Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Entrevista

Stella Maris Rivadero
  Por Emilia Cueto
   
 
Usted ubica a las entrevistas de pareja como la antesala de lo que podría llegar a ser el inicio de un análisis individual para uno o ambos integrantes. ¿Qué indicadores pueden ser tenidos en cuenta para considerar que ha llegado el tiempo de concluir las entrevistas de pareja?
Efectivamente considero que el abordaje psicoanalítico de las entrevistas de pareja podría pensarse al modo de las entrevistas pre-liminares para luego, dar comienzo a un análisis. Cuando pensamos en concluir con las entrevistas de pareja hay varios indicadores a tener en cuenta. En principio se trabaja descoagulando sentidos, imaginarios que repiten conductas estereotipadas. Luego si se escucha que la insistencia de una repetición o significante particular devela que eso que se escucha, pero que no se dice, pertenece a la historia singular de uno de los miembros de la pareja y que de aparecer, daría lugar a lo obsceno o aquello que escaparía a la posibilidad del trabajo con la pareja. Cuando me refiero a lo obsceno, señalo todo aquello que pertenece a la intimidad de cada quien y que llevado al terreno público, de lo cual no se puede volver atrás, traería aparejada “información que necesita ser velada y no revelada” para con el partenaire. Otro punto a tener en cuenta para concluir implica la reformulación del pacto amoroso, en tanto que aquello que amenazaba con convertirse en un destino funesto de la miseria neurótica se transforme en acontecer del infortunio cotidiano, dando lugar al humor frente a los mitos familiares que toda pareja suele intentar sostener aún a altísimo precio –cuando ciertas fijaciones gozosas se alivianan o diluyen para permitir que el falo circule–. Por otro lado es posible poner término al trabajo con parejas, cuando uno de los miembros deja de cargar con el peso de ser el agente o responsable de todos los problemas o la encarnación del superyó que atenta contra la felicidad conyugal. Recordemos que el prójimo suele ser la ocasión para transformarse en un objeto a ser gozado o en un agente gozador.

En algunas circunstancias la secuencia es a la inversa, es decir aún cuando uno o ambos integrantes estén en análisis se indican entrevistas de pareja ¿cuándo se torna necesario generar esta modalidad de abordaje?
Esta modalidad es necesaria dado que hay cuestiones que no se pueden decir aún, a pesar de que alguien se encuentre en análisis. Por ejemplo ciertos rasgos de carácter, mostraciones y ciertas repeticiones, no advertidas e indefinidas y sin la posibilidad de alguna pregunta o cuestionamiento, que sólo pueden subrayarse o advertirse en la escena de las entrevistas de pareja y ante el señalamiento de un tercero. En dicha escena emergen ciertas coordenadas y presupuestos inéditos que suelen sorprender a los miembros de una pareja. A veces me preguntan si esto es un límite del análisis personal, creo que no. Como decía antes sólo pueden advertirse si se despliegan en una escena que pueda ser leída por un tercero, en presencia real, para recién luego ser llevadas dichas dificultades al trabajo del análisis personal.

En el caso que un análisis individual dé lugar a entrevistas de pareja, ¿es conveniente que sean realizadas por el mismo analista?
En mi experiencia de trabajo no es conveniente porque de antemano despierta una serie de aprehensiones imaginarias transferenciales de parte de cualquiera de los miembros de la pareja. De acuerdo a la historia de cada uno el analista puede transformarse en un aliado o en un perseguidor.
Lo que suele suceder, si alguno de ellos no está en análisis individual, cuando culminan las entrevistas de pareja, es que se solicite al analista que ha escuchado a la pareja, un análisis individual.

¿Qué efectos imaginarios podrían producirse en el análisis y en las entrevistas y de qué manera se lo trabaja?
Los efectos imaginarios son múltiples y depende de la historia singular de cada quien, es decir en el caso por caso. Se suele imaginar que el analista tiene simpatías o antipatías de acuerdo al sexo, es muy común intentar buscar alianzas entre el mismo sexo, con el supuesto de compartir “creencias o saberes de género”, o creer que dos del mismo sexo están en contra del otro. También se puede correr el riesgo de producirse una idea persecutoria o un acting-out o pasaje al acto de parte del analizante. Asimismo se puede plantear que al escuchar al partenaire se lo prefiera y se desestime lo que el analizante ha venido diciendo. Es necesario agujerear estos efectos imaginarios para poder ubicar que cada espacio o dispositivo tiene sus coordenadas particulares.

