Inicio   |   Login   |   Registrarse   |   Quienes Somos   |   Contacto   |   STAFF     
BOTONERA EN IMAGEN
 
 
 
Facebook Twitter
   Destinos y profecías en psicoanálisis

Torcer el destino
  ¿El nacido ciego está destinado a vivir en la oscuridad, en un mundo de tinieblas?
   
  Por Cristina Oyarzabal
   
 
“A la historia del ciego del Puiseaux y de Saunderson podrían añadir las de (…) y otros que parecieron tan elevados por encima del resto de los hombres con un sentido menos que los poetas hubieran podido fingir sin exagerar, que los dioses celosos los privaron de él por miedo a tener iguales entre los mortales…”
Diderot, Carta sobre ciegos para uso de los que ven.

El ciego vive en la misma sociedad que los que ven, se comunica en su misma lengua y aún, cuando no llegue a comprender totalmente aquellos vocablos específicamente visuales, extrae su esencia; la estructura lingüística es ajena a la periferia sensorial.
Llamar “no videntes” a los ciegos es definirlos por la falta. Sin embargo, ante la ausencia del sensorio visual, el sistema nervioso crea procedimientos que llevan al sujeto a desarrollos inesperados.
Nuestro cerebro se adapta sin cesar a las condiciones del organismo. Se trata de la neuroplasticidad (Sacks, 1995) que nos lleva a redefinir los conceptos de salud y enfermedad para verlos no como algo rígido sino como la capacidad del organismo para crear una nueva organización.

Compartimos nuestras imágenes del mundo con otros seres humanos existiendo cierta regularidad en las construcciones que sujetos diferentes hacen de los aspectos esenciales del ambiente (texturas, sonidos, formas, colores, espacios).
Tales construcciones se moldean mediante una compleja maquinaria neural compuesta de percepción, memoria y razonamiento. La actividad neural íntimamente vinculada con las imágenes que experimentamos tiene lugar en las cortezas sensoriales iniciales.

Las imágenes se forman tanto cuando percibimos algo externo como algo interno. En ambos casos, existe un primer paso necesario pero no suficiente: las señales provenientes del cuerpo son transportadas por las neuronas hasta el cerebro. Sin embargo, si nuestro cerebro sólo generara representaciones no tendríamos conciencia de ellas en tanto que imágenes. ¿Cómo saber que son nuestras imágenes si falta la subjetividad, característica fundamental de la conciencia?
Estas representaciones neurales deben correlacionarse con las que constituyen la base neural del yo.
“Para el yo, la percepción cumple el papel que en el ello corresponde a la pulsión”. (Sigmund Freud “El yo y el ello”).
La conciencia es una cualidad de lo psíquico que puede añadirse a otras cualidades o faltar. “Ser conciente” es una expresión descriptiva que invoca la percepción más inmediata. La experiencia muestra que un elemento psíquico, por ejemplo, una representación, no suele ser conciente de modo duradero. La representación ahora conciente no lo es más al momento siguiente, sólo puede volver a serlo bajo ciertas condiciones que se producen con facilidad, o sea, dicha representación estuvo latente o susceptible de conciencia.

La diferenciación entre conciente e inconsciente es un tema de la percepción. Estas diferenciaciones resultan insuficientes pues nos hemos formado la representación de una organización coherente de los procesos anímicos en una persona, y la llamamos su yo. De este yo depende la conciencia, el yo gobierna los accesos a la motilidad, la descarga de las excitaciones en el mundo exterior; instancia anímica que controla sus procesos parciales, y además ejerce la censura onírica. De este yo parten también las represiones, por tanto, existe una oposición entre el yo coherente y lo reprimido escindido de él.
Freud considera la conciencia como un fenómeno más difícil de explicar que el inconsciente.

La percepción del otro1 y del objeto. La fenomenología de Husserl supone una “conciencia intencional”. Existe un ser conciente pero la conciencia es de algo; se tiene conciencia de algo externo al sujeto poseedor de la conciencia. Más allá de este postulado, Merleau-Ponty propone que “toda conciencia es conciencia perceptiva”.
El cuerpo propio es condición permanente de la existencia; constituyente tanto de la apertura perceptiva al mundo como de la “creación” de ese mundo. La primacía de la percepción significa la primacía de la experiencia, la percepción es activa y constitutiva.
La contemplación del otro se da por el tacto en un momento de evidencia fenomenológica: en un acto doble, ya que al tocar soy tocado. El tocar está ligado al ver, la mirada me toca.
Una joven ciega de nacimiento relata su incomodidad cuando sale a cenar con su novio (también ciego) porque siente que algunas personas “le clavan la mirada” (para ver cómo se comportan en la mesa). Le pregunto dónde siente esa mirada. “Acá” –dice– tocándose la nuca.
El otro me alcanza en el momento en que yo lo alcanzo produciéndose una situación ambigua. Esta ambigüedad alcanza su punto máximo en sujetos sordociegos. Poseen la propioceptividad, el gusto, el olfato y el sentido vestibular (salvo que esté afectado por la propia etiología de la sordera) y están ausentes o gravemente alterados los sentidos de distancia: audición y visión, de modo que para con-tactarse con el otro sólo disponen del tacto, no existe evidencia alguna de la presencia del otro que no se realice por esta vía.

