Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Problemas y controversias

Posmodernidad
  Por Juan Bautista Ritvo
   
 
Sed operativos o conmensurables, o desapareced.
Jean-François Lyotard

Hay tal confusión en torno a la llamada “posmodernidad”, que es preciso empezar por el nombre: ¿cómo nombrar a una época diferenciada por una expresión que contiene una simple preposición temporal añadida para, justamente, diferenciarse? Como si dijéramos “posfeudalismo” en lugar de capitalismo. El nombre mismo es, ya lo veremos de a poco, un síntoma. Le voy a dedicar al tema una serie de notas, y por eso quiero adelantar algunas tesis generales que luego iré desarrollando.

Lo que el vocablo post a la vez revela y oculta es que la posmodernidad no es otra época diversa de la modernidad sino su culminación; es el reverso de la modernidad, lo que ella ha mantenido en latencia y que ahora explota. Pero la insuficiencia de la noción también apunta a otro sentido: la posmodernidad, que declara el fin de las ilusiones, es también una ideología1 que alberga cuidadosamente dos ilusiones. La primera, es que la política, como lucha agonal por el poder, lucha en la cual entran en colisión las tendencias polares, enfrentadas, a la hegemonía, con la heterogeneidad de planos, grupos, intereses, ha entrado en una fase declinante. Lo que funda un pronóstico, cada vez más desmentido por la experiencia: que la clase política, en el sentido tradicional del vocablo, desaparecerá, a corto o largo plazo.

Es lo que sostiene Lyotard en el libro que inauguró, probablemente, el movimiento ideológico llamado posmodernismo en la década del 80 del siglo pasado: “La clase dirigente es y será cada vez más la de los ‘decididores’. Deja de estar constituida por la clase política tradicional, para pasar a ser una base formada por jefes de empresa, altos funcionarios, dirigentes de los grandes organismos profesionales, sindicales, políticos, confesionales”.2
Pero no nos apresuremos, porque el texto de Lyotard, no es el de un improvisado y revisar su argumentación nos llevará al corazón de las cosas que nos importan, como sujetos y como analistas.
El segundo rasgo ideológico que tomo en consideración, refiere a la nivelación de las jerarquías y a la fragmentación de las totalidades; lo que trae consecuencias en lo que respecta a saber si es defendible la idea de verdad en cuanto tal.
En su polémica con Eco, Richard Rorty dice, invocando el nombre genérico que lo identifica como formando parte de una tribu, “pragmatista”, que es sin duda uno de los nombres actualmente3 posibles para la llamada posmodernidad: “Para nosotros los pragmatistas –dice–, la noción de que hay algo de lo que un texto determinado trata realmente, algo que la rigurosa aplicación de un método revelará, es tan mala como la idea aristotélica de que hay algo que una sustancia es real e intrínsecamente…”4

Para Rorty la coherencia de un texto depende de que alguien tenga algo interesante que decir sobre un “grupo de marcas o de ruidos”.
Eliminación de la sustancialidad, eliminación de la versión clásica de la verdad, pero también fragmentación de las totalidades.
En otro texto, el mismo Rorty dice que el lenguaje y la cultura europea pertenecen al campo de la contingencia, porque es el “resultado de miles de pequeñas mutaciones”.
Eliminación, entonces, de la causa final y de la determinación en última instancia.

Es preciso rechazar tanto la opacidad como la inexistencia del Otro para afirmar que un texto carece de verdad interna. La opacidad me interpela y la respuesta que pueda dar censura la verdad que pasa, por así decirlo, a las interioridades, para retornar de improviso, súbitamente, cuando menos la esperamos. Aun en el caso extremo de que me encuentre con un grupo de marcas o de ruidos, esas marcas, esos ruidos, son las señales de Otro que me interpela sin que la interpelación sea transparente: debo entonces interpretarla, descifrar su opacidad.