Algunos sectores del psicoanálisis de orientación lacaniana han manifestado fuertes resistencias frente a toda aplicación del psicoanálisis que no fuera bajo la modalidad individual, ¿Cuál es su experiencia al respecto?
El abordaje psicoanalítico de pareja, fue duramente cuestionado por algunos analistas lacanianos, era considerado una herejía. En mi práctica clínica surgió a partir de las demandas de parejas que, por distintos motivos, querían ser escuchadas por un analista. Al acoger esas demandas, comencé a investigar el tema y a tallar también contra mis propios prejuicios, conocedora de que el trípode freudiano, articulado al deseo de analista, es el que permite sostener la praxis psicoanalítica.

Si bien parte de la idea de considerar a la función paterna como siempre fallida, en “Violencia familiar” ubica que actualmente “hay una vacante de esa función que es de otro orden”, relacionando ésto con el aumento de las neurosis de carácter narcisista. ¿Cuál es este “otro orden”? y ¿por qué vincular sus efectos con las neurosis narcisistas y no con algunas de las presentaciones de las psicosis?
Es una excelente pregunta que me da pie para sostener la hipótesis acerca de en qué tiempo de la estructuración subjetiva, podemos ubicar la falla de esta función. A diferencia de la psicosis donde la forclusión del Nombre del Padre deja al sujeto bajo el efecto de la primera identificación, en estas neurosis ha operado la segunda identificación y la ley castrativa del Nombre del Padre con algunos matices que mencionaré. Este “otro orden” lo pienso en relación a las serias dificultades en poner el cuerpo para ejercer la función, en el registro de la inhibición. Podríamos preguntarnos acerca de qué padre ausente estamos hablando. Actualmente podemos pensar la dificultad para internalizar la función del Padre Muerto, aquel que es garante de la Ley y que vehiculiza la deuda en tanto simbólica, anudando el hijo a la vida. Sin esta internalización hay una inhibición en encarar dicha función, ya que aunque la misma sea fallida por estructura, implica un tiempo primero de aceptación del Padre Muerto, ese que en su origen, al ser muerto permite el acceso a las mujeres. Inhibición de ejercer la función, escabullir el cuerpo al ejercicio, con una especie de renegación acerca de la función “si pero no obstante”, creo que esto marca una diferencia con aquellos desfallecimientos que Lacan advirtiera y señalara con la trilogía de Claudel. Este conflicto actual opera sobre el obstáculo de la transmisión de una filiación: nos preguntamos ¿hijos, de quiénes?, ¿padres de quiénes?, ¿sociedad de huérfanos?, ¿de los que se hacen a sí mismos?

Al comienzo de mi práctica clínica, hace treinta años, algunos colegas pensaban a este tipo de pacientes como inanalizables ya que los ubicaban en el campo de la psicosis. Mi trabajo y el de muchos analistas contemporáneos ha demostrado que no pertenecen al campo de la psicosis. El tropiezo de las neurosis narcisistas se halla en la limitación o escollo de acceso al registro de la tercera identificación “a lo imaginario del Otro real”. Esta problemática se localiza en el brete de extraer al niño del fondo del espejo del Otro. Este tema es extensamente trabajado por Silvia Amigo. Ha operado el Nombre del Padre de la prohibición pero ha estado impedido el Nombre del Padre que prescribiría la posibilidad de acceder a goces legítimos ligados a la posibilidad deseante, es decir aquel que habilitaría al sujeto al juego por la apuesta por la vida y no por la inmovilidad del Yo ideal. Ese Yo ideal rígido y pétreo, generalmente sometido al embate superyoico que deja al sujeto en una encerrona trágica –“así como el padre debes ser, así como el padre no debes ser”– sin poder estar nunca a la altura de las circunstancias, ya que nunca podrá alcanzar el Ideal, con lo cual también se verá dificultado el armado de su propio ideal del Yo. En la clínica se constatan estas dificultades en el registro yoico, aplastados bajo el peso de lo imaginario compacto pero sin desanudarse, el sujeto queda atrapado en un torbellino, pero al restablecer lo simbólico con el agujereamiento de lo imaginario, descoagulación de los sentidos, el sujeto retoma su camino castrativo y es conducido a encontrarse con su reservorio deseante.