En la captación de un objeto2 no percibimos simultáneamente todos sus aspectos pues lo que le otorga consistencia no es lo que está presente sino lo que está ausente: a medida que voy girando un objeto, retengo en la memoria la perspectiva anterior y así, puedo suponerlo en su totalidad. La captación de los objetos se da en una perspectiva espacial y temporal.
En los ciegos congénitos, la percepción manifiesta del objeto se da por captación táctil-cinestésica, mientras que la otra perspectiva es apercibida, percibida de un modo latente; siendo suficiente tocar parte del objeto para reconstruir la totalidad del mismo. Capta el objeto en sus diferentes perspectivas, aunque este concepto parezca ajeno a una sensorialidad que no sea la visual.
La vista no es necesaria para la cognición. Si la enfermedad causante de ceguera se limita al ojo, y no hay daño neurológico, la inteligencia permanece intacta. Son pocas las nociones que el ciego congénito no puede adquirir. Los conceptos de luz y color son irrepresentables para él, sin embargo, no intervienen en la construcción de nociones espaciales, temporales, causales, etc.
El tacto es analítico y sucesivo, la vista es sintética y simultánea. Tomemos, por ejemplo, una silla. El ojo la percibe rápidamente. La mano la explora. Sin embargo, cuando el ciego la evoca, la representación de la silla surge como un estallido en su conciencia, si tuviese que reconstruir cada una de sus imágenes, ello obstaculizaría el ejercicio de sus funciones mentales.

Villey, (1946) ciego desde los 4 años de edad, relata que doce veces por hora, pasa un tranvía bajo su ventana. No lo percibe sino por el rechinar de las ruedas sobre los rieles y por el sonido estridente del timbre llamando a los viajeros. Cuando piensa en ese tranvía, la imagen creada no es la representación de esos ruidos diversos sino la representación formal del mismo.
Lucas, 3 años, ciego congénito, juega a andar en moto. Al verlo, todos sus movimientos me indican que hay una clara representación del objeto.
La “percepción de obstáculo” es la facultad de los ciegos para percibir a cierta distancia la presencia de objetos próximos a su paso. En general, la frente y las sienes localizan estas sensaciones.
Desde Diderot (1749) en adelante, todos los que estudiaron a los ciegos en sus desplazamientos han señalado este hecho, la mayoría sostiene que la audición es el sentido fundamental de ese acto a distancia.
En la orientación espacial debe agregarse la memoria cinestésica que varía según los sujetos y resulta fundamental para aquellos con doble deprivación sensorial. Los sordociegos no están completamente desprovistos de recursos para orientarse; privados de percepciones auditivas y casi siempre de la percepción de obstáculo, les quedan las olfativas y táctiles y, sobre todo, la memoria cinestésica. Algunos sordociegos perciben, por las vibraciones del suelo bajo sus pies, una multiplicidad de indicios que les dan la ilusión de ser “oídos”

La percepción óptica
“Tantas ondulaciones de la luz hay, tantos modos de ser bañados por esas luces: la celestial, la nocturna –lenta radiación–, la crepitante, la saturniana, la espectral, la mercurial, la televisiva –¿luz fría?–, la cinéfila, la reflexiva, la estroboscópica, la iluminista; no ha de descartarse la brasa de la colilla de un cigarrillo apurado en la trinchera o la de un fanal que rastrea la resaca de un naufragio”.
Christian Ferrer (“Mal de ojo”)

“Por supuesto no distingo esas gradaciones de la luz, pero entendí que la prosa sugerente y poética de Ferrer me quería decir algo: esas ondulaciones y fragilidades también se perciben en las líneas de una mano o en un tono de voz, porque la plenitud de la vida alcanza a la persona que ve y a la persona ciega”.

Carlos García

La geometría (Diderot) es la verdadera ciencia de los ciegos. La visión del espacio y la forma de concebir las realidades tangibles tienen para el ciego la misma calidad que para quienes ven.
El mundo de los ciegos (Cuatrecasas, 1969) es un mundo de representaciones impregnado de imágenes visuales más o menos reales. La ceguera afecta al ojo dejando intacto al sistema cerebral de la visión. El aparato visual se ha desarrollado tanto en el cerebro humano que la pérdida de la retina es una mínima parte.
El hombre es un animal óptico pues la percepción es función de la más alta esfera sensorial óptica autónoma del órgano; esto lleva implícito el desarrollo psíquico de la noción del espacio y de la figura por lo que, también, es un animal geométrico.