Que la verdad esté prohibida, es decir, reprimida, es lo que garantiza su existencia; porque la inexistencia del Otro deja su sello en las metáforas de un texto que responde a los enigmas del cuerpo, a las encrucijadas que me plantea el prójimo con su proximidad que constriñe y al mismo tiempo se torna ambigua: intolerable y atractiva. Que la verdad esté prohibida es, en definitiva, lo que garantiza su retorno en el escándalo traumático.
De otra parte, la fragmentación de las totalidades, si bien constata el fracaso de la razón clásica, de la razón que sigue el principio de Laplace (si conoces el estado inicial de un sistema puedes deducir todos sus estados sucesivos), desconoce que la contingencia nunca es mera contingencia, porque un nudo5 de contingencias instituye cierta necesidad de hecho6, lacunaria pero efectiva, que impone de antemano cursos posibles de acción; y si es evidente que los cursos posibles no saturan las posibilidades, constriñen lo que habrá de emerger. El mundo de mañana ignoramos qué perfil definitivo tendrá; es así. No obstante, podemos describir las fuerzas que se mueven en diversas direcciones y calcular los límites de lo posible no de una manera global y masiva, pero sí en instancias diferenciadas. Para dar un ejemplo enteramente evidente, el ascenso del capitalismo asiático es un hecho inevitable hoy por hoy; así como la implosión de la URSS dejará huellas ilevantables durante décadas. Pero a medida que transformamos la visión telescópica en microscópica, todo se vuelve gradualmente más borroso.

De todas formas, en este punto el debate recién comienza, ya que el llamado posmodernismo se apoya en instancias del saber que no son nuevas, probablemente, pero que al ser advertidas recién en los últimos años, implican un cambio profundo en los hábitos de pensamiento y en los modos de percibir la realidad.
Es que hay paradigmas puestos en cuestión, pese a sus logros y al valor intelectual de sus creadores. Sin duda la concepción marxista de la determinación, en última instancia de la superestructura por la infraestructura; también el de la sociología funcionalista, con su visión de una totalidad sometida a leyes de autorregulación. Agreguemos a esta lista la concepción estructuralista –antes que nada la de Lévy-Strauss–, que piensa los sistemas7 como redes de equivalencia, en lugar de tramitarlos como relaciones inferenciales y laberínticas en el interior de una enciclopedia, que es la apuesta de Umberto Eco.8
Y es la razón por la cual hay que volver al principio y examinar el texto de Lyotard, que sitúa la condición posmoderna en la oposición entre la ciencia y los relatos. El posmodernismo, que censura el torbellino erótico, político y estético, nace en una encrucijada dominada por la ideología y la epistemología, y habría que analizar si estos últimos términos son desglosables.