La información que nos llega a través de los medios de comunicación abunda en hechos de violencia, que tienden a la repetición, fundamentalmente hacia los jóvenes y por parte de éstos. Habitualmente se vincula estos sucesos con el deterioro de la familia, ¿cuál es su lectura?
Pienso que podemos ubicar varios factores, por un lado el aplanamiento de las diferencias, el “todo vale” y la conjunción de lo social donde prima lo imaginario, la pura imagen desamarrada de lo simbólico y del real del cuerpo. Ante la dificultad para encarnar la función de Nombre del Padre que limite los excesos y ordene simbólicamente la circulación de los dones, la violencia aparece como imposibilidad frente al encuentro con el otro como prójimo, en tanto diferente y también en la circularidad que imprime la relación especular, donde la única respuesta es la violencia frente a la imagen en el espejo, que al no haber Otro que sancione y permita esa salida especular deja a los individuos en el circuito infernal de la multiplicidad especular donde no permite a uno ni otros, jóvenes y adultos reconocerse más allá del espejo que el otro le devuelve. Es decir, quedan ambos capturados en un imaginario compacto sin agujerear por el registro de lo simbólico. Por otro lado en nuestro país tenemos una historia de rechazo de las diferencias, desde tiempos de la colonia y más cercanamente 30.000 desaparecidos, muchos de ellos jóvenes como asimismo los jóvenes enviados a morir en el frente de Malvinas. Esta renegación de la historia reaparece bajo la forma de otras modalidades de la violencia, con la apatía o la queja estéril del conjunto de lo social, o la melancolización seguida de movimientos maníacos y exitistas.

Quienes trabajan con púberes o adolescentes en situación de riesgo destacan que una de las mayores dificultades está dada por el hecho de que no se puede contar con un Otro en función de ley o contención, ¿es posible instrumentar dispositivos que permitan suplir esa carencia?
Hay algunas experiencias que apelan a algún otro que ejerza esa función anudando o enlazando, dado que todavía hay ciertas chances de escriturar o remediar con algunas nominaciones que hacen de suplencia de Nombre del Padre. Tanto púberes como adolescentes aún están en tiempos de armado de su propia respuesta fantasmática frente al “¿Qué me quieres?”, que se le dirige a aquel en función de estar en el lugar del Otro. Con lo cual es posible trabajar creando algunos dispositivos que permitan el despliegue de esta pregunta sobre algunos que encarnen dicha función. El adolescente navega entre dos márgenes, por un lado depende aún del Otro primordial y por otro está buscando su propia identidad sexuada, creando nuevos significantes e imaginarios que recubran el nuevo real de su cuerpo y su propio lugar en el mundo. Por otro lado la ley o la autoridad que encarne la misma, siempre es cuestionada, pero en estos tiempos resulta complejo al no estar presente en tanto tal. Entonces, el Otro social es aquel a quien es posible no sólo cuestionar sino interrogar, por eso es importante que en alguno de estos dispositivos haya alguno o algunos a quienes sea posible dirigirle alguna pregunta que posibilite y facilite un abanico de respuestas, que no sean sólo las de poner en riesgo la vida, hipotecando el cuerpo todo entero. No es lo mismo hipotecar trozos del cuerpo o fragmentos de vida al altar del Otro sin castrar, que el ofrecimiento sacrificial al todo o nada. Asimismo el análisis con púberes y adolescentes en situación de riesgo, permite que con la presencia real del analista se tejan nuevas versiones que posibiliten al sujeto hacerse de una vida digna y vivible.

En “El duelo y el fin de análisis”, incluido en Fracasos del amor, refiere que en el tramo final de un análisis será crucial el deseo del analista para evitar el riesgo “de tocar el cuerpo, provocando enfermedad o depresión” ¿De qué manera interviene el deseo de analista y cuál es su papel en esa etapa?
El deseo del analista apuesta al deseo de la máxima diferencia entre a y menos fi. Por otro lado la presencia real del analista portando su propio cuerpo, como sostén de las fuerzas pulsionales que han desencadenado un análisis, permite que se ponga en juego esa máxima diferencia entre el resto y la reserva libidinal propia de cada sujeto. Si el deseo del analista no opera en esa línea, el sujeto queda sometido a responder con el acantonamiento de la pulsión de muerte en el cuerpo o la identificación a un simple resto, donde la tensión de la pulsión de vida cae.
___________________
Stella Maris Rivadero es psicoanalista. Miembro de la Escuela Freudiana de Buenos Aires desde 1989. Ocupó diversas funciones en los Carteles de Dirección de la Escuela Freudiana de Buenos Aires. Docente y supervisora del Ciclo Superior de Púberes y Adolescentes del Centro Dos. Entre sus publicaciones se encuentran: Inhibición , Síntoma y Angustia en el encuentro amoroso, Editorial Letra Viva; compiladora y autora de Abordaje psicoanalítico de pareja y familia, Editorial Letra Viva/Centro Dos; coautora de La angustia en la dirección de la cura, Lugar Editorial; La intervención psicoanalítica en las psicosis, Editorial Letra Viva y Fracasos del Amor, Editorial Letra Viva.

