar atrapada en el nivel pre-edípico?

Necesitamos de una serie de operaciones para situar mejor las cuestiones de la paternidad. Antes que nada, no hay que hacer del Nombre del Padre una clave de bóveda de la estructura; es más bien una función suplementaria y en un sentido riguroso, no vulgar de los términos, excepcional. Por lo demás si hacemos centro en lo peculiar del nombre como tal y en el carácter suplementario de las funciones de la paternidad, simultáneamente debemos colocar los términos de todo el arco conceptual en una posición mediana. ¿Qué se dice con estos términos? Que las funciones que describimos deben ser articuladas en un nivel entre-dos, que es el lugar del sujeto.

Entre-dos
: El padre no tiene nombre; un padre sí lo tiene; y ese un padre es aquello que construye un sujeto como su padre. Pero lo construye sobre el fondo de una herencia, de una deuda simbólica. El horizonte concreto del psicoanálisis está constituido por la pregunta de un hijo acerca de su padre y la de un padre que no siendo para sí mismo padre –nadie es padre para sí–, al comunicarse con su hijo, repite la experiencia suya como hijo con respecto a su propio padre.
En el nombre y a través de él localizamos nuestro asunto: el nombre del padre no es un nombre propio, pero a través de él se articula el nombre propio del sujeto, que es una donación, en el sentido de que el enunciado del nombre debe poseer la fuerza de enunciación que inviste al sujeto con un nombre.

De su parte, el sujeto se nombra tal y como ha sido nombrado y en este nivel se manifiesta con toda intensidad la naturaleza del problema: el nombre expulsa lo que nombra y transforma toda aserción en una pregunta en la que se localiza el sitio por antonomasia de la identificación. Si Paul Ricoeur diferenció la declaración del padre de la declaración al padre, es preciso decir que la declaración del padre es segunda en relación a la declaración del padre que hace la madre apelando al padre, quiero decir, al padre como apariencia problemática de lo Uno. Pero si el sujeto que oficia de padre, al declarar no es, para nada Uno, porque es sujeto, la invocación que la madre hace al padre instaura a un padre supuesto, a un padre que es, antes que nada, una constelación simbólica de autorización y no ese que está-ahí.

Con todo, no hay aquí círculo vicioso: es que el padre que reconoce al hijo como su hijo no es el padre que invoca la madre: este desdoblamiento de la apariencia muestra a las claras que el reconocimiento del padre –siempre necesariamente equívoco–, presupone la invocación materna. Hacer centro en el nombre y en su eficacia es la mejor manera de evitar que el psicoanálisis se transforme en una suerte de apéndice de la rectificación psicológica familiar.
Lo que obstaculiza, más que nada, el análisis de las funciones paternas en la actualidad, es una confusión ideológica que ha ido ganando espacio entre los psicoanalistas. Se habla de la decadencia del padre con una liviandad arrasadora y se olvida algo esencial: el padre del que habla el psicoanálisis es ya y de entrada, en la misma época de Freud –la nuestra la culmina, no es algo distinto; la nuestra es una modernidad tardía, no una época distinta y contrapuesta–, un padre caído. La caída del padre inaugura la modernidad y ese padre que duda acerca de su función, que se ve amenazado por el avance femenino y por reclamos que lo agobian, es exactamente el padre del psicoanálisis. Es el padre que abre el espacio para una pregunta, cosa que no ocurría en otras épocas en las cuales la función estaba naturalizada. No hay padre sin duda y la duda interroga la herencia simbólica de una paternidad mítica, poderosa, ancestral. Así se crea una cadena asimétrica que constituye al padre como tal.

La observación de Philippe Julien en su libro El manto de Noé, acerca de qué responder por la paternidad en términos de ser, es una impostura; pero que un hijo, una hija pueden y deben responder a la pregunta verdadera ¿Qué quiere decir haber tenido un padre?, es sin duda decisiva.
Y sin embargo, la impostura es necesaria, aunque la respuesta sea siempre incierta, vacilante, desplazada, puesto que nadie es hijo de un discurso, en definitiva, porque hijo remite a un padre y la noción de discurso no cubre la de padre. Así, vemos que el lugar vacío más que vacío es inocupable: cualquier nombre, como los múltiples nombres de Dios (Adonais, Elohim, etc) es inadecuado, incómodo, en definitiva inhabitable. No hay al respecto soluciones “limpias”. La pregunta por el ser declina en qué significa haber tenido un padre, pero claro, no son tajantemente separables. Lo interesante de Julien es que nos lleva al lugar desde donde es posible interrogarnos: siempre un hijo habla, el padre por sí jamás lo hace, jamás habla, salvo desde el lugar desde donde habla un hijo como persona, como resonador, en el alcance étimo de la expresión.

Se dirá, en definitiva pasa lo mismo con una madre, pero no de la misma manera. En absoluto: una madre se desdobla sólo porque hay un padre que oficia de corte; cuando una madre habla sin padre, la voz loca e imperiosa de la madre no conoce desdoblamiento alguno. En el mismo sentido debemos decir que si bien es la madre la que deja pasar el mensaje del padre, un hijo debe, más tarde o más temprano, descubir a ese padre más allá de su madre.
Desplazamos el centro de atención hacia la posición mediana y en definitiva al extremo de un hijo que hijo de un discurso se interroga por el donador supuesto que ha estado o se supone haberlo estado, en su origen, para descubir, finalmente, que allí donde el origen se pierde, es posible comenzar a crear algo: un suplemento.
_______________
* Este es el esquema de una intervención oral en la apertura de Versiones del Padre, Congreso interno 2009, de la Asociación Argentina de Psicoterapia para Graduados, 29 de octubre de 2009.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Posmodernidad 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» AEPG
Agenda de Formación Permanente  Primer cuatrimestre - presencial
 
» Fundación Foro
Primer Congreso Latinoamericano de DBT:   Terapia Dialectico Comportamental - 17 al 19 de mayo
 
» Fundación Foro
Psicoterapias cognitivas  últimas vacantes para los formación y cursos!
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  Charlas de Abril y Mayo
 
» Fundación Tiempo
POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL  Inicio 2018: martes 10 de abril, de 18.30 a 21.30 hs.
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com