_______________
1. En este contexto llamo “ideología” a un modo defensivo de censurar las grietas, grietas libidinales pero también grietas del poder, al servicio del statu quo habitualmente, pero también para proporcionar consuelo frente a las derrotas . Toda ideología es, en este sentido, elocuente, decidora, evangélica. Y nunca lo es más que cuando se niega, aparentemente, a asumir una actitud elocuente y evangélica. El anuncio de una época fría, entrópica, de nivelación, a su modo implica una suerte de evangelio negativo.
Incluso es, por veces, un cómodo instalarse en el placer académico y sus canonjías y privilegios.
2. Lyotard, J.F., La condición postmoderna, REI, Argentina, Buenos Aires, 1989. p. 35/36.
3. Este pragmatismo indolente y placentero, refugiado en el confort universitario, es muy distinto al de, pongo por caso, William James e incluso al de John Dewey.
4. Rorty R. “El progreso del pragmatismo”, en Interpretación y sobreinterpretación”, Umberto Eco y otros, Cambridge, University Press, versión española, Cambridge, 1995.
5. Uso el término “nudo” en su acepción semiótica, como lugar de bifurcación, de trifurcación o más en general de multiplicaciones de ramas, y también en su acepción corriente, como embrollo.
6. Para decirlo elípticamente, la ausencia de causa originaria tiene efectos causales. O para decirlo en un lenguaje quizá más actual, el caos no es orden mas sí potencia de orden.
7. Aunque no lo aclaro, va de suyo que me refiero a sistemas sociales y no naturales; aunque el estructuralismo “ortodoxo” no diferencie ambos planos. De cualquier manera, al manejar corrientes complejas procedo por simplificación. En la obra de Marx hay demasiados lugares en los cuales el “marxismo”, que es antes que nada una construcción de Engels, explota. Algo similar podría decirse de Lévy-Strauss, al menos el Lévy-Strauss de las Mitológicas.
8. Véase Eco, Umberto, Semiótica y filosofía del lenguaje, Lumen, Barcelona, 1995, p. 340 (edición italiana, Semiotica e filosofia del linguaggio, Einaudi, Torino, 1984, p.301/302) La palabra laberinto, relacionada con el vocablo “enciclopedia”, del cual en otro lugar habremos de decir algo, aparece recién al final de la obra. Cabe recordar que en otro artículo, su prefacio al Libro de los laberintos, de Paolo Santarcangeli, Eco diferenció al laberinto de la vida: en esta última es muy difícil entrar y fácil salir: en el laberinto ocurre exactamente al revés: fácil entrar, muy difícil salir.
¿Es necesario recordar que en la obra de Borges el laberinto y la biblioteca –y por sinécdoque la enciclopedia–, tienen una importancia decisiva? Como lo destaca el mismo Eco el el proceso inferencial, que se opone a la mera sustitución de equivalencias, tiene el rango de la conjetura.
La metáfora del laberinto y sus connotaciones nos evoca lo que separa a esta época de la anterior: el extravío de lo que carece de última instancia regulativa; para este laberinto no hay ningún hilo rojo de Ariadna y no tenemos otra salida que perdernos en el acontecimiento, para recobrar otro hilo, algunas de cuyas hebras se han perdido o nunca han estado allí.
Lo cual nada tiene que ver con el culto a la simple contingencia, puesto que nos encontramos con otras determinaciones de la necesidad, una necesidad vicaria, provisoria, que ya no es la necesidad clásica. Es que la necesidad absoluta es absolutamente impensable.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 194 | enero 2016 | Caricaturas de la paternidad 
» Imago Agenda Nº 193 | noviembre 2015 | Desde el látigo a la degradación 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | La sexualidad femenina (III) 
» Imago Agenda Nº 191 | septiembre 2015 | El silencio 
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 189 | febrero 2015 | La sexualidad femenina: los atolladeros de la teoría 
» Imago Agenda Nº 188 | enero 2015 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (IV) 
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (III) 
» Imago Agenda Nº 185 | octubre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? (II) 
» Imago Agenda Nº 184 | septiembre 2014 | ¿Hay un discurso capitalista? 
» Imago Agenda Nº 182 | julio 2014 | Ambigüedad de la conciencia 
» Imago Agenda Nº 181 | junio 2014 | Dilemas de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Oscura libertad 
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Metáfora e injuria 
» Imago Agenda Nº 178 | enero 2014 | Metáfora, enunciación, escucha (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Metáfora, enunciación, escucha(1) 
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (IV) 
» Imago Agenda Nº 174 | septiembre 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (III) 
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? (II) 
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | ¿Interesa la estética al psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 171 | junio 2013 | Encrucijadas de la sexualidad y límites del igualitarismo 
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | El eros romántico y su genealogía 
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Incógnitas de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Acerca de la certeza (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 167 | enero 2013 | Acerca de la certeza (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Acerca de la certeza (primera parte) 
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Los engorros del significante 
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | La memoria y el horror: la responsabilidad (Primera parte) 
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | La escatología como refugio 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | “Un exceso de fuerzas…” 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | Paradoja y reflexividad 
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Salto y aserción 
» Imago Agenda Nº 158 | marzo 2012 | Amor y erotismo 
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | La naturaleza del “Je” (Sexta parte) 
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | El psicoanálisis obturado 
» Imago Agenda Nº 155 | noviembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Quinta parte) 
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | La naturaleza del “Je” (Cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 153 | septiembre 2011 | La naturaleza del “Je” (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | La naturaleza del “Je” (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | La naturaleza del “Je”  
» Imago Agenda Nº 150 | junio 2011 | La ficción no es ficticia 
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Generalidad y singularidad en la masa 
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | La eliminación del sujeto 
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | ¿Izquierda lacaniana? 
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | El delirio suicida 
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Amar al prójimo 
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | El vínculo religioso: expiación y purificación 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | La intromisión del prójimo 