La versión completa de esta entrevista en www.elsigma.com.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 192 | octubre 2015 | Ana María Fernández  El género bajo la lupa del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 190 | abril 2015 | Eduardo Said  UN PSICOANALISTA EN LA POLIS
» Imago Agenda Nº 187 | diciembre 2014 | Leonardo Leibson  Las psicosis después de Lacan
» Imago Agenda Nº 186 | noviembre 2014 | PAULA SIBILIA  Las mutaciones del sujeto, la “descorporificación” y la intimidad como espectáculo
» Imago Agenda Nº 180 | mayo 2014 | Pablo Zunino Spitalnik  El doctor Lacan en las tablas
» Imago Agenda Nº 179 | marzo 2014 | Diana Sahovaler de Litvinoff  “Sujeto, intimidad y tecnología”
» Imago Agenda Nº 177 | diciembre 2013 | Carlos Gustavo Motta  El cine y la subjetividad de la época
» Imago Agenda Nº 175 | octubre 2013 | Martín Alomo  Elección y goce
» Imago Agenda Nº 173 | agosto 2013 | Alicia Stolkiner  Política social en Salud Mental: no tratar a nadie como mercancía
» Imago Agenda Nº 172 | julio 2013 | Sergio Zabalza  La “hospitalidad” del psicoanálisis y las articulaciones del discurso
» Imago Agenda Nº 170 | mayo 2013 | Silvia Wainsztein  De la adolescencia al tercer despertar sexual
» Imago Agenda Nº 169 | abril 2013 | Ana Rozenfeld  “La resiliencia, esa posición subjetiva ante la adversidad”
» Imago Agenda Nº 168 | marzo 2013 | Verónica Cohen  “No hay que confundir a los maestros con amos, es un rechazo de la transferencia al discurso”
» Imago Agenda Nº 166 | diciembre 2012 | Roberto Rosler  “De la neurobiología de la afectividad al psicoanálisis”
» Imago Agenda Nº 165 | noviembre 2012 | Rebeca Hillert  Niños y analistas en análisis
» Imago Agenda Nº 164 | octubre 2012 | Alfredo Eidelsztein  “Del Big Bang del lenguaje y el discurso en la causación del sujeto”
» Imago Agenda Nº 163 | septiembre 2012 | Amelia Imbriano  ¿Por qué matan los niños?
» Imago Agenda Nº 162 | agosto 2012 | Creencia y sacrificio en el capitalismo salvaje 
» Imago Agenda Nº 161 | julio 2012 | Carina Kaplan  “No existe un gen de la violencia”
» Imago Agenda Nº 159 | mayo 2012 | Psicoanálisis y ceguera  Entrevista a Cristina Oyarzabal
» Imago Agenda Nº 157 | febrero 2012 | Julio Granel  Lecturas psicoanalíticas del accidentarse
» Imago Agenda Nº 156 | diciembre 2011 | Susana Kuras de Mauer  Acompañamiento Terapéutico: de la prehistoria a los dispositivos actuales
» Imago Agenda Nº 154 | octubre 2011 | Marcelo Percia  “Estar psicoanalista en situación numerosa”
» Imago Agenda Nº 152 | agosto 2011 | Hugo Dvoskin  Un psicoanalista… fotograma por fotograma
» Imago Agenda Nº 151 | julio 2011 | Edgardo Feinsilber  Tras las constelaciones pulsionales
» Imago Agenda Nº 149 | mayo 2011 | Haydée Nodelis  De Masotta y Sciarreta al Hospital Moyano y los test mentales
» Imago Agenda Nº 148 | abril 2011 | Entrevista a Patricia Alkolombre  Reproducción asistida: un campo fértil para el psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 147 | marzo 2011 | Isidoro Berenstein  Lo vincular frente al psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 146 | diciembre 2010 | Moty Benyakar  Lo disruptivo en psicoanálisis: de la trinchera al diván
» Imago Agenda Nº 145 | noviembre 2010 | Leandro Pinkler  filosofía y Psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 144 | octubre 2010 | Alfonso Luis Masotti 