El espacio geometral de la visión (Lacan, 1964) –aún incluyendo en él las partes imaginarias del espacio virtual– puede ser reconstruido e imaginado por el ciego pues la perspectiva geometral es asunto de demarcación del espacio, no de la vista. El ciego infiere que el espacio que conoce puede ser percibido a distancia y simultáneamente, le alcanza con aprehender una función temporal: la instantaneidad.
El ciego de nacimiento (sin problemas neurológicos) posee la misma noción de espacio visual que los demás hombres. Carece de referentes externos como la visión de los colores, sin embargo no resultan indispensables para la percepción de las imágenes.

Las preguntas: ¿cómo soñás? o ¿cómo te representás los colores?, obviamente todo el mundo me las hace. Yo siempre digo que de los colores no tengo representación En los sueños se me aparecen imágenes mentales pero no visuales.3
El desconocimiento de las funciones ópticas corticales y subcorticales lleva a algunos autores a sostener que los ciegos sólo accederían a un espacio táctil. Sin embargo, la suplencia táctil es parcial. Las percepciones táctiles se desprenden de sus caracteres específicos: presión, temperatura, movimiento, etc. al ser interpretadas por el sistema nervioso situando al objeto palpado en proyección espacial. Representar en una superficie los objetos en la forma, tamaño y disposición con que aparecen a la vista es relativo a la demarcación del espacio, no del sentido de la vista.

La perspectiva geometral nos da la posibilidad de entender cómo el sujeto está apresado, capturado en el campo de la visión.
La experiencia demuestra continuamente que el ciego congénito vive en un maravilloso mundo de percepciones totalmente alejado de nuestra tan temida oscuridad.

Bibliografía
Bianchi, R.: “El paso hacia el otro”, Nadja. Ed. de las 47 picas, 2006.
Cuatrecasas, J.: El hombre, animal óptico. Buenos Aires, Eudeba, 1980.
Damasio, A: El error de Descartes. Ed. Crítica. Barcelona, 2007.
Diderot, D: Carta sobre Ciegos para uso de los que ven, Cuenco de Plata. Buenos Aires, 2005.
Freud, S: Obras Completas. Volumen XIX, Amorrortu, Buenos Aires, 1990.
Lacan, J: Seminario 11, Paidós, Buenos Aires, 1991.
Marinozzi, N: “Análisis de la intersubjetvidad en Husserl: El problema del “Otro”. Nadja. Ed. de las 47 picas, 2006.
Oyarzabal, C: Torcer el destino. Niños Ciegos / Discapacidades múltiples. Letra Viva, Buenos Aires, 2004.
— — “Imágenes y vida onírica en ciegos (congénitos)” Imago Agenda Nº 102, Letra Viva, 2006.
Ritvo, J: Figuras del prójimo. El enemigo, El otro cuerpo, El huésped. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.
Sacks, O: Un antropólogo en Marte. Anagrama, Barcelona, 2001.
Villey, P: El mundo de los ciegos Ed. Claridad, Buenos Aires, 1946.

Notas
1. Los conceptos siguientes han sido extraídos del texto de Ritvo, J.: Figuras del prójimo. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.
2. Marinozzi, N: “Análisis de la intersubjetividad en Husserl: El problema del ‘Otro’”. Nadja. Ed. de las 47 picas, 2006.
3. Mail que me enviara Carlos García, ciego congénito, a sus 24 años de edad.
 
 
© Copyright ImagoAgenda.com / LetraViva

 



   Otros artículos de este autor
 
» Imago Agenda Nº 160 | junio 2012 | El árbol de Navidad  (recuerdos de un niño ciego)
» Imago Agenda Nº 137 | marzo 2010 | Niños ciegos: intervenciones tempranas 
» Imago Agenda Nº 134 | octubre 2009 | Niños con déficits múltiples ¿Un límite para el psicoanálisis? 
» Imago Agenda Nº 102 | agosto 2006 | Imágenes y vida onírica en ciegos (congénitos) 

 

 
» AEAPG
Curso Superior en Psicoanálisis con Niños y Adolescentes  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
FORMACIÓN Y ASISTENCIA EN PRIMERA INFANCIA  POSGRADO EN ATENCIÓN TEMPRANA CON PRÁCTICA ASISTENCIAL
 
» AEAPG
Maestría en Psicoanálisis / Especialización en Psicoanálisis de Adultos  Inscripción 2019
 
» Fundación Tiempo
Seminarios Diciembre  conocé todos los seminarios:
 
» La Tercera
Programa de formación integral en Psicoanálisis  charlas informativas
 
» Fundación Tiempo
Borges y el Psicoanálisis  TERCEROS VIERNES DE CADA MES, de 19 a 20.30 hs.
 
» Fundación Tiempo
Posgrados en Psicoanálisis con práctica analítica  Inicios mensuales. Duración: 12 meses.
 
» Centro Dos
Formación clínica en Psicoanálisis  Ingreso Agosto 2018
 
Letra Viva Libros  |  Av. Coronel Díaz 1837  |  Ciudad de Buenos Aires, Argentina  |  Tel. 54 11 4825-9034
Ecuador 618  |  Tel. 54 11 4963-1985   info@imagoagenda.com