» Imago Agenda Nº 142 | julio 2010 | El lugar de la sublimación (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | El lugar de la sublimación 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Matrimonio homosexual y neurosis 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | Un significante demasiado pesado: Escuela 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Hablar, escribir 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | La acción colectiva 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | La sección del equívoco 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Versiones del padre* 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Fetichismo y sublimación 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Posmodernidad (IV) 
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Posmodernidad (III) 
» Imago Agenda Nº 131 | julio 2009 | Posmodernidad (II) 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Apariencia y desnudez: la fuerza 
» Imago Agenda Nº 128 | abril 2009 | La misteriosa (y cómica) diferencia 
» Imago Agenda Nº 127 | marzo 2009 | El analista: humor y santidad 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | El tiempo y la causa (cuarta parte) 
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | El tiempo y la causa (tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite (segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | El tiempo: entre la causa y el límite 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | La clase media: política y saber 
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | El juego de los sexos 
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | La obsesión topológica y la llamada transmisión integral 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Equívoco y elipsis 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Abuso de metáfora  (segunda parte)
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Abuso de la metáfora 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Enigmas lacanianos 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | El perdón imperdonable 
» Imago Agenda Nº 114 | octubre 2007 | ¿Hay biopolítica? 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | El duelo incurable 
» Imago Agenda Nº 112 | agosto 2007 | ¿Pensar la muerte? 
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | El falo se dice de varias maneras (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | El falo se dice de varias maneras 
» Imago Agenda Nº 109 | mayo 2007 | Mujeres 
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | "Yo soy freudiano... 
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | El poder 
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Tercera parte) 
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Monoteísmo y nihilismo (Segunda parte) 
» Imago Agenda Nº 104 | octubre 2006 | Monoteísmo y nihilismo  
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Variaciones sobre la expresión lalangue 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Israel 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Erotismo público y salud de Estado 
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | Moral corporativa, moral del super-yo 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | El hastío de Freud 
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Tóxicos y pecados argentinos. 
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Del padre y de otras viejas novedades 
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Acto e interpretación: la falsa oposición. 
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Enigmas del "yo pienso" (2º Parte) 
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Enigmas del "yo pienso"  
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | El matrimonio homosexual 
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Acerca de la escritura demoninada "femenina" 
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | El "goce" o la banalización de un término 
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | ¿Decadencia del padre? 
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Acto analítico 
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | El horror y la ética de las imágenes 
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | La desaparición de los desaparecidos 
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | El estallido del reclamo de prevención 
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | El analista en regla 
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Cuestionamiento del "hay tres" 
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Hacerse autorizar 
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | ¿Salud mental? 
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Tres modos de Carencia: vacío, agujero, abismo 
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | El ternario R.S.I y el nombre del padre: Encrucijadas y atolladeros 
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Aventuras y desventuras borromeas 
» Imago Agenda Nº 75 | noviembre 2003 | El rechazo de la patología rechaza al sujeto 
» Imago Agenda Nº 74 | octubre 2003 | El "poco de libertad" 
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Vindicación de la psicopatología 
» Imago Agenda Nº 72 | agosto 2003 | La estructura no es la taxonomia 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Agamben o el patetismo sin salida 
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | ¿Por qué el goce? (sus paradojas)  Segunda parte
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | ¿Por qué el goce?  Sus paradojas
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Los dioses de la guerra 
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | La nueva virilidad y el falo materno 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Analistas: celebremos la unidad 
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | La Guerra Santa y el economicismo 
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Política y subjetividad (6ª parte) 
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | Política y subjetividad (5º entrega) 
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Política y subjetividad (4ª parte) 
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Política y subjetividad (3ª parte) 
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | El decir en las letras. Psicoanálisis en literatura  Letra Viva editorial, 2002
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Política y subjetividad (2º parte) 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Política y subjetividad (1ª parte) 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Multitud y subjetividad 
» Imago Agenda Nº 58 | abril 2002 | La ilusión de la multitud 
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | ¿Qué puede decir el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 56 | diciembre 2001 | ¿Qué agrega lalengua? 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | El retorno de la traducción 
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | ¿Y ahora? La irrupción de la historia 
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | "¿Desde dónde habla usted?" 
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | La síncopa del fantasma 
» Imago Agenda Nº 46 | diciembre 2000 | ¿Hay un discurso capitalista? (V) 

 

 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com