» Imago Agenda Nº 143 | septiembre 2010 | Juan Dobón 
» Imago Agenda Nº 141 | julio 2010 | Rubén Slipak 
» Imago Agenda Nº 140 | junio 2010 | Daniel Paola 
» Imago Agenda Nº 139 | mayo 2010 | José E. Abadi 
» Imago Agenda Nº 138 | abril 2010 | Eduardo Foulkes 
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Héctor Rupolo 
» Imago Agenda Nº 136 | diciembre 2009 | Mariam Alizade 
» Imago Agenda Nº 135 | noviembre 2009 | Juan Jorge Michel Fariña 
» Imago Agenda Nº 133 | septiembre 2009 | Homenaje a Oscar Masotta   Palabras de Norberto Ferreira y Teodoro P. Lecman
» Imago Agenda Nº 132 | agosto 2009 | Esteban Levin 
» Imago Agenda Nº 130 | junio 2009 | Gabriel Rolón 
» Imago Agenda Nº 129 | mayo 2009 | Nora Trosman 
» Imago Agenda Nº 126 | diciembre 2008 | Jorge Rodríguez  El saber está, ineludiblemente, entre el poder y el dinero
» Imago Agenda Nº 125 | noviembre 2008 | Acerca de la vejez, también del analista 
» Imago Agenda Nº 124 | octubre 2008 | Liliana Donzis 
» Imago Agenda Nº 123 | septiembre 2008 | Giolu García Reinoso 
» Imago Agenda Nº 122 | agosto 2008 | Norberto Ravinovich   de Masotta a Letrafonía
» Imago Agenda Nº 121 | julio 2008 | Mario Buchbinder  Psicoanálisis y Máscaras
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | "Vivir hasta la muerte"  Homenaje a Fernando Ulloa
» Imago Agenda Nº 120 | junio 2008 | Jorge Baños Orellana 
» Imago Agenda Nº 119 | mayo 2008 | Luis Kancyper 
» Imago Agenda Nº 118 | abril 2008 | Héctor López 
» Imago Agenda Nº 117 | marzo 2008 | Pablo Peusner 
» Imago Agenda Nº 116 | diciembre 2007 | Robert Lévy 
» Imago Agenda Nº 115 | noviembre 2007 | Néstor Braunstein 
» Imago Agenda Nº 113 | septiembre 2007 | Leopoldo Salvarezza  La medicalización de la vejez
» Imago Agenda Nº 111 | julio 2007 | Homenaje a Pichon Rivière 
» Imago Agenda Nº 110 | junio 2007 | Marta Gerez Ambertín  Los registros de la culpa
» Imago Agenda Nº 108 | abril 2007 | Juan Vasen  El niño programado
» Imago Agenda Nº 107 | marzo 2007 | Enrique Millán  La adolescencia y el
» Imago Agenda Nº 106 | diciembre 2006 | Eric Laurent  Psicoanalista a partir de Lacan
» Imago Agenda Nº 105 | noviembre 2006 | Jorge Alemán  Embajador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 103 | septiembre 2006 | Alberto Sava  La locura a escena
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Sergio Rodríguez 
» Imago Agenda Nº 101 | julio 2006 | Silvia Ons  Psicoanálisis y cultura
» Imago Agenda Nº 100 | junio 2006 | El horror ante la vejez 
» Imago Agenda Nº 99 | mayo 2006 | Conmemoraciones freudianas  Cinco diálogos a propósito de los 150 años del nacimiento del fundador del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 98 | abril 2006 | Horacio Etchegoyen  Un didacta del psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 97 | marzo 2006 | Charles Melman  Transmitir sin religión
» Imago Agenda Nº 96 | diciembre 2005 | Alfredo Eidelsztein  Psicoanalista Didáctico
» Imago Agenda Nº 95 | noviembre 2005 | Pura Cancina  La fábrica del caso
» Imago Agenda Nº 94 | octubre 2005 | Esther Díaz  Deseo y poder
» Imago Agenda Nº 93 | septiembre 2005 | Gabriel Lombardi  La posición del analista
» Imago Agenda Nº 92 | agosto 2005 | Silvia Bleichmar  La sociedad al diván
» Imago Agenda Nº 91 | julio 2005 | Rudy  Analista retirado
» Imago Agenda Nº 90 | junio 2005 | Juan Bautista Ritvo  Un analista en controversia
» Imago Agenda Nº 89 | abril 2005 | Norberto Marucco  El trabajo del psicoanalista
» Imago Agenda Nº 88 | abril 2005 | Ana María Gómez  El pago en psicoanálisis
» Imago Agenda Nº 87 | marzo 2005 | José Schavelson  Freud, un paciente sin cáncer
» Imago Agenda Nº 86 | diciembre 2004 | Alicia Hartmann  Psicoanalizar niños
» Imago Agenda Nº 85 | noviembre 2004 | Janine Puget  Psicoanálisis de los vínculos
» Imago Agenda Nº 84 | octubre 2004 | José Grandinetti  Psicoanálisis en el Borda
» Imago Agenda Nº 83 | septiembre 2004 | Hugo Vezzetti  Tras las huellas de Freud en Argentina
» Imago Agenda Nº 82 | agosto 2004 | Colette Soler  De rupturas y construcciones
» Imago Agenda Nº 81 | julio 2004 | Carlos Ruiz  Topología y psicoanálisis: articulaciones
» Imago Agenda Nº 80 | junio 2004 | Armando Bauleo  De Pichon a Italia y de lo grupal a la desmanicomialización
» Imago Agenda Nº 79 | mayo 2004 | Roberto Harari  Un "torbellino" en la historia
» Imago Agenda Nº 78 | abril 2004 | Beatriz Sarlo  Sintáxis del zapping y postmodernidad
» Imago Agenda Nº 77 | marzo 2004 | Francois Leguil  El objeto del psicoanálisis es el deseo
» Imago Agenda Nº 76 | diciembre 2003 | Fernando Ulloa  El oficio de psicoanalista
» Imago Agenda Nº 73 | septiembre 2003 | Silvia Amigo 
» Imago Agenda Nº 71 | julio 2003 | Eva Giberti  Pensando la adopción
» Imago Agenda Nº 70 | junio 2003 | Eduardo Grüner  La democracia es el objeto a de la política
» Imago Agenda Nº 69 | mayo 2003 | Eduardo Pavlosky  Pasión por los grupos
» Imago Agenda Nº 68 | abril 2003 | Silvio Maresca  La declinación argentina
» Imago Agenda Nº 67 | marzo 2003 | Ricardo Rodulfo  El psicoanálisis en la universidad
» Imago Agenda Nº 66 | diciembre 2002 | Héctor Yankelevich  Nos hay psicoanalista de niños
» Imago Agenda Nº 65 | noviembre 2002 | Rubén Zuckerfeld  La clínica de la escisión
» Imago Agenda Nº 64 | octubre 2002 | José Milmaniene  La escritura y la ley
» Imago Agenda Nº 63 | septiembre 2002 | Rolando Karothy  No hay un goce para todos
» Imago Agenda Nº 62 | agosto 2002 | Carlos Brück  Los psicoanalistas podemos ser escépticos
» Imago Agenda Nº 61 | julio 2002 | Juan Carlos Indart 
» Imago Agenda Nº 60 | junio 2002 | Raúl Yafar 
» Imago Agenda Nº 59 | mayo 2002 | Tomás Abraham  La censura del lacanismo
» Imago Agenda Nº 57 | marzo 2002 | Emilio Rodrigué 
» Imago Agenda Nº 55 | noviembre 2001 | Isidoro Vegh  Descubrir nuevos campos de goce
» Imago Agenda Nº 54 | octubre 2001 | Juan David Nasio  La femineidad sigue siendo un enigma
» Imago Agenda Nº 53 | septiembre 2001 | Élida E. Fernández  La psicosis no es otro idioma
» Imago Agenda Nº 50 | junio 2001 | Betty Garma 
» Imago Agenda Nº 49 | mayo 2001 | Juan Carlos Volnovich 

 

 
» Fundación Foro
Charla Gratuita sobre Inserción Laboral para profesionales de la Salud  charlas en Octubre
 
» Centro Dos
Seminario 7 de Jacques Lacan  viernes de 14 a 15:30hs
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Centro Dos
Conferencias  segundo cuatrimestre
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Fundación Tiempo
SEMINARIOS DE PSICOANÁLISIS   Comienzan en Octubre
 
» Centro Dos
Seminarios   segundo cuatrimestre
 
» Centro Dos
Talleres Clínicos  segundo cuatrimestre
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com